RECETA DE SUEÑOS Y POSIBLES

Hoy sábado 7 de noviembre, estaré en Expobodas Badajoz  con el gran equipo de Air Drone View, para presentar nuestros servicios a todos los enamorados que nos visiten y estén planificando su enlace. Pero, no voy a hablar de drones, ni de restaurantes, si no de un carrino cargado de ilusión que empezó sus andaduras hace justo un año, El Carrino de Catalín. 
Sabores que compensan, ingredientes que congenian 

“Lo posible de lo imposible se mide por la voluntad del ser humano” -Andoni Luis Aduriz-

Con esta frase que preside los fogones del prestigioso chef de Mugaritz, inicio mi elogio a dos personas a las que quiero dar la enhorabuena por su trabajo y su pasión, Ana y Marta Parral, hermanas y fundadoras del Carrino de Catalín. El año pasado tuve el placer de estar en la Mise en place de este proyecto y disfrutar de dos intensas jornadas junto a ellas en Expobodas 2014, los pasamos genial y ahí empezaron a llegar los primeros viajeros. Desde entonces, no han parado de viajar, organizando eventos a nivel nacional –bautizos, bodas, cenas privadas, comuniones, etc.-; siguen evolucionando y reinventado el servicio de wedding planner (organizador de bodas), algo que cada vez se estila más y, si es con ellas, es un caramelo que contagia. 

 

Ana es licenciada en Ciencias Ambientales y Marta en Ciencias de la comunicación, ambas han trabajado durante años en sus respectivos sectores. Por circunstancias de la vida, coincidieron en un momento de búsqueda y mientras nada llegaba, fue surgiendo la idea de emprender algo juntas. Ana pasó una temporada en Inglaterra, viaje que organizamos y realizamos juntas; en ese tiempo empezó a cavilar y pensar qué quería ser y a dónde quería ir, me decía que estaba perdida –yo sabía que no-. Estuvimos unos meses separadas y antes de su regreso a España, me dijo, Raquel ya sé lo que quiero, es un poco locura, pero es mi sueño. Quería ser wedding planner, organizar bodas y hacer encuentros con chispa; había visto un curso, considerado el mejor  en España, impartido por Bodas de Cuento y me preguntó mi opinión. Le dije: Ana, siempre he visto que eres el alma de los encuentros, sin ti, no son lo mismo –igual pasa con Marta-, así que, si lo tienes claro, no lo dudes y a por ello, el no ya lo tienes, solo queda intentarlo, you never know. Ana volvió a España, Ana hizo el curso y Ana es ahora wedding planner en activo, directora de su propia empresa, junto a Marta –Community Manager y técnica de Diseño-. 
No me enrollo más, eso sí, te invito a visitar su página Perdona pero es Mi Día y a seguirles la pista, porque si quieres hacer que tu evento sea especial, no lo dudes, El Carrino de Catalín  te ofrecerá un viaje lleno de sabor, de esos que pasan a formar parte de tus recuerdos más dulces y distinguidos. Ofrecen eventos personalizados, con una decoración original; se nota el encanto y la pasión de sus artífices, únicas, especiales y carismáticas.
PD: He querido dedicarles este post a dos soñadoras que están haciendo su sueño realidad y a todas aquellas personas que tengan su receta en mente y tengan la incertidumbre de si gustará o no. Todo es posible, solo tienes que creer que lo es y hacer que sea. ¡No dejes de cocinar tus sueños, algún día pueden ser tu alimento en su sentido más amplio! SUERTE!!!
 ¡Enhorabuena chicas, os deseo mucho éxito y un largo recorrido!

Deja un comentario