miércoles, 9 de junio de 2010

TABERNA AGRADO

¡CENAR CON GUSTO Y A GUSTO!














Pasear por la Gran Vía e introducirse en la zona Triball (barrio de las Maravillas) es un agrado prácticamente a cualquier hora del día, siempre hay movimiento, gente variopinta y si va acompañado de un tapeo, un picoteo, un desayuno, un cóctel… el paseo pasa a ser placentero y gustoso. Eso hice yo el pasado miércoles 2 de junio y aquí os dejo mi aventura.


Si se visita el barrio, con casi total acierto uno se topa con una Taberna que acaba de sumarse a la aventura hace apenas 4 meses, localizada en el número 1 de la calle Ballesta y con un apellido agradecido. Con su juventud, tal y como quien la regenta, Alberto Gozalo, esta nueva propuesta es ya un referente de la zona. Y es que lejos de un restaurante, un bar, una taberna; Agrado es una parada gustosa para disfrutar de una manera informal y entre amigos –o sólo si se tercia- de unas tostadas en la mañana, unas tapas al mediodía, una merienda o picoteo tras el trabajo “after work o drunch para los más modernos”, o de una cena sofisticada y -si me permitís- hasta romántica.


En la carta, un claro homenaje al sector cárnico – Alberto es un experto en esta materia prima, pues nos comentó que su familia tenía una carnicería, un negocio familiar de generaciones- y ello se

refleja en platos como albóndigas de foie, carpaccio de secreto, hamburguesa de buey cortada a cuchillo, chuletillas villaroy de cordero, entre otros placeres. Pero no sólo son reinas las carnes, uno puede sentirse feliz disfrutado de unos estupendos huevos de oca y pato –siempre en temporada- o un sofisticado caviar de esturión español; o tener un tapeo de primera con su oferta de tostas.


Sin olvidar prestar atención a la pared “pizarra” donde muestras las sugerencias del día y las novedades de la semana. La traducción es “local camaleónico a las horas del día, bocado perfecto para cada momento”.


Mi momento fue la noche y, para la ocasión, mi bocados fueron: tapita de cecina con almendras marcotas tostadas; mi cuit de pato con reducción de Pedro Ximénez y peras al vino –acertada combinación-; presa ibérica “plato de la casa” y añado “ impresionante”, finamente cortada se muestra apetitosa –rosada- y deja ver su aliño en boca “26 horas macerando con Lemon grass, soja, pimienta, lima y jengibre; Villaroy de chuletillas de cordero empanadas “al estilo oriental” y acompañadas de rollitos de riñones envueltos con baicon –la salsa sabrosa, densa, suave-. Este último plato es otro “crack” de su cocina, un crujiente donde la calidad del cordero se aprecia en ternura y paladar. Esta degustación llegó a su fin con el volcán de chocolate, acompañado con profiteroles de nata; que se vieron despedidos con un sorbete de manzana –que yo pensé que era de plátano-. Sin más, un as para guardar y aconsejar a los amigos; su autor, el chef Byron Cunning (Lágrimas Negras, Casa María…).


Y es que aún hay más, en las tardes-noches de los fines de semana entran en juego cócteles de Héctor Monroy –experto coctelero de Global Premiun-; atrevidos, sorprendentes, divertidos y una apuesta segura para disfrutar de las noches del verano. Tengo que decir que me encantó saber esto, probé algunas de las elaboraciones de Héctor en Madrid Fusión y no puedo decir nada más que “a qué esperáis para descubrirlos”.


Otro ingrediente agradable es la decoración, con recuerdos de taberna castiza se muestra con un estilo contemporáneo y donde el rojo y el negro marcan su personalidad, luz tenue. Esto aumenta con la validadlos del servicio, trato amable, correcto y atento; cualquier duda, sólo tienes que preguntar, los chicos de Agrado están a todo. Otro plus que sumar es que cuenta con terraza. ¡Buen apetito!



Taberna Agrado (Calle Ballesta, 1. Tel. 915 216 346)

Precio Medio: 25-35 €

Horario: De 10.00 a las 2 hs de la madrugada

Cierra: domingos