domingo, 22 de abril de 2012

SAGARDI EUSKAL ETXEA MADRID


El Grupo de restauración Sagardi, fundado en 1996 y especializado en gastronomía vasca tradicional, ha inaugurado recientemente un nuevo local en pleno centro de Madrid, concretamente en el nº 3 de la calle Jovellanos, en la sede del Centro Cultural Madrilgo Euskal Etxea-Hogar Vasco. Ésta entidad cultural, sin ánimo de lucro, fue creada en 1979 con el fin de convertirse “en la casa” de los vascos residentes en la capital, con un ambiente genuinamente vasco y dotado de espacios donde poder participar en actividades socioculturales acordes con las costumbres del país. Está claro que, entre el sinfín de planes que se pueden organizar en el centro, no podían faltar las reuniones en torno a la buena mesa, algo que, sin duda, es de gran arraigo entre sus costumbres, ya que la gastronomía es su mayor seña de identidad. Pues bien, desde el pasado 16 de marzo, Sagardi Cocineros Vascos es el restaurante que trasmitirá los sabores de la auténtica cocina vasca, que antaño se servía en los asadores y caseríos de los pueblos.

Tuve el placer de asistir a la inauguración de este nuevo restaurante y sentir la sabrosa y castiza calidez que ofrecen en Sagardi, tal y como mencionó Iñaki Lz de Viñaspre, presidente y fundador del Grupo SAGARDI: “haremos que el comensal se sienta como en casa, disfrutando del ambiente jovial de las antiguas tabernas vascas y del sabor y riqueza de nuestros platos más auténticos”. Dicho y hecho, pues cualquier comensal que se siente en una de sus mesas, podrá disfrutar de esta sensación y disfrutar de una gastronomía tradicional y auténtica vasca, centrada en producto de temporada, para asegurar su máxima calidad y frescura, cocinados de forma sencilla, ofertando unos platos al estilo casero, sin vanguardismo alguno. En la carta, destacan las carnes y pescados a la parrilla –de carbón de encina-, así el txuletón de buey, el bacalao, los pimientos del piquillo o los cogollos de Tudela, siempre acompañados de los mejores vinos y sidras del País Vasco. En el almuerzo, presentaron la mesa unos canapés de tartar de atún rojo, unas Txistorritas y, cómo no, un Txacolí Talai Beeri, 11.
A continuación, nos agasajaron con unas alubias de Tolosa y sus sacramentos, o como dicen en Asturias, con su compango –morcilla, guindillas, lechuga y panceta-; suaves, melosas, sabrosas. 
Como primer plato, tomamos unas kokotxas de bacalao con alcachofas de Tudela al pil- pil, un plato sensacional, fresco, tierno, con mezcla de texturas, donde las alcachofas hicieron salivar a más de uno, siendo las reinas del plato, por su perfecto cocinado -tersas y tiernas-. 
Y, para culminar este homenaje, el Txuletón de buey al estilo Irati, en su punto, churrasco por fuera rojizo por dentro, pero sin gota de sangre, perfecta su textura y sabor, acompañado por unos pimientos del Piquillo asados y confitados en aceite de oliva, junto con unas ensalada de lechuga y cebolleta de la huerta de Hernani, que me trasladaron a mis domingos en el campo, pues eran parejas a las de mi abuela, con lechuga del ritual “del campo a la mesa”. 
El vino elegido para acompañar  el menú fue un tinto Rioja D.O.C. El de Debajo de la Escalera Magnum, 09. 
Hasta el último momento, elogiaron a la materia prima de la tierra, pues el postre consistió en fresas con almíbar de txacolí y helado de yogur de oveja: afirmo que el aroma de las fresas llegó a la mesa mucho antes de que éstas pudieran ser vistas, frescura que se armonizó con su vivo color, siendo un final elegante, casero y entrañable, que puso fin a un almuerzo para quitarse el sombrero y guardar en el recuerdo. 
Antes de despedir este post, me gustaría echar un ligero vistacillo al renovado comedor de 230 m2, pues goza de una iluminación radiante, con mesas holgadas que son centro de admiración de las obras de Juan Gorriti, artista contemporáneo vasco, que con tonos azulones y con materiales de la tierra vasca forman parte de la decoración de la sala. Además, tuvimos la suerte de contar con su presencia y ser oyentes de su discurso, emotivo aperitivo de la reunión.  

Por último, mencionar que la atención brindada fue muy correcta, atenta y con su toque  de cercanía personal. Tuve el placer de disfrutar de esta velada en compañía de mi amiga Aida, de Mis Maridajes, y compartir charla con Concha Quirós de Comunicación Ucero, Enrique Sancho y Sra. de Open Comunicación, Adolfo Coma de Lugares y más, Joaquín Moreno de Ampretur y Juan Carlos Arriaga Director Comercial del Grupo Sagardi.

Sin más, darle la más sincera enhorabuena al Grupo Sagardi, por su buen hacer y por la invitación, complaciente y por brindarme la oportunidad de compartir mesa en su primeros pasos en la calle Jovellanos. Sin duda, os recomiendo que os acerquéis a vivir esta experiencia, donde por encima de todo, sobresale la tradición de una tierra y el sabor amable de su gente.
 
