domingo, 29 de noviembre de 2009

PAN DE JAMÓN, UN BUEN REGALO PARA ESTAS NAVIDADES

El sabor de Venezuela volvió a llamar a mi puerta

Ayer, último sábado de noviembre, Gran Kakio se presentó en casa a las 9 de la mañana, pero no venía sólo, traía un gran pan de jamón. Desayuno venezolano, esto sí que es un lujo.

Hace meses que oí hablar del famoso pan de jamón, pues mi compañera de trabajo, Katerin, es de Venezuela y por lo visto hace un pan buenísimo –me dijo que ya me haría uno-. Pero, de momento, probé el de la Aldehuela (C/ Hilarión Eslava, 21. Tel. 91 550 27 11). Esta panadería-pastelería elabora artesanalmente los productos típicos de la tierra criolla: pan -andino, de queso, dulce, de jamón- cachitos, golfeados, tequeños, hallacas, torta de pan, dulce de guayaba… Así que os animo a pasaros por allí y empezar a descubrir estos sabores tan desconocidos en muchos casos. Yo prometo pasarme, porque el pan de jamón me encantó; de hecho, hoy volví a tomarlo para desayunar.

Pan de Jamón, una buena manera de empezar el día

Este pan de Caracas se hace y se come sobre todo en épocas navideñas. Es lo que me han dicho Katerin, Kakio y Alicia (del Restaurante El Güero, dónde ya lo tienen en la carta navideña); además, me hablaron del ponche crema y el dulce tres leches, uy uy, eso sí que no me lo puedo perder.

El protagonista del día es claro ejemplo de la mezcla de sabores de la comida venezolana, dulce y salado. Así el pan de jamón es dulce por las pasas, aunque predomina el sabor salado por el jamón, el bacon y el queso. La verdad, sólo he probado el de la aldehuela, que os lo recomiendo, pero tengo que probar el de mi compi Katerin y el de Alicia.

Si os animáis a hacer pan de jamón, aquí os dejo la receta: pan de jamón
También seleccioné un video donde se ve claramente cómo se hace este pan:

Y esto es todo por hoy. Si queréis sorprender estas Navidades con algo distinto, presentaros con un pan de jamón bajo el brazo y comenzar el día con sabor venezolano, no os arrepentiréis.

domingo, 22 de noviembre de 2009

DESPENSA DE LA SEMANA


Productos y curiosidades, un picoteo gustoso


Hace días que no os cuento nada por aquí, pero por más que lo intenté no encontraba el momento, así que fui archivando cada anotación y sensación en mi cabecita –por supuesto, también en mi fiel libretilla-. Hoy, domingo y con el sol entrando por mi ventana, encontré el hueco para ser de nuevo sinestesia.


Café y té La Mexicana


El jueves tenía que comprar un regalo y entré en una tienda que hay en mi barrio, La Mexica (Bravo Murillo, 123). Olía a café recién molido ¡qué aroma tan rico! Compré un detallito, pero también piqué algo para mí; café Etiopía Mocca Limu. La dependienta, muy amable, me preguntó qué cómo solía tomar el café –“con leche, pero también sólo”- y me recomendó el café de Etiopía (café Arábica). Es genial, eliges el café, indicas en qué cafetera lo vas a hacer y te lo muelen “in situ”. Además, me llevé un té Herbal de Noche, una infusión relax de rooibos, alcaravea, hinojo, menta, anís y pétalos de girasol.


Esta noche me voy a tomar una tacita, a ver qué tal.


Del 12 al 15 de noviembre: chocolate y más chocolate


Estos días se celebró el VI Salón del Chocolate en el Centro Moda Shopping de Madrid (Avenida General Perón, 40). Allí estuve el sábado pasado, cotilleando en el mundo del chocolate –he de decir que soy muy golosa y que el chocolate me encanta, es un gran placer para disfrutar en cualquier momento-. Os hago un breve resumen:


Nada más entrar, “el misterio de la caja roja”: Nestlé te daba la oportunidad de ganar 50 cajas de bombones si acertabas la combinación ganadora. Participé, pero no tuve suerte. El número ganador fue 11192, así que enhorabuena al afortunado, ¿qué hará con las 50 cajas? Creo que yo hubiera quedado genial estas Navidades, porque allí donde fuera me acompañaría una caja bajo el brazo. También me alegré la vista con las monas de chocolates, realmente espectaculares; esculturas coloridas y perfectamente definidas. Os muestro la botella de Tío Pepe chocolateada, una de mis preferidas.


