Formación y criterio, armas de opinar

La Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense y la Real Academia de Gastronomía diseñaron un Curso de Periodismo Gastronómico que empezó el 21 de enero y terminará el próximo 14 de mayo, víspera de San Isidro.

Pues bien, tras asistir a su inauguración por una invitación que me llegó al Facebook, decidí pasarme por allí y ver en qué iba a consistir este “master” tan atractivo. Mi único pensamiento, mientras escuchaba entusiasmada cómo se iba a formar la primera promoción de futuros periodistas gastronómicos, era: “no puedo creer que no me haya apuntado a esto, justo lo que buscaba cuando acabé mis estudios universitarios”. Claro que, a camino, estudié Restauración en la Escuela de Hostelería Fuenllana, una de las mejores decisiones de hasta hora mi corta vida.

Estudié, valoré, consulté con la almohada… y, al día siguiente, decidí inscribirme en el mismo porque, en efecto, pensaba y pienso que se trata de una especialidad de la comunicación que requiere una importante especialización que, en este caso, nos da un importante número de grandes profesionales que nos van contando sus experiencias, normas y teorías. Don Javier Fernández del Moral, catedrático del Dpto. de Periodismo II, José Luis Murcia y Cristino Álvarez de EFE, Ana Lorente, Ana Marcos, Ismael Díaz Yubero -durante varios años fue representante De España ante la FAO-, Yanet Acosta, coordinadora del Curso, Andrés Proensa, José Carlos Capel, y pioneros como Paco López Canís, Gonzalo Sol y Pepe Peñín, además de Rafael Ansón, Presidente de la Real Academia de Gastronomía, son parte de los profesores que tanto están transmitiendo a la treintena de alumnos matriculados.

Cada uno nos da una magistral “clase a su aire”, pero, esperablemente en todos ha habido no pocos elementos comunes que me parece lo son igualmente en otras muchas profesiones como medicina o derecho o, naturalmente, magisterio. Me refiero a la vocación de ser útil, a la apreciación de las circunstancias y a la sinceridad. Hasta el día de hoy considero que “como personas individuales y, este caso, divulgadores de la buena mesa” debemos tener nuestro estilo propio –cada uno enlazamos las palabras como mejor sabemos-, pero siempre con criterio, bajo el conocimiento y la formación. Al fin y al cabo, el lector comensal quiere saber, conocer y “catar” el producto.
Hace unos días estuve en la presentación que viene a cuento. Se trataba de un nuevo vino de Bodegas Valdubón de la D.O. Ribera del Duero. Reconozco no ser experta en vinos –realmente en casi nada,… e intento serlo en comunicación-, y acudí la convocatoria pues yo ya conocía su Honoris, que me gusta mucho, aunque me gustaría más si fuera un poco más barato. Fue llevada a cabo en la sala Shoko de Madrid, que no me pareció tampoco el lugar más adecuado, pero que tenía sin embargo un magnífico “escenario” giratorio enormemente útil para mostrar lo que el “Valdubón Diez” -VX- tiene como origen diferenciado: a los 10 autores del mismo -enólogos, periodistas, cocineros y bodegueros- que, de la mano del Sr. Ferrer, joven director de la bodega, nos fueron contando su quehacer y su porqué.

En la presentación intervino Josep Puigmarti, gran escultor y pintor catalán, que había llevado al lienzo una obra que pretendía explicar el trabajo de esos diez autores.

Tras el original acto, y como era de esperar, fue servido en “VX”, que bebimos allí, de pie, charlando unos con otros acerca de lo visto y oído, preguntándonos muchos de nosotros si nos darían luego una botella para “catar” el vino y disfrutarlo en un entorno más favorable para su apreciación. La verdad es que el packaging es muy elegante y original; vestido con tachuelas, «detalle» que se luce en la alta costura y que VX sabe lucir muy bien.

Todo esto, “vaivenes” cosecha de un comentario que leí en Verema donde el protagonista poco favorecido era el VX:

“Es un coupage realizado por 10 personalidades del mundo del vino: Custodio Zamarra, Rafa Sandoval y otros.
En cuanto a la vista poco puedo decir puesto que nos lo dieron a catar en un sitio con menos luz que un cuarto de fotografía.
En nariz se notaba muy cerrado y predominaba el alcohol.
En boca vuelve a destacar el alcohol sobre todo lo demás. Se percibía algo de fruta roja y la tempranillo se dejaba sentir. Mucho cuerpo y la madera resaltaba mucho.
Post gusto nulo, y un sabor intenso a almendra amarga, el tanino no marcaba.
Creo que el faltan 3 años en botella para empezar a evaluarlo. Habrá que ver su evolución.” Link verema: aquí

Sí, es sólo una opinión, pero… ¿con criterio? Menos bonito le dice de todo a este recién estrenado VX, tal vez no fue su día o tal vez se sienta tan capaz de catar un vino en un ambiente poco propicio y poder calificarlo tan convencidamente. Yo desde luego no poseo tales dotes; sólo puedo decir que el vino me gustó y que si tengo el placer de volver a encontrármelo, espero disfrutar de sus encantos más íntimos. ¡No estábamos ante una cata, sino ante la presentación de un vino!
Os dejo el link al video por si queréis echarle un vistazo. Gracias!!!!

6 comments

  1. Por lo tanto te gusta el curso y el vino!!
    Me gusta que pongas peros como el local… cosas que a veces no le damos importancia y la tiene muchísimo!
    Yo de crítica y somelier, nada de nada, pero me encanta leer criticas y pensar, cómo se les ha ocurrido compararlo con tal?? yo sería incapaz!

    besitos

  2. Fantástico. Haces muy bien aprovechando la oportunidad.
    Cuando ganes un Pulitzer gastronómico, recuerda quienes leíamos humildemente tu blog 🙂
    Saludos.

  3. Ivana,

    Síiiii, me está gustando mucho el Curso y el vino que "aunque entiendo bien poco" me cautiva poco a poco. Y una vez más, lo que tengo claro es que de todas las cosas que voy haciendo, siempre hay un ingrediente común "las personas que conoces en el camino y con las que compartes momentos, experiencias, sonrisas…"

    Un abrazo,

    Raquel

  4. Smiorgan,

    Gracias, gracias… pero, uy uy… no me quedar caminar a mí "soy pececillo en casi todo".

    Abrazos,

    Raquel

  5. ¡Hola Raquel! Nos alegramos de que estes realizando este master, y estamos seguros que con todo los que estás aprendiendo tu futuro en el mundo de la prensa gastronómica sera tan sincera como tu sonrisa.

    Te deseamos el mayor exito, y que el camino a partir de ahora sea más ligero.

    Besotes

    Ana y Víctor.

Deja un comentario