La Academia Extremeña de Gastronomía estrenará Sede en la localidad de Badajoz

Extremadura está en plena efervescencia gastronómica, se siente en el ambiente y las actividades en torno a la Buena Mesa cada vez son más notables

Hoy, ha tenido lugar la entrega de llaves de la futura Sede de la Academia Extremeña de Gastronomía (AEG) en  Badajoz, que abrirá sus puertas en un mes y que está ubicada sobre el histórico arco del Peso de Badajoz, con fabulosas vistas a la Plaza Alta.
Durante la jornada se nombró Académico de Honor a Francisco Javier Fragoso, alcalde de Badajoz, haciéndole entrega de la Medalla y el Mandil de Corcho de la AEG. Fragoso mencionó que  es un honor para la ciudad de Badajoz que la sede abra sus puertas en Badajoz. Además, mencionó que a título personal  “hace sus pinitos en la cocina y se pone el delantal en más de una ocasión”.  Según comentó, hace buenas paellas y buenas tortillas de patatas.
Tras las palabras del alcalde, se hizo entrega de las llaves de la Sede a Francisco Sauco, Presidente de la Academia Extremeña de Gastronomía, quien remarcó que se seguirá trabajando en la divulgación de la Marca Extremadura a través de distintos servicios en el Hecho Gastronómico. De hecho, el proyecto Saborea Badajoz está ya en marcha, trabajando para que el 2016 sea un año muy productivo gastronómicamente hablando.

Hasta aquí, un pequeño resumen de cómo aconteció la mañana de hoy. Por mi parte, fue un placer poder estar presente en el evento y entrar a formar parte de la Academia Extremeña de Gastronomía. Así es, hoy también nos fue entregada la Medalla a Carmen Tristancho, Directora de la revista GRADA y a mí. Sin duda, formar parte de este gremio defensor de la cultura gastronómica es un orgullo para alguien que desde pequeña se pierde entre aromas y sabores; espero aportar mis mejores ingredientes y encontrar buenas sinergias en esta receta.  

Finalmente, disfrutamos de un cóctel de la mano de Come y Calla que fue muy acertado y agradecido. Entre las tapas degustadas, brochetas de manzana, gamba y panceta (curiosa combinación), presa ibérica macerada en soja con puré de calabaza, carrilleras estofadas, carpaccio de solomillo con foie, mini hamburguesas de cordero y, por supuesto, Jamón Ibérico de Bellota y Torta de la Tierra de Barros, con tostaditas de pasas.

El vino elegido para la ocasión fue Habla del Silencio; nos permitía las pausas oportunas  e invitaba a una charla con sabiduría.

Ha sido una gran experiencia el participar en este acto y conocer al resto de académicos en persona. Cómo no, destaco mi encuentro después de 5 años con Rafa Prades, por fin pude “comer, charlar y beber», frase que tomo prestada de mi amigo Gonzalo Sol, con él. Todo un profesional y un apasionado de la cocina. Ha sido un placer conversar e intercambiar opiniones contigo. Espero que nos volvamos a ver muy pronto.

Carmen Tristancho, Rafa Prades, Juan Antonio Narro y yo -Raquel Contador-. Foto los blogueros de la Academia Extremeña de Gastronomía.
No me puedo despedir sin decir que estoy inmensamente feliz de ver cómo por fin la Gastronomía Extremeña está empezando a caminar con la cabeza bien alta; apenas llevo un año en mi tierra y no he parado de ver estupendas iniciativas en terreno culinario ¡Un aplauso por todos los protagonistas y a seguir creando la Marca Extremadura!

Deja un comentario