jueves, 28 de octubre de 2010

Restaurante WAKATHAI

¡Una aventura cosmopolita; de Asia a Perú con un buen Pisco!
El miércoles 20 de octubre, volví a reunirme con los bloggers de Madrid, en lo que fue el IX Tapas&Blogs en Wakathai (Conde Duque, 13). Tenía pendiente visitar este restaurante desde su apertura, pues por causalidades varias sabía de éste antes de su inauguración, a la que asistí. Así que, para mi fue una cena doblemente halagadora. Voy a contaros este viaje, ¡Espero no dejarme nada en el camino!
Para ir preparando la maleta, un Pisco Sour de bienvenida. Creo que todos caímos en la tentación. No he probado muchos Piscos, más bien pocos, pero estaba de vicio y mi amiga Aida de “mis Maridajes”, que sí ha catado bastantes, incidió en que era de los mejores que había probado. Así que, el viaje prometía.

Comenzamos con el aperitivo de la casa, chupito de melón con hierba limón, refrescante y oportuno, al que acompañó muy bien el tiradito nikkei -lámina de arroz rellena de pescado, salsa de ají y huacatay- con el que indagamos en la fusión japonesa peruana.


A continuación seguimos con una cucharitas -ensaladas varias- de parte del Chef, pero me voy directamente al Ceviche con leche de tigre; en este caso de corvina, acompañada de batata o boniato, patata y maíz. Seguramente, lo que más os llame la atención es “la leche de tigre”, pues es un gusto y un placer probar este jugo de pescado, resultante de la maceración de éste con zumo de lima, guindilla y cilantro, y que, para su mejor disfrute, eché en falta una cucharita para tomar este rico y exótico caldo.
De esta delicia peruana, fuimos a Vietnam, donde los simpáticos Nems nos esperaban, mientras reposaban sobre una cama de hojas verdes; crujientes rollitos de pasta de arroz, rellenos de carne de cerdo, langostinos, veduritas y setas, con salsa de pescado. Luego nos presentaron a las empanadillas, unas vistosas, crujientes, de cerdo; otras más elegantes, delicadas, de corvina y con una salsa agridulce de soja y sésamo. Del sabor de Asía, volvimos de nuevo a la calidez peruana, con un pincho de anticucho con salsa huancaína, es decir, finas láminas de corazón de ternera marinadas.
Y tras estas visitas, y ya va acercándose el final del trayecto, nos topamos con Don Mi Xao, cerdo salteado al wok sobre fideos fritos, y con Don Curry Tailandés -esta vez de cordero- acompañado por la salsa de cacahuete. Sin duda, fue un grato placer conocerles.
La ante penúltima parada llegó con el postre, donde hicimos reverencia a un picadillo de frutas de temporada, armonizada con sorbete de huacatay y helado de gengibre. Y de aquí a la India, donde nos saludó Lassi, un batido de yogur con plátano y lichis.

Así fue nuestro viaje, un ir y venir, lleno de sabores, de tradición, de cultura, y que, cómo no podía ser de otra manera, se despidió con un Pisco Sour, pero esta vez cambió de vestido, apareció más anaranjado, porque el maracuyá se sumó a la despedida.
Para mí fue una experiencia, sentir nuevas sensaciones a través de las gastronomía -uno de los mayores placeres-, descubrir nuevos sabores e incluso pensar que me salía humo de las orejas a causa de comerme un chile entero.
En definitiva, os invito a elegir Wakathai como punto de partida para una aventura viajera, eso sí, si os lanzáis, os aconsejaría un Pisco en la partida y el regreso, pero, un cava durante el trayecto, el paladar lo agradecerá y vosotros también. No puedo dejar de deciros que os recomiendo esta experiencia, lo que es mi primer encuentro con la cocina peruana, pues no había tenido oportunidad hasta ahora de sentirla, pero por lo que veo, me voy a animar a seguir descubriendo sus secretos. ¡Hasta la vista viajeros!
Agradacer a Walter Brandan, chef de Wakathai, y a todo su equipo el trato que nos brindaron; su simpatía, tiempo y atención constante. Gracias también a Loreto López, quien nos llevó a este viaje con un muy buen equipaje.
Nota: decir que esta aventura fue un "regalo" que pudimos degustar gracias a Tapas&Blogs, pues disfrutamos de un menú degustación, con Pisco -todo el que quisimos- y una cata de aceites - de manos de Fernando Ortega de I love Aceite- por tan sólo 30 €. Muchas gracias a todos, como siempre volví a salir con una sonrisa.
Para más información sobre este evento: tapas&blogs

