RESTAURANTE SACHA

“BOTILLERÍA Y FOGÓN SACHA”

El otro día tuve la oportunidad de disfrutar de una comida en uno de los restaurantes clásicos de Madrid “Sacha” (Juan Hurtado de Mendoza, 11. Tel. 91 345 59 52). Había oído hablar mucho de este restaurante y tenía claro que algún día le haría una visita. Inesperadamente el lunes estaba sentada en una de sus mesas –tenía una comida de trabajo, pero cambiaron de sitio el día antes y eligieron Sacha-. Yo encantada.
A diferencia de otras veces, hoy voy a ser más escueta y menos visual “me faltarán las fotos” –no quise ser pesada, era una reunión de trabajo, aunque hice dos fotitos que os mostraré-. Anotar que era lunes y estaba lleno.

Primero, decir que el restaurante Sacha cuenta con años de experiencia, ya que abrió sus puertas en 1972, aunque su nombre original era “Botillería y fogón Sacha”. Un negocio familiar que hoy dirige Sacha Hormaechea (cocinero, fotógrafo y cineasta), sucesor del alma mater de este lugar “Pitila Mosquera”, madre de Sacha y gran cocinera. De hecho en uno de los muebles de la sala había un diploma “Mención gastronómica a Pitila”.

La decoración es clásica, recuerda a los bistrot franceses, y se viste de tonos azules y blancos, con abundancia de cuadros que cubren las paredes. Las mesas están bien distribuidas, a pesar de ser un local pequeño.

Platos sencillos, de producto y de buen gusto

La cocina que nos ofrece Sacha es tradicional, basada en el producto de temporada, con influencias basadas en sus propias experiencias – sobre todo vascas, gallegas, castellanas y catalanas-, que por sus raíces, vivió desde niño. La carta no es demasiado extensa, pero acertada y con recetas de primera. Optamos por el siguiente menú “varios entrantes al medio y un plato principal”

Para ir abriendo boca “Unas almendras tostadas” que junto a un Gran Feudo Rosado –que nos acompañaría hasta el final- marcaban un buen ritmo para empezar.

Entrantes

Almejas en salsa verde
Ostras en conserva ahumadas*
Anchoas del Cantábrico con pan tumaca
Ensalada del peregrino*
Butifarra con trigueros, endivias, cebolleta y tomate

Todos los platos sin pega alguna, sencillos, sin extravagancias, con productos de primera calidad que están buenos por sí solos sin adornos ni condimentos. Me gustaron mucho las ostras –que guardan una curiosidad que ahora os comentaré- y el queso de la ensalada “una torta (80% de leche de cabra-20% de oveja) tostada y caramelizada, de suave sabor y densa untuosidad”.

Las ostras: fue elección de Sacha, él mismo nos las trajo y las dejó en el centro de la mesa, con su propia lata y todo. Dijo “aquí os dejo unas ostras que hace un conocido para que las probéis”. Nos contó que el creador de estas ostras las registró hace mucho con el nombre de “Ostras del Tío Obama”, curiosa coincidencia en estos tiempos, jejeje… creo que éstas pueden hacerse famosas con un apellido tan de moda. Pero aparte de esto, tengo que decir que me maravillaron: textura de hígado de rape –como paté- y sabor concentrado con cierto toque ahumado. Exquisitas.

Las rayas las reinas de la mesa

A excepción de uno de nosotros, todos pedimos raya, unos a la manteca negra y, otros, templada. Al parecer es uno de los platos estrella de la casa y lo afirmo “es una muy buena elección”. Yo, aunque probé las dos, elegí la raya templada. Ambas bien presentadas, pero con un aspecto bien distinto.

Raya templada a la vinagreta con aguacates, cebolleta y tomate

En su punto de cocción, suave, blanca y delicada estaban dos piezas de raya sobre el colorido conjunto en “brunoise” de aguacates, tomates y cebolla. Buena receta para este pescado, no le hacía falta nada más, muy rica.

Raya a la manteca negra (mantequilla, alcaparras y un toque de estragón)

De sabor más pronunciado que la anterior, esta receta de origen francés es un bocado de los que se recuerdan y Sacha la borda, consiguiendo un punto ahumado que es de agradecer.

Nunca había probado la raya como plato único, siempre la comí en guisos o sopas de marisco, y creo que repetiré. La verdad es que es un pescado olvidado en nuestra gastronomía y que deberíamos retomar con fuerza, además es uno de los pescados menos grasos de la mar -1 gr. de grasa por 100 de este pescado-. Su carne es blanca, fina y muy ligera. Un aplauso para Sacha que apuesta por “la raya” y nos lo brinda con dos versiones deliciosas.

De postre tarta de manzana templada. Qué decir, otra obra culinaria. Por lo visto, las filloas estñan tremendas.

En cuanto al servicio, correcto, aunque no excelente, una atención distante.

Restaurante Sacha
Dirección: Juan Hurtado de Mendoza, 11
Tel. 91 345 59 52
Precio medio: 50-60 €
Parking: sí (aparcacoches)
Horario: De 13 a 16 y de 21 a 23.45 h.
(Cerrado Domingos y Festivos)

6 comments

  1. Pásate por Galicia, donde la raya se come bastante (aunque cada vez menos), y prueba una raya a la gallega o una caldeirada de raya, acompañada de unos de los vinitos blancos que han resbalado por mi paladar este verano (tienes un resumen ilustrativo en mi blog ;))
    Saludos.

  2. Smiorgan,

    jejejeje… es un viaje que tengo pendiente, todo el mundo que viene de Galicia viene hablando de su gastronomía; y esa caldereta de raya suena de vicio.

    Besines

  3. Le tengo ganas a la Raya a la mantequilla negra desde hace mucho tiempo. Me sorprendió no encontrarla en Le Petit Bistrot, habrá que probar Sacha…

    Smiorgan,

    Sólo hacer una puntualización como gallego. La Raya en caldeirada y a la gallega es la misma preparación, y (entre nosotros) donde mejor la preparan es en Portonovo (muy cerquita de Sanxenxo).

    Dada la baja cantidad de grasa del pescado unida a la potencia del pimentón de la caldeirada, yo recomendaría un blanco con cierto cuerpo, pero no muy ácido ni perfumado que oculte los sabores del pez, un buen treixadura de Ribeiro irá perfecto.

  4. Que festín te diste preciosa .
    Estaba esperando un post nuevo, por fin!!!
    Muy interesante esta mantequilla negra, no la conozco.
    Veo que es cocina tradicional y con solera de la buena.
    Mil besos.
    Margot

  5. Smiorgan,

    Gracias por la aclaración y por el maridaje que me recomiendas "aunque tarde en ir a Galicia, ya sé que vino liga con el pimentón".

    Mariano, la receta de la raya a la manteca negra es muy sencilla, la explican muy bien Pepe Iglesias en su blog: http://www.enciclopediadegastronomia.es/recetas/platos-de-pescado/recetas-de-pescados-de-mar/raya-a-la-mantequilla-negra.html?pag=4

    Margot,

    Sí sí, fue genial… pero no llevaba tanto sin publicar, jejeje… viste lo de furama… aunque sí me tomeé vacaciones. Besin

  6. Mira, estuve en Sacha, pero no me sorprendió tanto, habrá que volver!!! tiene muy buena pinta y si tú lo aconsejas más!!!!!!
    besos

Deja un comentario