domingo, 14 de diciembre de 2014

Pudin a la Naranja


Receta Tradicional e Improvisada

Desde niña, los flanes siempre perdían la batalla frente a las natillas y el arroz con leche; pero, eso fue hasta que me topé con el pudin, jejeje

¿Qué es un pudin o budín? Digamos que es una receta de aprovechamiento entre el flan y el bizcocho, tanto en textura como en apariencia. Y es que la base y la técnica son las mismas; siendo el pan, las magdalenas, las galletas, bizcochos o lo que pillemos, el ingrediente que marcará la diferencia. 

Esta elaboración originaria de la cocina inglesa “pudding” se caracteriza por ser una masa a base de huevo y leche “con añadidos de miga” y cocida al baño maría. Hoy te traigo un pudin dulce, pero también los podemos elaborar salados: son típicos los de salmón, jamón york y queso, carne y champiñones, etc.


Receta de Pudin Tradicional a la Naranja

Ingredientes –para 6 personas-
  • 4 huevos
  • 75 grs. de azúcar (5 Cdas.)
  • ½ l. de leche entera
  • 3 Rebanadas de pan bimbo, 1 magdalena y 2 galletas digestive
  • 125 ml Caramelo liquido
  • Ralladura de 1 naranja
  • 1 ramita de canela en Rama
  • Una pizca de sal
 

Elaboración de la Receta

1. Calentamos la leche en un cazo a fuego lento junto con el azúcar, la ralladura de naranja y la canela en rama. Apartamos del fuego en cuanto empiece a hervir. Mientras, deberíamos ir pre-calentando el horno a 220ºC,  con la bandeja del horno cubierta de agua.
2. Quitamos la canela en rama e incorporamos el pan, la magdalena y las galletas en trozos a la leche; dejamos que se empape y trituramos con la túrmix. Añadimos los huevos y volvemos a batir todo bien.
3. Cogemos el molde deseado –preferiblemente, rectangular- y ponemos el caramelo líquido (como un dedo de espesor). A continuación, vertemos la masa despacio en el molde caramelizado.
4. Colocamos el molde encima del agua y dejamos que se haga a 180ºC durante 45 minutos. Para comprobar que está, podemos hacer la prueba del palillo y si sale limpio es que ya está listo.
5. Dejamos enfriar y desmoldamos: pasamos un cuchillo alrededor del molde y colocaremos una fuente –mejor con algo de fondo-, encima;  con cuidado le damos la vuelta al molde y voilá “listo para disfrutar”.

Consejos y Notas a tener en cuenta
- Es un postre ideal para cualquier celebración, pues siempre suele ser bienvenido, ya que es apto para casi todos los comensales. 

- Es delicioso tanto frío como templado; cuenta con la ventaja de que podemos hacerlo uno o dos días antes de su consumo.

- Podemos acompañarlo con nata o helado a gusto – si es neutro, por ejemplo, el de ron con pasas, vainilla, café o nata con nueces quedaría perfecto-

- En nuestras meriendas, con una taza de café o un té y, si lo vamos a disfrutar como postre para finalizar una comida, lo armonizaría con un espumoso “Cava, Champagne o Prosecco”. 

-Por otro lado, puede ser un postre sin gluten si le añadimos bizcochos, galletas o pan sin gluten.

- Por último, me encanta el juego que nos da el pudin, pues su receta está abierta a la creatividad por completo, ya que los huevos, la leche y el pan son ingredientes neutros que son una base perfecta ante nuestros gustos y preferencias. Así, podremos elaborar un pudin de nueces, coco, café, frutas o lalala… ¡Con lo que más te guste!

Sin más, espero que te haya gustado esta receta y que la pongas en práctica muy pronto;  ahora, cara a la Navidad, vienen unos días muy propicios, para que metas las manos en la masa y lo disfrutes con los tuyos. 

