II Picnic en PanContigo

“Todo lo que fermenta está bueno” 

La noche del pasado viernes tuvo un sabor diferente, un sabor de encuentro, de magia y de entusiasmo; y es que justo hacía un año que PanContigo (Badajoz) abría sus puertas, para ofrecer más que un buen pan artesano. Entre panes, pastas, talleres, charlas, cenas y tentempiés hay algo que siempre prevalece y es que todo es compartido. Cómo no podía ser de otra manera, Eugenio y Sol, artífices del obrador, quisieron que este Primer Aniversario fuera especial y, para ello, volvieron a abrir la cesta del picnic y, una vez más, volvieron a contar con nosotros.  

El primer picnic tuvo lugar el pasado 23 de junio y fue todo un éxito, de esos que dejan buen sabor de boca y un hasta la próxima. No podía faltar a este II encuentro bloguero y lo marqué con estrella en mi calendario, jeje…  Volver a ver y a compartir Buena Mesa con amantes del Hecho Gastronómico es siempre un gustazo que se respira y se siente diferente; las sensaciones se confunden entre aromas y sabores, perfecta experiencia para una sinestésica como yo.

Fue una velada acogedora, con muchas historias sobre la mesa y nuevos protagonistas, así que, intentaré condensar bien los ingredientes y contarte cómo se cocinó este II Picnic en PanContigo. 

Menú “Sabroso Picoteo”

Las aceitunas abrieron boca, pero no las típicas aceitunas, sino unas aceitunas de fruto dulce en su interior, de higo, cerezas o dátil. Un producto original y de calidad, de Gradoli Gourmet. Le siguió la “sopita calienta-alma” de Carol, con bacalao y algo más, suave y auténtica que nos preparó para recibir las dos versiones de Humus que preparó Olga de Veganizando; el de tomate seco con aroma de zatar me encandiló –menos mal que no había pan de pita, nachos o algo finito y crujiente, porque no hubiera parado de dipear-. Grande Olga, peculiar y con una gran personalidad esta chica.

Tras estos entrantes, le llegó el turno al bocado de berenjenas que preparé; un plato muy especial para mí y que ya hacía algún tiempo que no practicaba: gracias a él, conseguí pasar por los fogones de El Bulli y de Arzak. Es, sin duda, una receta a la que le guardo mucho cariño.

Después, dimos paso a los Ibéricos de Pepe Alba, paleta ibérica de bellota y chorizo ibérico. Pepe, gran divulgador de nuestros productos ibéricos y de Extremadura, nos habló de su labor y su filosofía de trabajo en El Jamón Hecho Arte; la calidad de producto y el mejor servicio para sus clientes es su máxima. Hizo una crítica a los 7 sabores tan comentados del jamón ibérico, para él, “no deberíamos hablar de menos de 50 sabores en una pieza de jamón, hay que medir tiempos, no sólo partes”. Pero, más platos seguían rotando, mientras sus autores nos explicaban receta o procedencia, como la ensalada de bacalao con naranja de Lourdes Torres, un plato típico cordobés, fácil y que siempre te hace quedar bien; o el lomo a la sal de Eugenio, simplemente perfecto en sabor y textura.


Entre tanto, fuimos dando paso al “rey del picnic”; había para todos los gustos, suaves, curados, semicurados, en crema… Ya sabes ¿no? Hablo del queso: Torta de Carbajo (Cáceres) que con el dulce de membrillo de Amparo casaba de maravilla, Torta de Villafranca de Los Barros, De la Serna… y muchos más gracias a la preciosa tabla que preparó Celia, de las Mesas Dulces de Celia, una presentación diferente para quesear con estilo. Evidentemente, el pan, como de costumbre, fue su gran aliado; esta vez, el integral de semilla fue mi favorito.

Antes de dar paso a los postres, quiero hacer mención a los vinos que nos acompañaron en esta velada: Pato Frio del Alentejo, Vino L´AND, Nadir, Reynolds Reserva 08, Payva Crianza 2012. La experta en vinos Carmen Tristancho, con su dulzura y buen hacer, nos fue presentando cada vino, invitándonos a la cata y al disfrute. Un lujo contar con Carmen, mujer llena de positivismo y con una luz especial. Espero no haberte aburrido mucho y que tengas aún huequito para el postre y la sobremesa, será liviana y bienvenida.

Dulces con alma, sonrisa persistente 

Sí, así es, los postres de Nuria tienen una pócima especial “si los pruebas es un no parar y cada bocado te gusta más”.

Esta vez, nos obsequió con dos recetas que rinden honor al huevo: un chupito de Arroz Bon Bocado –crema de huevo, arroz y almendra, aromatizado con canela- y Postre Nata con huevo Mole –un suspiro de claras a punto de nieve y crema, que, literalmente, te hacía suspirar-. Ambas, recetas tradicionales portuguesas. La repostería de Nuria es fabulosa, deja huella siempre.


No puedo terminar este escrito sin mencionar lo más importante, LA COMPAÑÍA: blogueros, periodistas, apasionados del Hecho Gastronómico y otras labores, que hicieron que este evento tuviera esencia, horneándose a fuego lento y que nos impregnó a todos con su aroma, reflejado en dulces y saladas sonrisas. Además, para todos nosotros, fue un honor y una gran suerte contar con la presencia de Iban Yarza, divulgador del pan artesano y autor de reconocidos libros, entre ellos, su última creación “¿Hacemos Pan?”, escrito junto a Alma Obregón y que acaba de salir al mercado. Iban definió el encuentro como “símbolo del optimismo” y no puedo estar más de acuerdo con él.

Gracias a todos por compartir una noche tan compleja y sencilla a la vez, sobre todo, a Eugenio y Sol, quienes hacen posible estas vivencias y nos hacen sentir como en casa en PanContigo. Echamos de menos a Carmen De Un Bocado (aunque sus macarons estuvieron presentes) y a Luly y sus empanadillas criollas; por mi parte, también a mi amiga Aida, de Mis Maridajes, quien estaba organizando el viaje desde Asturias para estar en el Picnic y tuvo que marchar a México de imprevisto. Ah, y a Marta de El Carrino de Catalín; os esperamos chicas, para la próxima, ya sabéis, un bodegón catalín no puede faltar.

Cuando pase el invierno, volveremos a sacar el mantel… jeje 😉 Mientras, no dejes de pasarte por PanContigo (C/ República Argentina, 2. Tel. 924 433 143)

Deja un comentario