Calle de Jovellanos, 3. 915 312 564
www.sagardi.com

domingo, 1 de abril de 2012

LOS DOMINGOS DE LAS SAENGER

Hace casi dos años que mis domingos empezaron a tener un toque latino o mejor dicho “paraguayo”, pues desde que empecé a vivir con Cinthia y Dolly –paraguayas ellas- vengo siendo participante y comensal de sus reuniones dominicales. Vorí Vorí, Chipa guazú, locro, sopa paraguaya, ñoquis, guisos, Caburé, Kiveve, … sus platos típicos han ido desfilando cada fin de semana por casa, sumándose a la alegría de estas chicas del Paraguay, donde he aquí la que escribe ya se siente como de la familia, algo que me gratifica.
La gastronomía es un hecho cultural, muestra de la identidad de un país y, hoy en día, ejemplo de la globalización internacional, con sus ventajas e inconvenientes. Así, gracias a la inmigración proveniente de distintas partes del mundo, encontramos tiendas especializadas en productos latinoamericanos, japoneses, italianos, que se convierten en centros de interés para los españoles, deseosos de probar y conocer otros sabores. Mis chicas del Paraguay, suelen ir al Supermercado OKEY (C/Lérida, 78), donde suelen encontrar todos los ingredientes para sus elaboraciones; y, a mí, me ha permitido conocer su cocina, aunque me siguen diciendo que tengo que viajar a su país, que allí todo se realza.
El caso es que en este Domingo de Ramos, día en que se inicia la Semana Santa, he querido dedicarles estas líneas a mis amigas latinas, con quienes estoy altamente agradecida, por su apoyo y cariño durante estos 2 años. En Octubre de 2010, empecé mi vuelta de vacaciones con un post donde el chipa guazú fue el protagonista; apenas estaba empezando a conocer sus platos típicos, y ya me engatusaron. Hoy, volveré a disfrutar de la buena mesa en compañía de Dolly, Cinthia, Irma, Fátima y Ana, cinco Saenger que juntas montan solitas una fiesta, donde no hace falta nada más, el ritmo y el brindis nunca falta.
La última celebración, el domingo pasado, cambió de escenario, pues fuimos a Guadalajara, donde Dolly nos invitó a un almuerzo singular, donde nos agasajó con unos Mejillones con salsa de azafrán como aperitivo, una ensalada de primavera como entrante y unos Tagliatelle al estilo Bon Appetit –nos encantaron, con bacon, perejil, queso y yema de huevo empanada, tal y como la elaboró Unax Ugalde en la película Bon Appetit-.
El postre, de merengue, con piña y naranja, sobre base de bizcocho y relleno de crema pastelera, dulce, jugoso, borracho y en honor a su tía Cali, magnífica repostera en Paraguay, a quien le acompaña el siguiente lema “si pruebas los postres de la tía Cali, ya no querrás otros”.
Cómo no, la comida fue un éxito, pues los platos fueron deliciosos, y es que su autora, Dolly Saenger, es una gran Chef, que se ha ido curtiendo por experiencia propia y, tras su paso por la Escuela de Hostelería Fuenllana, donde fuimos compañeras entre cacerolas, sartenes y otras cuestiones, se ha formado en los fogones de Pan de Lujo, Volvoreta –Hotel Eurostars Madrid Tower- y continua haciéndolo en el Hotel Hospes (Plaza de laEnlace Independencia, 3), donde está al cargo de los desayunos “tipo buffet con un amplio surtido y representación internacional”; si queréis empezar el día de forma especial, no dejéis de probarlos. Helen, de círculos de fuego, lo disfrutó esta mañana y así lo reflejó en su twitter ¿Ganas de un desayuno dominguero de homenaje?
Últimos días de un viaje “recuerdos coloridos, enérgicos y sonrientes”
Como todos los viajes, tienen su tiempo y llega un día en que hay que partir, decir adiós o mejor dicho “hasta pronto”. Aún me quedan unas semanitas, para seguir disfrutando del carácter latino, pero pronto mi equipaje me acompañará hacia otro destino, haciendo parada en mi tierra “Extremadura”, tornaré rumbo hacia el sur, a conocer otro país, otra cultura y otra forma de vida. Ya os iré contando, pues aún me quedan varias anécdotas culinarias que contar de mis experiencias en Madrid y, seguramente, de Badajoz; pero, si todo va bien, en julio Sinestesia dará un giro a su contenido, mostrando nuevos sabores, cálidos y con mucha historia.
Sin más, el Paraguay me conquistó en Madrid, a través de sus gentes y su gastronomía. ¡Un brindis por la Saenger! Gracias chicas, ha sido un placer y, ya sabéis, estaremos más que conectadas.
La recomendación de este post, no es otra que trasmitir que el sabor de la compañía no es sustituible por nada, cada momento, cada almuerzo, si lo compartes con tu gente, pasa a ser un recuerdo inolvidable y una grata experiencia. Por eso, os deseo que cada domingo, cada almuerzo, lo hagáis un recuerdo y lo vayáis añadiendo a vuestro recetario de vida.