domingo, 26 de junio de 2016

"COCINA PARA UNO": reflexiones constructivas y prácticas


Si vives solo o frecuentemente tienes que cocinar solo para ti, este post te vendrá de rechupete :)

Hoy en día y desde hace ya bastante tiempo, el tupper es el gran aliado de quienes hacen el almuerzo en la oficina; en nuestro país, lo es de la gran mayoría. Comer en casa a diario es un lujo minoritario, sobre todo en las grandes ciudades, así que, siéntase afortunado quien pueda disfrutar de este hábito en su rutina. He de decir que en Extremadura es lo habitual, pues en 10 minutos estás en casa, te da tiempo a comer, tener una mini siesta y volver a la oficina si es que tienes jornada partida. Es una de las cosas por las que vivir en Badajoz mola; una ciudad pequeña que no deja de crecer, cada vez con más oferta turística/gastronómica, buena gente y buena mesa.


Bueno, te toque comer en casa o en la oficina, si vives solo/a entenderás el mensaje a la primera. Aspectos que alimentan la cocina para uno: 

- Cocina rápida en casa o take away
- Poca dedicación
- Comida elaborada o preelaborada
- Aburrida
- Falta de motivación y atención

Todos estos aspectos pueden derivar en una dieta poco saludable; son más que lógicos, pues comer en familia es uno de las mejores prácticas para una alimentación adecuada. Pero, las circunstancias son las que son y hay que adaptarse al estilo de vida, como nos adaptamos a todo al fin y al cabo. Mi objetivo de hoy es dejarte mis reflexiones sobre el tema y darte unas pequeñas pautas para comer bien aunque estés solo. Toma nota y ya me contarás:

- Compra alimentos frescos y de fácil elaboración, además de variados: es el inicio para comer bien y hacer unos platos saludables.

- Pon un poco de interés y creatividad para hacer platos atractivos: la presentación importa y mucho "comemos por los ojos", incluso si lo que te vas a comer es un yogurt con cereales y otras cosas para cenar -es uno de mis vicios-, hazlo que diga "cómeme". Cuando compartía piso, mis compañeras, me decían "¿no te ibas a por un yogurt?" y yo decía sí, sí... estoy en ello: le dedico unos 5 minutos y el yogurt deja de ser simple para ser "mi yogurt del día, en base a mis apetencias y mi despensa, jeje".

- Ten siempre recursos de despensa, yo los llamo comodines, porque te sacan de más de un apuro y caen bien con casi todo. Ej: cuscús, arroz, lechuga, huevos, tortillitas de maíz y conservas. 

- Si comes en casa, prepara el plato como lo prepararías para un invitado, así, harás algo presentable y, aunque solo, disfrutarás más del almuerzo; te llevará el mismo tiempo, solo tienes que prestar atención y cuidar la presentación. 

- Si no te queda más remedio que comer de tupper, las ensaladas variadas son una opción perfecta, con la vinagreta por separado y algunos picatostes o frutos secos. Otra opción es cocinar platos más elaborados “guisos” y congelar los tuppers: por ejemplo, lentejas, de un golpe puedes hacer 8 tuppers, es decir, para comer lentejas una vez por semana durante dos meses. Comer de tuppers es sin duda algo muy saludable, es comida casera y, además, siempre comerás la cantidad justa, no se puede repetir, jeje… Evidentemente, también más económico. 

- Practica la cocina de aprovechamiento o de reciclaje; creo que yo me hice una experta en este tipo de cocina hace ya mucho tiempo, pues en casa siempre hay sobras y yo siempre ando reinventando con lo que hay en la nevera. 

-  Cuando hagas pasta, arroz, cuscús, haz siempre de más; una parte la preparas de una forma y, la otra, la guardas en un tupper con un chorrito de AVOE. 

- Ten siempre botes de legumbres ya cocidas en la despensa; en un pispás, harás un plato rápido y nutritivo, tanto un guiso como un salteado o una ensalada. Así, unos garbanzos tipo cocido exprés, un salteado de garbanzos con gambas o mismamente con unos tomatitos y queso feta en versión ensalada. 

Cocina de lata: me refiero a las conservas. Hoy, la oferta de conservas es enorme, además de calidad. Puedes disfrutarlas solas como aperitivo o hacerlas protagonistas de tus platos. Cuando no hay tiempo para cocinar, en 10 minutos puedes tener una receta saludable y deliciosa gracias a los productos en conserva. Uno de mis preferidos son los mejillones en escabeche o en salsa de vieiras. Recientemente, hice un guiso de guisantes con ellos y quedaron exquisitos (son los de la foto). También, los uso en ensaladas, para revueltos tipo Bacalao a bràs, para hacer una fideuá o un arroz e incluso me sirvieron para inventar la crujillonesa “torta de papas con mahonesa de mejillones”.