PD: esta receta la vi en la web Recetas de Cocina Casera, y la tomé de base, aunque, la improvisación volvió a formar parte de mis recetas y el resultado fue rico rico, jeje...

martes, 9 de diciembre de 2014

Nuevos Gastroespacios en Badajoz

Emprendiendo con sabor e ilusión, patrón de éxito y conexión

Días soleados y fríos muy fríos sentimos los extremeños estos días, agraciados por el don de gentes que caracteriza a nuestra tierra y, por supuesto, iluminados por los adornillos que anuncian que la Navidad se aproxima. En este ambiente, hoy quiero dar unas breves notas de las nuevas aventuras que se dan cita en Badajoz y que seguro sonarán bien alto y gustoso. 

Como sabes, si es que me has seguido la pista, llevo ya unos cuantos mesecillos por Extremadura y, la verdad, tras muchos años fuera, me contenta ver como nuevos modelos de negocio están llegando. No solo en lo gastronómico, aunque a mí es el sector que me atrapa -jejeje…- y que pondré de manifiesto en estas líneas. 

“El pan que tiene mejor sabor es el pan compartido” (Ghandi)
Con esta filosofía, con mucha ilusión y ganas de hacer, Eugenio Garrido, director y propietario del obrador, nos propone un volver a encontrarse con el buen pan en Pan Contigo. El local, recientemente inaugurado en la capital pacense, pretende ser un punto de encuentro, un espacio abierto para compartir experiencias y disfrutar, más allá del mero hecho de comprar pan. Cuando vi el local me quedé prendada: un espacio dinámico, abierto, luminoso, con ese olor a pan recién hecho, que te invita a pasar, pues ya desde las calle huele a harina, a masa, a horno… Sé que este nuevo sitio, de corte europeo, dará mucho que hablar y nos traerá sabrosas alegrías compartidas. Es sin más, un reclamo a la creatividad, donde se hornearán ideas con mucha miga. Volveré y compraré un surtido de panes, así que, te contaré más y más ricamente muy pronto. 

Tentaciones y dulces sensaciones
El arte y el buen gusto se fusionan en cada obra que prepara Carmen Montero de Espinosa Mendiola, en De un bocado, una parada obligatoria si quieres endulzar tu sonrisa. Carmen está cumpliendo su sueño “trabajar en su pasión, la repostería”, transmitiendo sorpresa y entusiasmo desde sus creaciones. Si aún no has descubierto sus dulces detalles ¡No tardes en hacerlo! Además, todas sus especialidades tienen en común dos “ingredientes”: la creatividad y la personalización, pues esta artista convierte tus ideas y gustos en deliciosos tentempiés. También, podrás disfrutar de su compañía y su técnica, participando en los distintos talleres que oferta. ¡Anímate y pruébalos!

El Licopeno, más que un alimento
Oro rojo de Extremadura y con alto poder antioxidante, el Licopeno es un pigmento natural extraído del tomate y, ahora, un AS en cosmética natural. La semana pasada tuve el placer de conocer a Blanca y Mamen, dos de las artífices de Cosmética Natural deLicopeno, junto con Gema, que apoya el proyecto desde tierras chilenas. Pero, ¿qué podemos encontrar en su tienda? Una fuente de juventud -jeje- pues nos ofrecen aceite esencial de Licopeno que, siendo totalmente natural, hidrata la piel sin aportarle grasa, y jabones para el cuidado e higiene de nuestra piel. Probé el aceite aquel día y pude comprobar que la piel se queda hidratada, sin quedarse pringosa. Me comentaron que si la aplicamos cada noche en nuestro rostro, estaremos muy contentas con los resultados. También disminuyen las manchas solares. Pronto sacarán al mercado un bálsamo labial y te aseguro que está bien “rico”. 


