Mousse de limón con Moras

Un postre ligero, digestivo y delicioso

En días como hoy, donde más de uno se pasa las horas en la
cocina, poniendo todo a punto para la gran cena que nos espera “la última del
año que termina”, pensé en el clásico mousse de limón. ¿Por qué? Es más que
evidente, pero te lo resumo bien rapidito.
Las fiestas navideñas, como muchas otras, son días de muchas
comidas fuera, mezclas –o “arrebujos” como decimos en mi tierra-, excesos y
dulces por doquier. Así que, un postre con limón es siempre una buena elección
para terminar un menú. 
Yo me decanté por algo sencillo, elegante y aromático,
esto es el Mousse de Limón, más teniendo un limonero en el patio cargadito de
limones, jeje… Lo probé y como está muy rico, aquí os dejo la receta.
Ingredientes: 
–   400
ml de nata líquida para montar (2   botes
pequeños)
–   4
claras de huevos
–   2
o 3 limones medianos
–   350
grs. de leche condensada
–   3
hojas de gelatina neutra
–   2
cucharadas de azúcar y una pizca de sal
–   Moras
u otros frutos rojos
Elaboración:
  • Primero poner la gelatina en agua fría, para que
    se hidraten (10 min.)
  • Montar las claras a punto de nieve, con una
    pizca de sal y las dos cucharadas de azúcar (opcional). 
     
  • Montar la nata y mezclar con la leche
    condensada.
  • Exprimir los limones para obtener el zumo e
    incorporarlo a la mezcla de nata; mezclar con movimientos envolventes, para que
    no se baje.
  • Secar las hojas de gelatina y diluirlas en un
    poquito de nata o leche caliente. Añadirlas a la mezcla y, finalmente,
    incorporar las claras a punto de nieve y mezclar. 
  • Para terminar, servir en los moldes deseados,
    poniendo en el fondo mermelada o coulis de la fruta al gusto (frambuesa, moras,
    fresas…) y dejar en la nevera al menos dos horas. 
Yo elegí moras, por dos razones, porque las tenía congeladas del
verano y –además tenía la mermelada- y porque me acordé de lo rico que está el
helado de limón y moras; la combinación es para mí sublime, exótica,
refrescante, ácida y dulce. Sin duda, unas sensaciones oportunas para despedir
el año y recibir el 2015 con soltura y alegría.

Observaciones: las mousses se
puede congelar, por lo que es un postre que podemos hacer con antelación y
sacar unas horas antes de su consumo. También es ideal para hacer una tarta con
base de galletas o bizcocho. Con frutos rojos resulta agradecido, pero si
quieres ser más atrevido, puedes acompañarlo con chocolate negro; una apuesta
curiosa y que dejará huella.
¡Feliz y gustoso 2015!

2 comments

  1. Hola Ana,
    Bienvenida a mi blog; muchas gracias por pasarte 🙂 Me alegra que te guste. Nos vamos leyendo por estos mundillos.
    Un saludo.
    Raquel

Deja un comentario