Si queréis ver todas las obras, podéis hacerlo aquí.


Me recorrí cada stand, tenía que comprar alguna cosita, así que hice el tour completo. Al final, me alegré la vista con todos los detalles de chocolate que había, ideales para regalar. Me paré en el comercio justo y compré dos refrescos típicos de Sudamérica,Tererito y Guaranito.


El primero es una bebida gaseosa de yerba mate, infusión a partir de hojas de mate con cítricos exprimidos; se sirve bien fresquito. Me gustó, un refresco diferente a los que solemos tomar en España. El Guaranito –aún no lo probé- está hecho a base de guaraná y es elaborado en Brasil; el guaraná es un arbusto originario del Amazonas, cuyas semillas son muy ricas en cafeína y otras sustancias estimulantes. Este producto puede encontrarse en España en las tiendas de Intermón: http://www.intermonoxfam.org/tienda/


Lógicamente, también compré chocolate, en MON chocolate (C/ Lucio Del Valle 12. Vallhermoso, 97, Madrid. Tel. 91 534 26 73). Me llevé dos tabletas de chocolate negro, 85% Cacao Ghana –sabor intenso y amargo, ligeramente ácido- y 85 % Cacao Ecuador –más suave y perfumado, exquisito-, ambos de Amatller (chocolotes desde 1797).



Del 7 al 11 de noviembre, lo Mejor de la Gastronomía en Alicante


Sí, por primera vez tuve la oportunidad de asistir al Congreso Lo Mejor de la Gastronomía, en su XI edición y en Alicante, y lo aproveché al máximo.


El tiempo nos acompañó durante todo el fin de semana, hacía una temperatura primaveral, aunque el viento era notable. Fui acompañada por Lola Ferrer y Mª Jesús de la Escuela de Hostelería Fuenllana, además Mª Jesús nos brindó su casa de La Manga, donde nos alojamos estos días. Llegamos el sábado al mediodía, nos fuimos directas al Mosqui (Sbda. El Faro, 50. Cabo de Palos. Tel 968 564 563), bajo recomendación de Mª Jesús. No me quiero extender demasiado, así que de momento os digo, que "de la mar, el mero; del Mosqui el caldero”, es su lema y bien certero. Otro día os hablaré del arroz que nos comimos, sin duda, fue un acierto pasarnos por este restaurante.


El domingo y el lunes nos introducimos de lleno en IFA, el recinto ferial alicantino donde se celebró el Congreso. El domingo asistimos a la fiesta del Arroz, cuatro chefs nos revelaron sus trucos para hacer un buen arroz; y de verdad, que una cosa me quedó clara “El arroz no tiene pautas, lo importante es que el resultado sea el esperado”. Yo tenía entendido que el arroz primero se llevaba a ebullición y después se cocinaba a fuego lento; me llamó la atención que en la región murciana, el arroz se cocina a fuego vivo en muchas casas (por ejemplo, Pepa Navarro de Casa Paco –Gandia-, con su arroz de conejo y caracoles, donde el protagonista son los sarmientos que san un sabor especial al arroz). Por la tarde, el turno del Bacalao; Bacalao Giraldo abrió las puertas introduciéndonos al mundo de este maestro de la mar. A continuación Eneko Atxa (restaurante Azurmendi, Bizkaia) y Aitor Elizegi ( restaurante Gaminiz, Bizkaia). Ambos hicieron una receta con bacalao, pero lo que más me gustó es la defensa que hizo Aitor por el “Slow Food”, dijo “Hay que apostar por los matices y sabores locales, no podemos comer un mismo producto en Tenerife que en Badajoz”.


Después llegó directamente desde Aranjuez, Rodrigo de la Calle junto al biólogo Santiago Orts. Una “charla” entretenida, interesante y amena. El tema, el bacalao y las hierbas del desierto. Con esto y un aplauso cerramos la sabrosa jornada. Ampliar información aquí.


El lunes día 10 fue más relajado –menos gente-, nos paseamos por todos los stands y descubrimos algunos productos interesantes (vinagre de moscatel, mermeladas “de cerveza, jazmín” y turrodelia, adquisiciones que se vinieron conmigo a Madrid). Bueno, el frasquito de Turrodelia no llegó a casa, bajé del coche y plof, crema de turrón al suelo y un ay ay de tristeza.


