COCINANDO AL SON BRASILEIRO

Taller de cocina “platos tradicionales de Brasil” en PanContigo

Ayer fue una jornada entre fogones, gente maja y muchas historias con ritmo. ¿Qué estuve haciendo? Cocinando con Jerusa Guercio, un menú típico brasileño; te daré unas breves pinceladas del festín que vivimos ayer, pues además son platos muy apropiados para las fechas navideñas que se aproximan.
Nos ponemos en situación “principio de la historia”

Hace apenas unos meses que conozco a Jerusa, una brasileña afincada en Badajoz y que estará en Extremadura hasta finales de junio. Ella es profesora de marketing y gestión de personal en la universidad de Brasil y eligió nuestra ciudad pacense para hacer su doctorado en ciencias ambientales. Le gusta cocinar y se le da bastante bien. Me habló del TIGRAO, un plato de la localidad de Ponta Grossa (Paraná, Brasil) que se toma en invierno como plato único, pues es muy nutritivo y completo. Me contó cómo se elaboraba y me llamó mucho la atención. Entre los ingredientes, carne de cerdo, repollo, verduras (ajo, cebolla y tomate) y masa de pan cruda. Me dije a mí misma que esto tenía que probarlo; era un plato novedoso y desconocido, pues de Brasil lo que nos suena a todos es la feijoada y la caipirinha, además de la samba, jeje…

Así que, pensé que sería buena idea organizar algo en PanContigo  (República Argentina, 2.Badajoz. 924 433 143) y aprender a hacer el Tigrão. Hablé con Jerusa e ideamos un menú completo con sabor a Brasil: Caipirinha, Tigrão y, como postre, Beijinho de coco y Brigadeiros de Chocolate. Solo quedaba que a Eugenio Garrido, director de PanContigo, le pareciera algo factible. Por supuesto, nos recibió con una merienda singular en su casa –con un delicioso brownie y tarta de queso- y hablamos sobre ello. Le gustó la idea y nos pusimos manos a la obra.

Taller y almuerzo compartido

Primero de todo, he de decir que lo pasamos muy bien y ello fue en parte al entusiasmo y la participación de las alumnas. No te voy a dejar hoy las recetas, pero prometo publicarlas sucesivamente, pues son bien agradecidas. Resumo brevemente el taller con mis impresiones más sinceras: Jerusa fue este día la gran anfitriona y mientras nos contaba sus historias, cocinaba y bailaba ¡sí, sí, bailó y mucho! Yo me puse a hacer la caipirinha y he de reconocer que no me gustaba nada; ahora, me encanta y, además, sé hacerla al modo tradicional. Mientras, Jerusa iba haciendo el Tigrao con ayuda de todas las alumnas; tardó más o menos 1.30 hrs en cocinarse a fuego lento. Nos enseñó que cuando está el pan “cocido con la salsa” está el plato; el secreto está en la salsa. Entretanto, fuimos haciendo los postres “Beijinho de coco y Brigadeiros de Chocolate”.

Terminamos la jornada sentados a la mesa y disfrutando del sabor de Brasil, entre historias variopintas y muchas risas. El tigrao está muy bueno, es un plato que hay que hacer con paciencia, económico y donde el pan conquista por su sabor y textura. Recuerda a los Gua Bao, los tan de moda bocatas chinos o los más familiares bocados de Oriente para los pacenses “los dumplings”.

Las “trufas brasileñas” como llamamos a los postres no fueron degustadas en su forma de bolitas, pues no dio tiempo a enfriar la masa; eso sí, están buenísimas y son muy fáciles. Solo una cosa: si no quieres darte un empacho, haz las bolitas, porque a cazo y cuchara es un no parar. Quienes estuvisteis sabéis a qué me refiero, jejeje… Te daré la receta y, cara a Navidad, es un postre muy fácil, delicioso, y mejor si haces la masa un día y boleas al día siguiente.

Finalmente, agradecer a Eugenio su atención y disposición en todo momento; también a Mª Ángeles, Quina, Ana, Alba y Tatiana y Paco, quienes hicieron de esta jornada, una experiencia entrañable y divertida. No me olvido de María José y Quini, equipo de PanContigo que realmente está contigo.

Lo que es la vida, cociné entre paraguayas en Madrid, entre coreanos en Londres y, ahora, entre los sabores de Brasil en Badajoz. Sin dejar de mencionar que aprendí a hacer la mejor Carrot Cake en Zimbabwe.

2 comments

  1. Disfrutar este momento contigo y las alumnas fue un festin y privilegio!
    Me encantó enseñar que el no es solo lo que enseña la tele ( la verdad es que en la tele se ve muy poco de mi país)…Brasil es muy grande y hay muchos Brasiles en Brasil.En la verdad hay muchas culturas en Brasil….somos una gente de corta historia, hijos de imigrantes (portugueses, Españoles, Italianos,Alemanes, japoneses, Ucranianos, Poloneses, etc…etc )….Somos una mezcla de la globalización!! Jejeje… Nuestra comida es muy rica…nuestra musica aún más. Voy llevar conmigo en mi corazón de imigrante este momento.
    Muchas gracias Raquel….te estoy esperando para la Feijoada!
    Besos de Côco y Chocolate!

  2. Hola Jerusa,

    Muchísimas gracias por tus palabras y por dejar tu presencia en mi blog. Yo también disfruté mucho de la jornada en Pancontigo y sé que las alumnas también. Cocinamos entre risas y creo que eso se notó en el sabor del Tigrao. Me gustó mucho; feliz de haber aprendido un plato tan desconocido de otra parte de Brasil junto a ti. Los besitos de coco y chocolate los haré en Navidad. Deseando probar la feijoada!!!!

    Gracias por tu amabilidad; ha sido un placer conocerte y sé que estaremos en contacto. También vimos las cosas "no entendidas" de la cultura, jeje… Por eso es bueno "el intercambio cultural", tanto en la cocina como en las relaciones humanas. Aún te queda probar el cocido extremeño de mi madre, es de los más ricos que he probado. Algún día vendrás al campito 🙂

    Un abrazo,

    Raquel

Deja un comentario