Hasta aquí, llegaron mis breves observaciones desde la gastronomía y los estilos de vida; sin duda, contenta de ver como, poco a poco, nuevos proyectos van abriéndose camino en Badajoz; nuevos puntos de encuentro, charla y disfrute. ¡Enhorabuena a estos emprendedores extremeños!

jueves, 20 de noviembre de 2014

EL SABOR DE LAS PALABRAS


“El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información”  
- Albert Einstein-

Hoy 20 de noviembre, mientras un claro día otoñal, con más viento de lo que es habitual, se siente por estas tierras extremeñas, cumple años una personal que admiro y a la que quiero dedicarle el post de hoy, mi querido amigo Gonzalo Sol.

Escritor y periodista especializado en el Hecho Gastronómico
Muchos ya le conocéis y seguro que, en más de una ocasión, habéis tomado el aperitivo con él, mientras le escuchabais en su programa de radio “Comer, Charlar y Beber”. Para los que no, os dejaré unas pinceladas sobre parte de la obra de Gonzalo Sol Lemoniez. 

Es uno de los artífices de la Crítica Gastronómica que empezó a forjarse por los años 70, mientras la nueva cocina despegaba en España, prueba de ello son Las Guías Gastronómicas Sol, pioneras en el sector, de las que fue autor y editor. Además de las Guías, ha “cocinado” libros con muy buenos “ingredientes” y que forman parte de nuestra biblioteca culinaria: Madrid en 50 Menús, Caza y Cocina y El Buen Gusto de España - Premio Gourmand Cook Book 2011 al mejor libro "Estilo de vida gastronómico"- son algunos de los ejemplos de su cosecha literaria. Por otra parte, con su dedicación y constancia ha defendido siempre la formación para promover una hostelería rica desde la base. En este sentido, ha colaborado en un sinfín de actividades en torno a su mejora, entre otras,  fue el fundador y director de los Cursos de Sumilleres y Maestresalas de la Cámara de Comercio de Madrid. 

Por su puesto, su labor ha sido reconocida en más de una ocasión, así ha sido Premio Nacional de Periodismo Gastronómico en dos ocasiones (1978 y 1988), Premio Alimentos de España (2002) y Premio Profesional Cinco Estrellas 2008. Por poner ejemplo, porque seguro que me dejo alguno en el tintero. 

Suerte, Orgullo y Aprendizaje

Uno de mis lemas en esta vida es que todas aquellas personas que nos cruzamos en nuestro camino nos aportan algo, no se cruzan porque sí. Yo tuve la suerte de toparme con Gonzalo Sol y, no solo eso, sino que, además, tuve el placer de trabajar con él durante 3 años. No quiero alargarme mucho, pues podría hablar horas y horas de todo lo vivido junto a esta persona tan especial; así que, trataré de condensar en un menú corto y ligero el sabor que me ha aportado. 

Menú para disfrutar y avanzar en el Hecho Gastronómico


Con este menú, resumo toda la sabiduría que me ha transmitido este gran hombre. Nunca olvidaré aquellas reuniones en la Terraza de la Oficina, junto a mi amigo Javier Fernández Piera, que Gonzalo moderaba como solía hacer en sus programas de radio, jejeje…  En más de una ocasión, cómo no, disfrutábamos de las burbujas del Cava y los aromas del Jamón Ibérico, en otras, de un correcto café.
Resumiendo, Gonzalo Sol es todo un referente para mí y sus palabras me han alimentado y servido de mucho en mi trayectoria. Aún sigo saboreando muchas de sus prácticas y espero que algún día pueda volver a disfrutar de una comida en su compañía ¡Aquello era siempre mucho más que un simple almuerzo! O, mejor dicho, ir a comer con Gonzalo es realmente, “Comer, Charlar y Beber” y te aseguro que la experiencia suele acabar con un ¡Supo tan bien que volveré! 

