SAGARDI EUSKAL ETXEA MADRID

El Grupo de restauración Sagardi, fundado en 1996 y especializado
en gastronomía vasca tradicional, ha inaugurado recientemente un nuevo local en
pleno centro de Madrid, concretamente en el nº 3 de la calle Jovellanos, en la sede del Centro Cultural Madrilgo Euskal Etxea-Hogar Vasco. Ésta entidad cultural, sin ánimo de lucro,
fue creada en 1979 con el fin de convertirse “en la casa” de los vascos
residentes en la capital, con un ambiente genuinamente vasco y dotado de
espacios donde poder participar en actividades socioculturales acordes
con las costumbres del país. Está claro que, entre el sinfín de planes que se
pueden organizar en el centro, no podían faltar las reuniones en torno a la
buena mesa, algo que, sin duda, es de gran arraigo entre sus costumbres, ya que
la gastronomía es su mayor seña de identidad. Pues bien, desde el pasado 16 de
marzo, Sagardi Cocineros Vascos es el restaurante que trasmitirá los sabores de
la auténtica cocina vasca, que antaño se servía en los asadores y caseríos de
los pueblos.
Tuve el
placer de asistir a la inauguración de este nuevo restaurante y sentir la
sabrosa y castiza calidez que ofrecen en Sagardi, tal y como mencionó Iñaki Lz
de Viñaspre,
presidente y fundador del Grupo SAGARDI: “haremos que el
comensal se sienta como en casa, disfrutando del ambiente jovial de las
antiguas tabernas vascas y del sabor y riqueza de nuestros platos más
auténticos”.
Dicho y hecho, pues
cualquier comensal que se siente en una de sus mesas, podrá disfrutar de esta
sensación y disfrutar de una gastronomía tradicional y auténtica vasca, centrada
en producto de temporada, para asegurar su máxima calidad y frescura, cocinados
de forma sencilla, ofertando unos platos al estilo casero, sin vanguardismo
alguno. En la carta, destacan las carnes y pescados a la parrilla –de carbón de
encina-, así el txuletón de buey, el bacalao, los pimientos del piquillo
o los cogollos de Tudela, siempre acompañados de los mejores vinos y sidras del
País Vasco. En el almuerzo, presentaron
la mesa unos canapés de tartar de atún rojo, unas Txistorritas y, cómo no, un Txacolí Talai Beeri, 11.
A
continuación, nos agasajaron con unas alubias de Tolosa y sus sacramentos, o
como dicen en Asturias, con su compango –morcilla, guindillas, lechuga y
panceta-; suaves, melosas, sabrosas. 
Como primer plato, tomamos unas kokotxas de bacalao con alcachofas
de Tudela
al pil- pil, un plato sensacional, fresco, tierno, con mezcla de
texturas, donde las alcachofas hicieron salivar a más de uno, siendo las reinas
del plato, por su perfecto cocinado -tersas y tiernas-. 
Y, para culminar este
homenaje, el Txuletón de buey al estilo Irati, en su punto, churrasco por fuera
rojizo por dentro, pero sin gota de sangre, perfecta su textura y sabor,
acompañado por unos pimientos del Piquillo asados y confitados en aceite de
oliva, junto con unas ensalada de lechuga y cebolleta de la huerta de Hernani,
que me trasladaron a mis domingos en el campo, pues eran parejas a las de mi
abuela, con lechuga del ritual “del campo a la mesa”. 
El vino elegido para acompañar  el menú fue un tinto Rioja D.O.C. El de
Debajo de la Escalera Magnum, 09. 
Hasta el último momento, elogiaron a la
materia prima de la tierra, pues el postre consistió en fresas con almíbar de
txacolí y helado de yogur de oveja:
afirmo que el aroma de las fresas llegó a
la mesa mucho antes de que éstas pudieran ser vistas, frescura que se armonizó
con su vivo color, siendo un final elegante, casero y entrañable, que puso fin
a un almuerzo para quitarse el sombrero y guardar en el recuerdo. 
Antes de despedir este post, me gustaría echar un ligero
vistacillo al renovado comedor de 230 m2, pues
goza de una iluminación radiante, con mesas holgadas que son centro de
admiración de las obras de Juan Gorriti, artista contemporáneo vasco, que con
tonos azulones y con materiales de la tierra vasca forman parte de la
decoración de la sala. Además, tuvimos la suerte de contar con su presencia y
ser oyentes de su discurso, emotivo aperitivo de la reunión.  
Por último,
mencionar que la atención brindada fue muy correcta, atenta y con su toque  de cercanía personal. Tuve el placer de disfrutar
de esta velada en compañía de mi amiga Aida, de Mis Maridajes, y compartir
charla con Concha Quirós de Comunicación Ucero, Enrique Sancho y
Sra. de Open Comunicación, Adolfo
Coma de Lugares y más, Joaquín
Moreno de Ampretur y Juan Carlos
Arriaga Director Comercial del Grupo
Sagardi.
Sin más, darle la más sincera enhorabuena
al Grupo Sagardi, por su buen hacer y por la invitación, complaciente y por
brindarme la oportunidad de compartir mesa en su primeros pasos en la calle Jovellanos.
Sin duda, os recomiendo que os acerquéis a vivir esta experiencia, donde por
encima de todo, sobresale la tradición de una tierra y el sabor amable de su
gente.
 

Calle de Jovellanos, 3. 915 312 564
www.sagardi.com

5 comments

  1. Qué delicia! Creo que voy a ir tomando nota para acercarme cuando esté por Madrid 😉

  2. Gracias!!! ya nos contarás! Un abrazo

  3. Buenos días,
    que buén partido sacan estos norteños de las viandas y aún mejor como tú nos las presentas.
    como en el post anterior, lo más importante es que transmites lo bién que lo pasasteis, además de los datos culinarios.
    un saludo

  4. Hola Alberto!!!
    Muchas gracias por seguir mis pasos y sí, lo mejor, es que siempre lo pasamos bien, jejjee…

    En breve, haré un largo viaje, por lo que creo que el blog va a tener unas experiencias un tanto distintas, jeje… Un abrazo

Deja un comentario