Por experiencia propia, sé que comer solo a veces no es lo más adecuado, la compañía es fundamental, pero no por eso debemos descuidar nuestra alimentación. En mi caso, aplico muchos de los consejos aquí mencionados, aunque tengo que mejorar,  porque me gusta cocinar para los demás, para sorprenderles y que disfruten con los sabores de mis creaciones. Eso sí, he de decir que también he aprendido a disfrutar de mi almuerzo en solitario, con mi copa de vino, reflexionando… Eso hice hoy y he aquí el resultado, un reflejo de un momento personal que estoy segura muchos compartís conmigo.

No lo olvides, comer solo no solo puede sino que debe ser atractivo, hay que buscarle su lado positivo y disfrutarlo. Sin más, espero que te haya gustado mi reflexión y, sobre todo que, si reúnes los requisitos, te sea práctica en tu buen vivir.

¿Qué te parece mi propuesta? No dejes de contarme, me encantará oírte.

domingo, 19 de junio de 2016

COCINANDO INTUICIONES, RETOS E ILUSIONES

La Constancia es la Virtud por la que todas las cosas dan su fruto 
(Arturo Graf)


Hacía tiempo que no dedicaba un post a los vaivenes de la vida, algo que solía hacer algún que otro domingo; buen día para reflexionar y empezar la semana al 100%. Hoy, tras unas buenas tostadas y con vistas al cielo que nos saluda, voy a darme el gustazo de cocinar intuiciones y, además, te invito a reflexionar conmigo ¿Te apuntas? 

Voy a empezar con una frase que recientemente me ha dicho una persona a quien admiro y eso que aún no tengo el placer de conocerle en persona.  Nunca se sabe cuál es la mejor decisión, pero una u otra tenemos que tomar; quién sabe si al final la primera opción es un primer paso antes de dar el gran salto, la vida es así de irónica”. Justo mi intuición me dijo lo mismo. Sí, sí, está claro que últimamente he estado tomando decisiones, algo que todos hacemos en este espacio compartido.  

Por eso y porque son la chispa de la vida quiero brindarles un homenaje, unas palabras y una sonrisa. Además del desayuno con el que empecé el día "tostadas a mi manera".


Las decisiones tienen distintos grados y yo las califico en tres categorías: 

A, B, C: o sea, más claro el agua. Tienes dos opciones y claramente sabes cuál es la mejor. Este tipo de decisiones son un plato fácil, no te hacen vibrar, pasan desapercibidas y te dejan dormir tranquilo. ¡Quién las pillara!

Volar o Navegar: es decir, las opciones son distintas, ambas buenas y bienvenidas porque comparten destino, solo tienes que elegir la vía que más te guste. Ya empieza la emoción, pero aún no hay tensión, se puede dormir a pierna suelta. 

“Sal a correr”: sí, así llamo yo a las que te hacen bailar, a las que no te dejan dormir y que te dejan "el corazón partío"como menciona Alejandro Sanz con melodía. Si te llega una de este tipo, lo primero que tienes que hacer es sonreír, porque ya es un logro que tengas que elegir entre dos cosas muy buenas. Los nervios son inevitables, por eso, lo mejor es salir a correr, tomar el aire y reflexionar con calma. 

Quienes me conocen saben que siempre me llegan las cosas de la misma manera, no sé si es porque soy géminis o porque mi “estrella” siempre me está poniendo a prueba. Esto de la estrella lo digo, porque mi amiga Aida siempre anda diciéndome que tengo una estrella. Yo me río y le digo “anda, tú estás loca”, jejeje. 


Hasta mis días, creo que he tomado buenas decisiones y eso que de pequeña era muy indecisa, algo que he ido mejorando con los años y la experiencia. Soy entusiasta, persigo mi sueño y sé que llegará; seré constante, seguiré aprendiendo y algún día iré a esa ciudad soñada donde siempre quise estar. Ahora que lo pienso, la intuición es mi mejor aliada en la cocina, nunca dudo ante la improvisación de un plato, los sabores se crean en mi mente y son un éxito al bocado (al menos, eso dicen quienes los disfrutan). 

Pero, ¿Intuición o corazón? Seguro que cada uno tiene su táctica, pero no olvides que tú eres quien tienes que elegir; las opiniones son positivas pero no deben ser determinantes. 

Tú y solo tú cocinas la receta de la vida; tienes muchos ingredientes para llenarla de sabor, pero lo más importante es la actitud con la que diseñas cada día; de ella, dependerá la satisfacción al caer el sol.

