CuscC3BAsconmejillones

Receta de Cuscús, diferente y deliciosa

¡Entramos en temporada de Ensaladas!
Llega el verano y todo lo
revoluciona, cambio de armario, ganas de playa, de cervecitas fresquitas en
terracitas y un sinfín de cosas más… por supuesto,  la cocina también quiere estar “fresquita” y
no duda en quitarse el abrigo y adaptarse a las altas temperaturas.
Me gustan las ensaladas, sobre
todo las reinventadas y que pueden tomarse como plato único, siempre sorprenden
y conquistan al público comensal. Recuerdo que durante mi estancia en Zimbabwe,
donde frecuentemente era invitada a barbacoas “braai”, solía ir acompañada de
mis ensaladas para ver qué sensaciones causaban; mis mezclas entre verduras,
salsa especial y otras cosas siempre gustaban y más de uno me pedía la receta
de la “ensalada improvisada”. Sigo haciendo esto, me encantan las ensaladas y
me encanta hacerlas, ampliando el concepto, indagando en nuevas combinaciones y
disfrutando de la amplitud que nos oferta.
Hoy te presentaré una de mis
ensaladas, partiendo y versionando uno de los platos marroquíes que más me
gusta “el cuscús”, cocinando con conservas, otra de mis prácticas habituales.
Receta de Cuscús con verduras, mejillones y vinagresa de pepinillos
Ingredientes:
250 grs. de cous cous (1 vaso)
200 ml de agua
1 lata de mejillones en escabeche (120 grs.)
100 grs. de judías verdes
2 zanahorias
1 cda de manteqilla
Opcional: frutos secos
Vinagresa de Pepinillos: 6
pepinillos en vinagre –encurtidos-, 1 huevo, 125 ml de aceite de semilla, 2
cucharadas de vinagre, una pizca de comino y semillas de chille, sal a gusto.
Elaboración:
  1. Para elaborar el cous cous, seguiremos
    las instrucciones que nos indica en el paquete: hervimos 250 ml de agua
    con una cucharadita de sal y una de aceite de oliva virgen extra. Cuando
    llega a ebullición, retiramos del fuego y añadimos el cous cous. Dejamos reposar
    2 minutos y añadimos 1 cucharada de mantequilla, mientras removemos con el
    tenedor para que quede suelto. Volver a poner un par de minutos al fuego y
    listo.
  2. Cocer las verduras –zanahorias y judías-
    al dente y cortar en daditos pequeños.
  3. Por último, haremos la salsa de
    pepinillos, como una mahonesa; en vaso de batidora, añadimos los
    ingredientes y batimos.
  4. En una fuente, añadimos el cous cous, las
    verduritas, los mejillones y parte de la salsa. Mezclamos todo y aliñamos
    con aceite, vinagre y sal. Suelo añadir poquita salsa, prefiero servirla por
    separado, en un cuenco, para que cada uno se sirva según a su gusto; así
    también evitamos que el cuscús se ponga pastoso, pues debe quedar suelto
    como en la receta tradicional. Finalmente, lo decoramos con frutos secos
    como anacardos o pipas. Eché de menos las pasas en mi plato, creo que
    combinarían perfecto.
Es un plato para lucirse en
verano, sencillo, sabroso, fresquito y que se prepara en un “pis pas”; como
tapa y servido en lata es una opción perfecta como aperitivo, ideal con una
cervecita. Para disfrutarlo con aires frescos, pero más elegantemente, podemos
elegir un vino blanco.
En esta ocasión, acompañamos el cuscús con el
verdejo
joven de 2014 “Abadía de San Quirce” de Bodegas Imperiales y fue
todo un acierto. Tenía reservado este vino para una ocasión especial y
disfrutamos mucho con su presencia, pues nos gustó a todos, tanto a los que
somos de vinos como a los que no lo son tanto. No soy una experta en vinos, pero
disfruto con él y aprendo a buscarle pareja. 
Así que, según mi humilde criterio,
el verdejo de Abadía de San Quirce, sirviéndolo a la temperatura adecuada (7ºC)
es una delicia; su aspecto es limpio y brillante, de color amarillo pajizo, su
olor es herbáceo, a fruta tropical, a plátano verde con notas cítricas. En boca, es fresco con buena acidez y persistente. Según informa su ficha de cata,
es un vino consecuencia de vendimias nocturnas que preservan la temperatura del
fruto en torno a los 5ºC. Para su vinificación, se han utilizado las más
modernas técnicas enológicas permaneciendo el vino durante tres meses en
contacto con sus lías naturales. En definitiva, si quieres un vino para
acompañar los entrantes en verano, este es un candidato a tener en cuenta
(precio aproximado 8 €).
Sin más, espero que te haya
gustado la receta y las sugerencias que la acompañan.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario