X Certamen Gastronómico del Cerdo Ibérico 2015

Una iniciativa de aplauso, para saborear y recordar con
gusto
 
Hace ya toda una década que la
localidad de Barcarrota (Badajoz) rinde homenaje al Cerdo Ibérico año tras año,
celebrando un Certamen en su honor. Una apuesta más que acertada y un
orgullo para todos los barcarroteños, pues debemos mucho a la despensa del cerdo
ibérico, que nos alimenta desde hace ya mucho tiempo. 
Aquí, entre diciembre y
febrero, las familias celebran la matanza del cerdo, una tradición que perdura
y un evento que sirve para reunir a toda la familia que, aparte de trabajar,
puede disfrutar de un día en el campo, tal y como se hacía antaño. La jornada
comienza con las migas extremeñas, antes del sacrificio y despiece, para coger
fuerzas y hacer frente a un duro día de trabajo, confeccionando todos los productos
(carne, embutidos, cachuela o caldillo, tocino…) que nos abastecerán durante
todo el año. Este día es típico comer coles guisadas o garbanzos; por supuesto,
se come carne asada y la prueba de matanza o “adobo” como le decimos por aquí. 
Pues bien, el Certamen
Gastronómico
es un reflejo de todo esto, donde lo popular y lo profesional
encuentran el equilibrio perfecto. Durante 3 días, Barcarrota es capital de
Cerdo Ibérico, ofreciendo un sinfín de actividades orientadas al disfrute y el aprendizaje
del mejor fruto de la dehesa, nuestro “Olivo de Cuatro Patas” como decía
Francisco Grande Covián. Entre otras, talleres de cocina, cata de vinos, ruta
de la tapa, degustación de platos tradicionales y de ibéricos, jornadas
técnicas y reconocidos concursos como el de Cortadores de Jamón.  Sin duda, un acierto y un éxito gracias a
Javier García Guerra, Chef del Restaurante Lugaris (Badajoz) y alma mater de este encuentro entre
ibéricos. 
En esta X edición, he tenido el
placer de participar activamente en el Certamen, siendo jurado en el Concurso
de Cocineros profesionales y en el de Repostería Tradicional; además, elaboré 2
platos en directo, mientras el Sumiller Jesús Sanguino, de Vino & Arte, dirigía
la cata y Juan Nogales y Ramón Jaime nos enseñaban los secretos del Jamón
Ibérico de Bellota y el arte de su corte. Por mi parte, diseñé dos recetas con
alma ibérica, dejando paso a la creatividad y viajando a la cocina mexicana. De
la fusión salieron: Chips de Manzana a la Crema de Ibérico y Tacos Extremeños ala Pimentesa. 
He de decir que participar
activamente en este evento ha sido toda una experiencia y más siendo en mi
tierra, en Extremadura. Grata oportunidad formar parte del jurado junto a expertos
y apasionados del Hecho Gastronómico, como Fernando Valbuena, periodista
gastronómico, José Manuel Gordillo, director del programa A Cuerpo de Rey, y
Matías Macías, de la Cofradía Extremeña de Gastronomía; intercambiar opiniones
tan bien acompañada fue un placer muy productivo. Aprendí cosas, como que uno
de nuestros platos típicos se llama “El Cojondongo”; os hablaré de él muy
pronto, no sin probarlo antes.  

Por supuesto, no me olvido de
mencionar al ganador del Concurso de Cocineros, Francisco Sayago Hidalgo,
estudiante de Cocina de la Escuela Superior de Hostelería y Agroturismo de Extremadura
(ESHAEX), quien elaboró un plato de Solomillo Ibérico en representación de su
hábitat
, transmitiendo los sabores de la tierra con elegancia. El plato
centraba toda su atención en un solomillo asado con salsa de mostaza,
acompañado de ravioli de calabacín relleno de criadillas de la tierra,
cardillos en tempura y polvo de AVOE.  Mi enhorabuena a Kiko y a todos los participantes, entre ellos nuestro paisano Javier Laso, que elaboró un solomillo con gurumelos y con cebollitas glaseadas rellenas de morcilla.
Por último, como en todo buen
menú, el broche final lo pusieron los dulces y yo, afortunada, degusté la Tarta
Guines
, primer premio del concurso de repostería, elaborada por la Asociación
de Mujeres de Salvaleón. Me cautivó desde el principio, con su contraste entre
negros y blancos; y cuando la probé, me conquistó, con su recuerdo a contessa y
su creatividad sencilla. No hay palabras para tal bocado, es un dulce deseo que
os invito a complacer. Antes de despedirme, dar las gracias a toda la organización en especial a Rosario, Gema y Estefania -son con las que más traté yo, jeje- sin ellas, no sería posible tal festín ¡Nos vemos el próximo año!

Deja un comentario