También compré Panallets y sinceramente los he probado mejores.


Ay, se me olvidaba, probé la Sechuan Button, flor de Sudamérica y África con sabor eléctrico y adormecedor ¡qué sensación tan extraña, la boca se te queda anestesiada!


Pero también hubo ponencias ese día en nuestro diario, Albert Raurich (Dos Palillos, Barcelona) nos hizo una exposición activa de sunomono, las ensaladas japonesas. Hizo sunomono de wakame, pepino y algas con su caldo –dashi de bonito, yuzu y vinagre de arroz-. “El sunomono no es un plato, es un concepto; es el concepto de ensalada para los japoneses, pero no lleva aceite de oliva, como una sopa de verduras crudas, 0% grasas”, afirmó el conocido chef.


Observación: lo pasamos en grande, unos días entre reconocidos chefs, interesantes charlas, productos curiosos; pero, a diferencia de otras veces, en los stands no podías probar nada, a excepción de los turrones de Jijona que eran muy generosos; todo a un euro, vamos, como la feria de la tapa.



Y hasta aquí, mi compendió de cúmulos culinarios. Un brindis por los sabores, por los aromas y por los sentidos que nos dan el placer de apreciar todas estas maravillas.

sábado, 14 de noviembre de 2009

LA TAQUERIA DEL ALAMILLO

El sabor de México más cotizado, bajo cita previa

Tras dos intentos fallidos, por fin pude comer en la taquería (Plaza del Alamillo, 8. Tel. 91 364 20 88). Intenté reservar dos veces –con 5 días de antelación- y fue imposible conseguir mesa. Una vez más, por sorpresa comí en este restaurante: esta vez, mi chico, Mario, me preparó una cena surprise y por suerte llamó dos días antes y vualá mesa para dos. El domingo día 1 de noviembre, Mario y Raquel se encontraban sentados disfrutando del México lindo en la Taquería.

El restaurante, ubicado en pleno barrio de la Latina, es uno de los mexicanos más visitados y con más clientela de la capital. A mis oídos, mejor dicho a mis ojos, llegó por un mensaje que Iñigo del Blog Umami Madri´s me envió para informarme que en la Taquería podría probar los escamoles –el caviar maya-. Desde entoncesera claro objetivo de visita, y mira por donde a la tercera va la vencida.

Lleno a rebosar, tanto la terracita como el comedor, y con un ambiente cálido y lleno del sabor de la tierra nopal nos recibió la Taquería. Para darnos la bienvenida los nachos nos esperaban nada más sentarnos y, a su vera, dos salsas –verde más picante y roja-.

Unas TECATES –cerveza popular de México, suave y con el aroma de una rodajita de lima- se presentaron para dar conversación a los entrantes.

Como era la primera vez íbamos, nos dejamos asesorar por el camarero, que no estuvo muy acertado en su elección. Aunque también os confirmo que no teníamos mucha hambre este día, y eso hay que tenerlo en cuenta. A más apetito mayor disfrute, ¿no?

El menú constó de los siguientes platos:

Quesadillas Huitlacoche rellenas de hongos negros, queso y jalapeños
Y Tacos Pastor de cerdo, piña, cebolleta y cilantro.

Enchiladas de carne mechada, mucho tomate y queso.

Huarache de ternera, con lechuga, queso y frijoles

Queríamos probar otra cerveza con más carácter y optamos por BOHEMIA”, muy aromatizada y diferente.

Eso fue todo, decir también que el servicio es bueno, muy correcto y rápido; además, el personal muy amable y atento, están pendiente de todo.

Nos convidaron con unos chupitos de tequila con soda muy digestivos –que te ponían dándole un golpe, acto seguido te lo tienes que beber de un trago- todo un detalle.

Qué decir, me había creado unas expectativas muy buenas y no quedé satisfecha del todo, me esperaba otra cosa. Aunque, creo que no supieron recomendarnos muy bien, porque me fui sin probar las especialidades más destacadas: el Mocaljete de sabana, pozole, morcajetas y chipotles. Volveré.

Y, sin duda, destacar la calidad-precio: recomendable, por 20 euros te quedas repletito.