No te quito más tiempo, seguro que ya estás planificando las vacaciones y, si no, ponte a ello, marca destino y no lo dudes, el tiempo vuela y el verano está a la vuelta de la esquina.

PD: La última foto es de uno de mis primeros "Encuentros con Chispa" (Restaurante Hisop, 2009), una sorpresa especial que me preparó una gran mujer y una gran persona Margot Serrano del Blog Cosas de la Vida. Qué comida tan divina junto a Lila Ortega de Comer Con Lila, Cristina Martínez, más conocida como Garbancita y Mar Calpena de Baixagastronomía.

Un abrazo, 

Raquel

lunes, 6 de junio de 2016

TARTA DONUTS “VERSIÓN ORIGINAL”

Sensaciones redondas, consejos prácticos y toques de autor
 
Cada 5 de junio sea donde sea y como sea “tengo que soplar velas”, lo dice mi partida de nacimiento y yo que soy muy cumplida lo hago con gusto; es un regalo poder seguir soplando y sumando. La tradicional Tarta de Galletas –siempre versionada, pues ya me conoces, jeje- ha sido mi fiel compañera desde la infancia, pero, esta vez, quería hacer algo diferente y la Tarta Donuts me venía tentando desde hace algún tiempo. 


Me encantan los donuts y, aunque prefiero los frescos de pastelería, es un hecho que los originales de la Marca Panrico son únicos e irresistibles, su aroma les delata y si los pruebas estás perdido, porque te conviertes en un donutero/a de por vida. De todos los que han sacado, el mejor sigue siendo “el blanco, el glaseado” o al menos para mí. Su aroma, textura y sabor solo indican una cosa “soy un donut”. 

Desde que vi la tarta donuts en los Social Media, le hice la cruz en el buen sentido; las sensaciones del donut en versión tarta con apariencia de cheesecake apuntaba como un éxito y yo tenía que descubrirlo por mí misma, así que, qué mejor día que mi día, para festejar mi cumpleaños.

Fue un día redondo, relajado y muy dulce, en parte gracias a la Donuts Cake. Si te gustan los donuts, eres goloso, no estás en la operación bikini y tienes 30 minutos, no lo dudes, ponte ya el delantal y a cocinar. Por mi parte, te dejo la receta, con mis apuntes y referencias.

Receta de la Tarta Donuts 

INGREDIENTES

Para la base:
- 8 sobaos (dependerá del tamaño)
- 3 donuts

Para la crema:
- 6 donuts.
- 400 ml de nata líquida
- 350 ml de leche
- 125 gr de azúcar
- 250 gr de queso cremoso
- 2 sobres de cuajada

Para el crumble:

- 6 galletas tipo digestive
- 25 gr azúcar morena.
- 25 gr de almendras tostadas
- 30 gr de mantequilla
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- 1 Donut

ELABORACIÓN:

1. Para elaborar la base, basta con poner los sobaos y los donuts en el robot de cocina o picadora y triturar. Quedará una mezcla muy manejable, perfecta para cubrir la base del molde, presionando y cubriendo bien los bordes para evitar que se salga la farsa. Reservar y enfriar.

2. Mientras, hacer la crema de donuts. En una cazuela, verter todos los ingredientes a excepción de la cuajada (leche, nata, azúcar, queso, donuts y sobaos a trocitos) y poner al fuego. Pasados unos minutos, retirar del fuego y triturar con la túrmix. Volver al fuego y calentar; antes de que llegue a hervir, añadir los sobres de cuajada y mezclar. Yo añadí una pizca de sal también (suelo hacerlo con algunos postres). Retirar y verter sobre la base. Guardar en nevera hasta que esté cuajada.

3. Yo hice el crumble para cubrir la tarta y lo reservé para ponerlo al día siguiente. Es mejor hacer la tarta un día antes de su consumo. He visto varias recetas y todas son iguales, salvo el crumble que es algo distinto. Yo opté por el que lleva almendras y me gustó mucho, además es muy fácil. Se ponen todos los ingredientes en la picadora y se tritura hasta que tenga un aspecto arenoso “como grumitos”. Cubrir la tarta con el crumble y refrigerar hasta su consumo. 


Sensaciones y Observaciones de una donutera cumpleañera

La tarta es sinceramente de 10 y, si te gustan los donuts no puedes dejar de hacerla, porque es fácil y el resultado es brutal. Eso sí, es para comerte un trocito porque alimenta bastante –sí, es una bomba calórica-, pero ojo NO EMPALAGA, entra solita jeje. Huele que enamora y la textura queda perfecta,  muy cremosita y, cómo está fresquita, es idónea para endulzar una tarde de verano. Ideal tomarla con un café cortado y si eres cafetero “sin azúcar”; la tarta será el contrapunto perfecto. 

