El Choconaranjito, un capricho y un halago

Un bizcochito improvisado, simpático, coqueto…  
Parece mentira, pero ya dijimos
adiós a enero y recién estamos saludando a nuestro querido febrero, así que, hoy
es un domingo de estreno; seguro que todos lo estáis festejando de una u otra
manera. En mi caso, está siendo un día de relax, perfecto, porque me
encanta escribir los domingos, es casi un vicio junto con unos tradicionales
churritos –qué ricos que están los de mi pueblo, creo que son los mejores que
probé-.
Hace dos días, echando de menos
un bizcochito por casa, me puse el delantal y me dispuse a improvisar. Mi idea
era hacer un browni de chocolate –tenía mono de choco- y naranjas -ya que tengo
un patio repleto de naranjos y mandarinos-. Sé que en Pastelería no es
aconsejable improvisar demasiado
, es mejor seguir las reglas, pues el mundo dulce
es más exacto que el salado. De hecho, más de una vez, he tenido que cambiar el
nombre tras ver el resultado, pero he de reconocer que me encanta, jeje… Y,
voilá, me volvió a pasar, saliendo esta vez un delicioso pastel al que llamé “Choconaranjito”.
Desapareció en un pis pas -tan sólo un día de vida- ha gustado muchísimo, así que, anoté la receta y hoy quiero
compartirla con vosotros. ¡Allá vamos!
Ingredientes: 
–         
– 3 Huevos
–          – 2 y ½  tazas de té de harina (300 grs.)
–         
– 2 tazas de azúcar (250 grs.)
–         
– 200 grs. de chocolate negro cobertura
–         
– ½ aceite se semilla
–         
– 15 grs. de mantequilla (1 cda)
–          – El zumo de 2 naranjas y la ralladura.
–          –
Chorrito de whisky
–         
– ½ sobre de levadura
–         
– Glaseado (buttercream): azúcar glas, mantequilla
y agua. Opcional. 
Elaboración: 
1. Mezclamos los ingredientes secos (harina
tamizada+azúcar) y vamos añadiendo los líquidos (huevo, aceite, mantequilla en
pomada, whisky, zumo de naranja).
2. Derretimos el chocolate (en el microondas o al
baño maría) y lo añadimos a la masa, junto con la ralladura de las naranjas.
Finalmente, incorporamos la levadura y lo mezclamos todo con movimientos
envolventes. Vertemos la farsa sobre el molde elegido, previamente engrasado
si  no es de silicona, para evitar que se
pegue.
3. Precalentamos el horno 10 minutos e introducimos
el molde. Hornearemos durante 20 minutos a 180º. Para saber que esta, pinchar
con un palillo hasta ver que sale limpio. 

4. Dejamos enfriar el bizcocho y después, si se desea,
lo cubriremos con un glaseado. Para el glasé, no voy a daros uno
en concreto, si no que os doy carta blanca, para que disfrutéis con la
cobertura que más os guste.
Pero sí, os daré unas sugerencias: cobertura de
chocolate crujiente o glaseado de azúcar con aroma de naranja, si os gusta
crujiente y curioso. Para quienes os guste más empapadito o borrachito, os
diría que le pusierais un almíbar de licor o al whisky o que lo sirvierais con
chocolate caliente y helado de vainilla aromatizado con naranja. 
Espero que os haya gustado esta
delicia de choco y naranjas y, sobre todo, que lo hagáis y lo probéis. 
Nota u observación: no es un
browni, pero si obvias la levadura podría serlo y podemos encasillarlo dentro
de la familia de los muffins, pues es muy consistente, además de crujiente y
cremoso.

Deja un comentario