LA TAQUERÍA DEL ALAMILLO
Plaza del Alamillo, 8. Madrid.
Teléfono 91 364 20 88
Horario: de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 24:00.
Cierra los martes a mediodía.
Metro más próximo: la latina.


domingo, 1 de noviembre de 2009

EL GÜERO

Comida Tradicional Venezolana


Me traslado al martes 27 de octubre, día en que descubrí El Güero (C/ Emigrantes, 2. Tel. 917 591 628). Sabía de su existencia y era visita obligada en mi agenda, pero no tenía fecha fijada. Y, por gracia y sin pensarlo, el pasado martes todo se dispuso para ir. Resumiendo un poco, os tengo que decir que fue un chico venezolano afincado en Madrid –Gran Kakio- quién me recomendó el restaurante, y claro, viniendo de un buen conocedor de la gastronomía venezolana, fijo que iba a descubrir la verdadera cocina de Venezuela.


Hay que decir que es muy conocido por los venezolanos que viven en la capital y que si no te lo recomiendan seguramente que no irás a cenar allí, aunque siempre existen las casualidades, ¿no? Bueno, en mi caso, además, pude tener un asesor en mi visita, pues Kakio nos acompañó a cenar y, cómo no, lo dejamos a su elección. Por cierto, tenía la inquietud de qué podía significar “güero” y Kakio me explicó: “güero” lo utilizan los mexicanos para referirse a las personas de cabello rubio y piel blanca –a los gringos les suelen decir “güeros”- y, en Venezuela, para emplean el término “catire” para referirse a “güero”. En fin.


Delicias Venezolanas de maíz y queso


El maíz es el rey de la gastronomía venezolana, la mayoría sus especialidades están hechas a base de este cereal: arepas, cachapas, hallacas, tequeños… Y, por lo que pude ver, el queso no se queda atrás. Os detallo la cena en el Güero:


Tequeños de queso con salsa guasacaca: los pasapalos venezolanos más queridos por los venezolanos, palitos de queso envueltos en masa y fritos en harina de maíz. La guasacaca es una de las salsas típicas de Venezuela, acompañante de muchos de sus platos y que es, prácticamente, una especie de guacamole. ¡¡¡Pedimos 4 raciones!!!


Empanadas: probamos las de carne mechada y las Dominó, éstas últimas estaban ricas ricas; frigoles negros con queso, de ahí el nombre “blanco-negro”.


Cachapa con queso de mano: similar a un panqueque, son dos tortitas “dulces” rellenas de auténtico queso venezolano. Para repetir.


Para disfrutar de este sabroso menú, nos presentaron a la cerveza Polar y estuvimos encantados de acogerla.


Tienen una carta bastante variada, me quedé con las ganas de probar los patacones rellenos, los guisos, los asados, las hallaquitas... Evidentemente, todo de una vez imposible; y como me gustó, volveré. Además, cara a la Navidad preparan platos típicos navideños, entre los que destaca el pan de jamón. También disponen de una carta mexicana.


Y eso es todo. Esta vez no quedó hueco para el postre, una razón más para regresar al “Güero” y volver a saludar a Alicia y Antonio: amabilidad por encima de todo, te hacen sentir como en casa. Sin duda, si queréis tener una toma de contacto con la oferta culinaria de Venezuela, pasaros por esta casa, os gustará.


La decoración es sencilla, ambientada del sabor de la tierra venezolana, pues imágenes del país decoran sus paredes; instrumentos y otros elementos decorativos dan color a la sala. Un lugar con encanto propio, sin lujos, bueno… qué decir, ¿qué es el lujo? Es un verdadero placer disfrutar de una buena comida y que te la sirvan con tanto cariño como en el Güero. Un verdadero lujo. El precio es otro punto a favor, pues pagamos 62 euros (20 por barba).


No quiero dejar de comentaros, ese otro gran protagonista de la noche: los quesos. Coincidencia o no, los quesos que sirven en el Güero ya los conocía, de hecho los compro habitualmente, me encantan. Os hablo de los quesos de la Quesera los Llanos, empresa afincada en Oviedo –Asturias- y que produce quesos latinoamericanos; el queso llanero, queso tipo paisa, queso de mano, queso telita, queso de trenza, queso de año y la tradicional nata criolla; también tienen el queso costeño, queso duro salado. Gracias a esta empresa, muchos latinoamericanos residentes en España pueden disfrutar de sus auténticas especialidades, recordar sus tradicionales sabores y disfrutar de esos auténticos tequeños venezolanos.


El GÜERO

C/ Emigrantes, 2
28043 Madrid
Tel. 917 591 628

www.elguero.es