DON PERRITO “PA TI Y PA MÍ”

De turista, callejeando y volando, a clase
VIP
Hoy os voy a contar una historia muy perra, perrita en todos los
sentidos, partiendo de los tradicionales perritos calientes. En la niñez, solía
tomar los hotdogs básicos como
merienda, con salchicha, tomate o kétchup y el momento “Perrito” me encantaba.
 

Allí los dejé, en aquellas tardes veraniegas, reencontrándome con estos
“turistas”, de vez en cuando, en ferias o en mis compras por Ikea. Y, ahora, ha
vuelto a picarme el síndrome del perrito
; me contagió en África, cuando leyendo
un artículo sobre restaurantes monoproductos, me topé con Bubbledogs. Concepto que, de primeras, me atrapó, por su nombre y
su oferta “Hot dogs y Champagne” y me dije “tengo que ir a este sitio”. Meses
más tardes, me encontraba viviendo en Londres y, cómo no, tenía que vivir mi
experiencia Bubbledogs y así fue.
Bubbledogs (70 Charlotte St, Oxford Circus, London)
Antes que nada, si quieres ir, tienes que reservar con bastante
antelación, pues, incluso así, hay cola  de espera, ya que es un sitio pequeñito
y que está de moda. La creatividad les define desde su base al convertir un
bocado rápido en una experiencia glamurosa y refrescante. La carta cuenta con
18 clases de originales perritos, con distintos ingredientes y salsas.
 Mi amigo
Alberto y yo probamos el BLT (bacon, lechuga carameliza y trufa) y el Fourth of
July
(ensalada de col, bacon y salsa barbacoa), por supuesto, con champagne.
Presentados en cestitas, lucen de etiqueta y adquieren la categoría VIP cuando
desfilan junto al vino espumoso. Tan sólo observé que un poquito de queso tipo
feta hubiera combinado perfecto en las dos opciones elegidas. En cuanto a la
decoración, en sintonía con su concepto y oferta, presenta un estilo
desenfadado a la vez que distinguido, que incita a la conexión y al diálogo entre
los demás “pasajeros” pues hay mesas compartidas, con un ambiente acogedor y
cálido. Destacar las luces, ya que montón de bombillas caen del techo, evocando
–o al menos a mí me lo pareció- a las burbujas del champagne. No puedo dejar de
mencionar que tuve el placer de charlar largo y tendido con el director, James
Snowdon
, todo un profesional y apasionado de la gastronomía.
Perrisabor (José María Alcaraz y
Alenda, 25-E, Badajoz)
Del lujo callejero a los simpáticos y sugerentes perritos que Perrisabor
te prepara casi a todas horas del día. Sin duda, este restaurante colombiano ha
sabido dar en el clavo con sus perriespecialidades.  Cuentan con 20 creativos y sabrosos perritos,
donde tú pones el tamaño e incluso la salsa; los más atrevidos, podéis optar
por el nº7 “hazme lo que quieras”. De momento, os confieso que el Mexicano, el
Extremeño y el Carbonara son fiables 100%; los demás seguro que también, pero
aún no los probé, jeje… 
Están ricos y es un bocado perfecto para tener en más
de una ocasión, además, los chicos son muy majos y esto es un plus a tener en
cuenta. Además, otros “pica pica” como los daditos de queso –igual que los
tequeños venezolanos, aunque aún sin salsa guasacaca-, arepas, nachos y
empanadas, entre otros.
Este post, resultado de un viaje en tiempo y espacio, visto desde
estos ojos sinestesicos me han confesado una vez más lo importante que es
viajar y observar, estar al día, y como en los complementos está la diferencia:
así, un perrito básico puede estar callejeando, aquí o en Pekín, ser turista o
invitado de honor… sólo hay que elegir el traje y el equipaje para cada
función.
Sin más, hasta aquí mi perri-experiencia ajena, que terminó siendo
casera, pues no me pude resistir y probé a crear mi “guacaperrito” que resultó
siendo un éxito y que seguro que me brindará muy buenos momentos, pues ahorita
es un AS en mi “cartelera”.
Hasta la próxima y, ya sabes, pensar “a lo perrito” puede dar mucho
juego, así que
  ¡Anímate a guacaperrear, no te arrepentirás!

5 comments

  1. Lo tuyo de estos últimos meses se denomina perritis aguda ;-).
    Muy guay tu post Sinestesia…esperemos que sea la precuela de algo…

  2. Gracias Elena; me alegro que te haya trasmitido esa sensación, porque es totalmente cierto. Un abrazo. Raquel

  3. Ami me encanta Perrisabor y es muy cierto que son muy agradables y simpáticos.
    Te recomiendo (que no se como no las hecho ya) que te hagas un tuning. 😉

  4. Hola José Mª; bajo recomendación indirecta tuya, llegué a Perrisabor 😉 así que tendré que hacerme un tuning!!! jeje…

Responder a CUATRO ESPECIAS Por ELENA ZULUETA DE MADARIAGA Cancelar respuesta