Café & Restaurante El Olvido

Buena parada para tapear y disfrutar en un cálido ambiente

Hace tiempo que mi amiga Dolly – una chica encantadora, de Uruguay, y que estudió Restauración conmigo- me había hablado de El Olvido (C/ Juan Hurtado De Mendoza, 13). La semana pasada me llamó para tomar unas cervecitas y estaba claro el destino.

Lo primero que llamó mi atención fue la decoración, pues por su luz tenue y tonos naranjas invitan a sentarse y disfrutar de un ambiente tan cálido y acogedor. En verano tienen una amplia terraza, pero estaba a rebosar, así que pasamos directamente al interior. No teníamos reserva, pero encontramos mesa sin tener que esperar. Dolly y su hermana – a la que acababa de conocer- eran clientas habituales del restaurante, conocían a los camareros, la carta… por lo que cuando nos tomaron la comanda, Dolly dictó “ensalada de espinacas, aguacates y gambas rebozadas con vinagreta de mostaza, Carpaccio de solomillo con mostaza a la antigua y láminas de Parmesano y huevos rotos con patata y picadillo de Ibérico”. Y yo dije “pero… Dolly ni ojeé la carta, jejeje”; a lo que me respondió “chica, esto te va a gustar, ya probé todo”. Bueno, bueno.

Para beber todas coincidimos en tomar un vino blanco bien fresquito; nos pusieron un blanco semidulce –de los que me gustan-, pero no sé deciros qué vino era (lo tomamos por copas), sólo que muy parecido al Bach Chardonnay del Penedés.

Un picoteo variado y acertado

Ensalada de espinacas, aguacate y gambas rebozadas con vinagreta de mostaza

Buena combinación, escaso aguacate y, a mi parecer, falta de vinagreta. Pero estaba aceptable, aunque no increíble.

Carpaccio de solomillo con mostaza a la antigua y láminas de Parmesano

En su punto, se deshacía en la boca, y la mostaza de Dijón junto con el parmesano hacían de este plato un bocado exquisito

Huevos rotos con patatas y picadillo de Ibérico

Era lo que menos me apetecía tomar –por el calor- pero tengo que decir que fue lo que más me gustó. Estaba realmente bueno, el picadillo era adobo de cerdo con un aliño “similar al mojo canario”. ¡¡Os los recomiendo!!

Además te ponen un pan “mini bollos” calentitos que se come solo, jeje…De postre tomamos –para compartir- tarta de chocolate y coulis de frutos rojos; cuando quise hacerle la foto alguien ya le había metido mano, así que sin foto me quedé. Muy rica, pero si la pedís mejor para compartir; es puro chocolate, de sabor intenso y muy contundente. Para brindar por el encuentro nos pedimos unos licores –Dolly y su hermana, de hierbas; yo, como siempre, Limoncello-.

Sinceramente, volveré. Es un sitio agradable, con buen servicio, donde puedes charlar tranquilamente, comer bien y sin que sufran los bolsillos. Pagamos 37 euros entre las tres -12 € por cabeza- por 3 raciones, bebida -2 copas de vino cada una-, postre y licores. Lugar recomendable para tapear con los amigos, cenar o tomar un café.

Restaurante El Olvido
Juan Hurtado de Mendoza, 13.
Teléfono: 91 703 00 56. No cierra.
Precio medio Tapas: de 2 a 5 euros
Precio medio Restaurantes: De 20 a 25 euros

4 comments

  1. Nunca más volveré a mirar tu blog cuando ya me apriete el hambre 😉
    Saludos de un recien regresado de las vacaciones.

  2. Hola Smiorgan

    jajaja, pues mejor que no, jejeje.., cuando a uno le entra el gusanillo del hambre es mejor no ver comida por nungún sitio. Al igual que hay que evitar ir a un supermerado con hambre, puesto que la cesta de la compra lo nota y más nuestros bolsillos.

    Besines

  3. Mi madre está abonada al Olvido, va casi todos los días a tomarse su aperitivo después de misa, la tratan siempre fenomenal.

  4. Aurora,

    Que gracia… no me esperaba que tu madre fuera clienta de el olvido, jejeje… Pues si tu madre va, más certeza de que es un sitio recomendable.

    Besos,

    RAquel

Deja un comentario