Para mejorar esta sensación,  solo eché de menos el toque crujiente en la tarta. Si también te gusta lo crujiente, te aconsejo cambiar la base –hacerla con mantequilla y galletas digestive como la de la cheesecake- aunque, quizás el crumble a mí perfecto no me quedó y debía estar más crujiente. 

Sin más, feliz de haber pasado mi día en familia, en la Dehesa Extremeña y con el sabor de la tarta donut, brindo por ella y te la recomiendo ¡Tienes que probarla! Esperaré tus sensaciones encantada.

viernes, 27 de mayo de 2016

BIZCOCHO ESPECIAL, CON NUECES Y ALGO MÁS

La Comida es el único placer que realmente alimenta -Richard Gere, Otoño en Nueva York-

Si has seguido mi aventura americana, te habrás percatado de que cocinar, he cocinado poquito. Algo lógico, pues en los hogares que estuve practican mucho el “eating out”, o sea, comer fuera. No obstante, hubo tiempo para hacer tortilla de patatas, empanadas, ensaladilla rusa y alguna que otra receta tradicional de la zona, sin olvidarme  de mi día con Helga de marcado sabor alemán.


Fueron 3 meses sin parar, de evento en evento y de restaurante en restaurante, con gente maravillosa y un clima excepcional. Una experiencia única, un lujo al alcance de los Barcarroteños y, sin duda, un antes y un después para quien tiene el gusto de ser Embajador/a de Hernando de Soto.

Donde las cosas no cambian y la infancia se respira

Volver a Barcarrota, mi pueblo extremeño, es volver a casa, al lugar que me ha visto crecer, a la semblanza de sus calles, el calor de su gente, el sabor de la tierra, los dulces de Marabé, los churros cada domingo y, entre otras cosas, la Raquel cocinitas.

Desde pequeña, enredo en la cocina, no me gustan las reglas fijas ni copiar recetas, siempre ando inventando, improvisando sobre la marcha o planificando antes de irme a la cama o en los despertares indeseados.

Hoy te presento un bizcocho del grupo “improvisado”

Tenía claro que quería hacer un dulce para endulzar la tarde del domingo, que tenía que ser con naranja y nueces –en mente, pensando en la textura de la Tarta de Santiago-. Así empezó todo, luego un poquito de allí y de allá y he aquí el resultado: Bizcocho de nueces y naranjas chocolatado.

Ingredientes:

2 tazas y ½ de harina floja (yo utilicé la medida de un yogurt)
1 taza y ½ de azúcar
2 cdas colmadas de miel
3 huevos
2 naranjas
½ taza de aceite vegetal
125 grs de chocolate para fundir
100 grs de nueces y algunas pasas
1 sobre de levadura royal
Un chorrito de Brandy o Ron
Pica de sal/especias marroquíes

Elaboración:

  • Precalentar el horno a 180º. Mientras, mezclar en un bol, el harina, el azúcar, las yemas, la miel, el aceite, las nueces, el brandy, las especias y las naranjas (troceadas). Por otro lado, montaremos las claras a punto de nieve, con la pizca de sal.
  • Cuando la masa esté homogénea y arenosa (por las nueces), añadir las pasas y, al final, la levadura y las claras apunto de nieve, mezclando con movimientos envolventes.
  • Engrasar el molde deseado con mantequilla y harina o con un spray de aceite vegetal. Si el molde es de silicona, nos saltaríamos este paso. 
  • Verter la mezcla y hornear a 160 º durante 25 minutos. El tiempo puede variar en función del horno, así que es mejor comprobarlo. Para ello, como siempre, meter un palillo o aguja en el centro; si sale limpio, apagamos el horno, dejamos la puerta abierta un par de minutos y retiramos. Finalmente, desmoldar cuando esté templado y dejar enfriar para decorar. 
  • Se podría tomar sin glace o con glasa real, pero en esta ocasión decidí cubrirlo con chocolate y fue un acierto que te recomiendo. Nada más tienes que derretir el chocolate con una cucharada de mantequilla en el microondas o al baño maría; napar el bizcocho y guardar en la nevera para que el chocolate se endurezca adecuadamente. Luego, puedes conservarlo en lugar seco o tapado en la nevera, que a mí es como más me gusta. 

Como comenté, fue un invento que gustó muchísimo: por eso, anoté la receta y hoy la comparto contigo ¡Espero que la pongas en práctica, que me cuentes y, sobre todo, que la disfrutes!

Un abrazo,

Raquel