Actualmente ha cambiado de concepto y ahora es Tiradito Pisco Bar
C/Conde Duque, 13. 28015 Madrid
Tel. 91 541 78 76










martes, 19 de octubre de 2010

PASOS DE LA RECETA DE BIENVENIDA

Hoy martes 19 de octubre es para mí un gran día, un día en el que el frío ya empieza a saludarnos y empezamos a tirar de los abrigos para nuestro cobijo, de las sopitas y cremas calientes, del chocolate a la taza... Pues bien, en esta nueva estación con sus idas y venidas, yo vuelvo a retomar mi blog, después de una larga ausencia. Ausencia de pluma, pero no de mente. Contenta pues, comencemos con unas pinceladas para ir abriendo apetito. Voy a hacer como un pequeño índice de cosas a tratar, que iré profundizando en futuros post cercanos y gustosos.
Empezaré diciendo que este año voy a contaros un poco de la cocina del Paraguay, sus especialidades y costumbres gastronómicas; no porque haya estado, ojalá, si no porque mis compañeras de piso, además de ser originarias de allí, son unas estupendas cocineras -Dolly y Cinthia Saenger-. Así, os hablaré de chipas, chipa guasú -ver imagen-, sopa paraguaya, vorí vorí, payaguá mascada, chicharrón trenzado, mbejú, croquetas de yuca y carne, kavuré, locro, sohoapua -carne redonda “albóndiga”, el puchero, el cocido quemado...
Chipa guasú elaborado por Cinthia; ella nos sorprende cada domingo con una delicia de su país, eso sí "una delicia contundente".
De Paraguay iremos a muchos otros lugares exóticos, pero no hará falta salir de casa, pues una ilusionista “cocinera renacentista por sus amigos” nos prepara cenas personalizadas, historias varias de sus recetas -tabulé, Masoor Dal, salsa del Líbano con Nachos, pestou, champiñones que son limones, ensalada templada de quinoa... ¡Os la presentaré! Así, si tenéis que dar una cena en casa, no tenéis tiempo para prepararla y queréis encandilar a vuestros invitados, estaréis de suerte si podéis contar con esta artista de la buena mesa.

Además, os contaré mi experiencia con el HOT POT chino en el restaurante YUE LAI, la verdad, una buena forma de divertirse y compartir una amigable cena. Y lo mejor es decir cuántos sois y dejarse aconsejar por la una de las camareras: ingredientes varios van llegando y tú te los vas cocinando y pescando en la fondue. Y muchas otras curiosidades culinarias que os iré comentando.

No quiero cerrar el post sin aplaudir a Tapas & Blogs, el grupo de bloggers que disfrutan “a través de sus encuentros” de la oferta gastronómica madrileña, proponiendo catas, talleres de cocina y muchas otras experiencias con el fin de disfrutar de una afición común “el arte de la Buena Mesa y los Buenos Brindis”.
Así, el último encuentro, en su VIII edición, fue toda una gozada, un lujo de manos de la empresa Pernaud Ricard, que nos acogió con una estupenda cena en el restaurante beChic Loft y donde “Beefeater 24" dejó a más de uno sorprendido, sobre todo el Tom Collins -combinado a base de Gin, jugo de lima, azúcar y soda-, que gustó incluso a quienes no les cae en gracia la ginebra; yo soy una de ésas y me tomé dos tan ricamente. El menú -Ensalada Templada de Vieiras al Aroma de Trufas, Raviolis de Manzana Caramelizados Rellenos de Foie, Bacalao Confitado Servido con Fresas, Carré de Cordero y Textura de Maracuyá- no fue menos; bien presentado, originales combinaciones y apto para celíacos que fueron bien lucidas con Vino y Champagne de Pernord Ricard. En fin, la más sincera enhorabuena.
Pero, no hace ni un mes de este último encuentro y ya estamos con un pie en la próxima cita; mañana nos espera WAKATHAI (C/ Conde Duque, 13) para llevarnos hasta Perú, pero sin olvidar la cocina del sudoeste asiático, su compañera de viaje, y conquistarnos con un menú exótico de la mano de Walter Brandan. Además, contaremos con una cata de aceite de I Love Aceite impartida por Fernando Ortega y cómo no podía ser de otra manera, podremos disfrutar de un buen Pisco.

Seguiré con mis recetas varias, idas y venidas, pero también tras la pantalla; espero seguir tecleando estos sabrosos platos sin tener que cerrar por vacaciones, jejeje... ¡Buen provecho!