Por último, os aconsejo que echéis un vistazo al Blog de Gonzalo Sol; donde espero que siga deleitándonos con sus gastrohistorias por mucho tiempo. Y, por si no lo he dicho claro, ¡Felicidades Gonzalo y que cumplas muchos más!

domingo, 2 de noviembre de 2014

DON PERRITO “PA TI Y PA MÍ”


De turista, callejeando y volando, a clase VIP
Hoy os voy a contar una historia muy perra, perrita en todos los sentidos, partiendo de los tradicionales perritos calientes. En la niñez, solía tomar los hotdogs básicos como merienda, con salchicha, tomate o kétchup y el momento “Perrito” me encantaba.  
Allí los dejé, en aquellas tardes veraniegas, reencontrándome con estos “turistas”, de vez en cuando, en ferias o en mis compras por Ikea. Y, ahora, ha vuelto a picarme el síndrome del perrito; me contagió en África, cuando leyendo un artículo sobre restaurantes monoproductos, me topé con Bubbledogs. Concepto que, de primeras, me atrapó, por su nombre y su oferta “Hot dogs y Champagne” y me dije “tengo que ir a este sitio”. Meses más tardes, me encontraba viviendo en Londres y, cómo no, tenía que vivir mi experiencia Bubbledogs y así fue.

Bubbledogs (70 Charlotte St, Oxford Circus, London)

Antes que nada, si quieres ir, tienes que reservar con bastante antelación, pues, incluso así, hay cola  de espera, ya que es un sitio pequeñito y que está de moda. La creatividad les define desde su base al convertir un bocado rápido en una experiencia glamurosa y refrescante. La carta cuenta con 18 clases de originales perritos, con distintos ingredientes y salsas.

 Mi amigo Alberto y yo probamos el BLT (bacon, lechuga carameliza y trufa) y el Fourth of July (ensalada de col, bacon y salsa barbacoa), por supuesto, con champagne. Presentados en cestitas, lucen de etiqueta y adquieren la categoría VIP cuando desfilan junto al vino espumoso. Tan sólo observé que un poquito de queso tipo feta hubiera combinado perfecto en las dos opciones elegidas. En cuanto a la decoración, en sintonía con su concepto y oferta, presenta un estilo desenfadado a la vez que distinguido, que incita a la conexión y al diálogo entre los demás “pasajeros” pues hay mesas compartidas, con un ambiente acogedor y cálido. Destacar las luces, ya que montón de bombillas caen del techo, evocando –o al menos a mí me lo pareció- a las burbujas del champagne. No puedo dejar de mencionar que tuve el placer de charlar largo y tendido con el director, James Snowdon, todo un profesional y apasionado de la gastronomía.

Perrisabor (José María Alcaraz y Alenda, 25-E, Badajoz)

Del lujo callejero a los simpáticos y sugerentes perritos que Perrisabor te prepara casi a todas horas del día. Sin duda, este restaurante colombiano ha sabido dar en el clavo con sus perriespecialidades.  Cuentan con 20 creativos y sabrosos perritos, donde tú pones el tamaño e incluso la salsa; los más atrevidos, podéis optar por el nº7 “hazme lo que quieras”. De momento, os confieso que el Mexicano, el Extremeño y el Carbonara son fiables 100%; los demás seguro que también, pero aún no los probé, jeje… 

Están ricos y es un bocado perfecto para tener en más de una ocasión, además, los chicos son muy majos y esto es un plus a tener en cuenta. Además, otros “pica pica” como los daditos de queso –igual que los tequeños venezolanos, aunque aún sin salsa guasacaca-, arepas, nachos y empanadas, entre otros.

Este post, resultado de un viaje en tiempo y espacio, visto desde estos ojos sinestesicos me han confesado una vez más lo importante que es viajar y observar, estar al día, y como en los complementos está la diferencia: así, un perrito básico puede estar callejeando, aquí o en Pekín, ser turista o invitado de honor… sólo hay que elegir el traje y el equipaje para cada función.

Sin más, hasta aquí mi perri-experiencia ajena, que terminó siendo casera, pues no me pude resistir y probé a crear mi “guacaperrito” que resultó siendo un éxito y que seguro que me brindará muy buenos momentos, pues ahorita es un AS en mi “cartelera”.
Hasta la próxima y, ya sabes, pensar “a lo perrito” puede dar mucho juego, así que
  ¡Anímate a guacaperrear, no te arrepentirás!