IZAKAYA HARAMAKI, TAPAS NIPONAS EN BADAJOZ

 

Una forma distinta de tapear “con palillos”, al estilo oriental

La ciudad pacense es “pro” tapeo total, pues irse de tapas es costumbre arraigada y muy practicada, sobre todo a partir de la primavera, donde las terrazas empiezan a ser protagonistas.

Las tapas más fiesteras suelen ser las de ibérico, acompañadas de los quesos de la tierra y otras elaboraciones típicas extremeñas, pero hoy –si me permites- te recomendaré un picoteo diferente y, la verdad, sorprendente.

Se trata de la experiencia que ofrece la taberna japonesa que hay en la localidad pacense, Izakaya Haramaki. Antes de entrar en detalle, haré mención a algunas cuestiones que creo oportunas en el menú de hoy.

Las “izakayas” son bares populares en Japón, frecuentados para tomar algo tras el trabajo, digamos que son similares a nuestros bares de tapas; tabernas japonesas.
Si nunca has ido a un japonés, nunca es tarde para probar algo distinto y aprender aspectos culinarios de otras culturas, no hay que tener reparo ni vergüenza a no saber cómo actuar en este tipo de locales, siempre hay una primera vez. Lo suyo es comer con los palillos y resulta muy divertido hasta que le pillas el tranquillo; si no, no te preocupes, también hay cubiertos, aunque, a falta de palillos, mejor tomar el sushi con las manos –en su cultura está permitido-.

 

¿Qué debes tener en cuenta si vas a un restaurante japonés?
1. Los palillos jamás se pinchan en el bol, si no los estás usando se dejan en el hashioki, pequeñas piezas de cerámica donde reposan los hashi (palillos). Me llamó la atención que en Izakaya Haramaki no los pusieran, pues es algo que no falta en las mesas niponas.
2. El sushi no se baña en el cuenquito de soja (se deshace y se llena todo de vagos de arroz); hay que pasarlo por el lado de pescado o mojar levemente antes de llevarlo a la boca.
3. No solo hay cosas crudas, se puede comer sushi en tempura (pankomaki), además de muchas otras elaboraciones; un tapeo saludable y ligerito.
4. Los japoneses suelen tomar el sushi con sake (licor de arroz fermentado) frío o caliente o con té verde. También es recomendable con cerveza, la japonesa Asahi por ejemplo. Yo lo tomé con un verdejo y me gustó mucho.

 

Ahora sí, paso a detallarte cómo fue mi visita en Izakaya Haramaki. Te diré que fui con mi madre, que jamás había probado la comida nipona, ni comido con palillos, pero ole ole “reto superado”.

 

Nuestro Menú en plan “tapas”
 
Gyozas de carne (empanadillas japonesas): estaban deliciosas, aunque con poca carne, me dio la sensación de que eran vegetales. La salsa agridulce con la que las acompañan es muy rica. 2´25€/2 ud
Pankomakis (rollos de sushi rebozado en panko –pan rallado japonés); optamos por los hosomakis de salmón y philadelphia. La presentación me hizo salivar, conquistándome desde el primer momento, y el bocado me enamoró por completo. Ese quinto sabor “umami” está presente, envuelto de texturas, cremoso y crujiente; una tapa que te recomiendo, la vas a disfrutar de lo lindo. No es necesario mojar en la salsa, es complejo. 5´40€/ 6ud.
Berenjena en salsa miso: feliz de decidirme por esta tapa, jamás había probado la berenjena –una de mis hortalizas favoritas- de tal forma. Es una explosión de sabor y realmente una delicia en boca. Hay que quitarle la piel y comerse la carne, que se deshace tanto que, en boca, recuerda a la crema de un pastel. Su sabor es peculiar debido a la salsa miso (a base de soja fermentada) y me comentaron que la hacen frita (pensé que era a la brasa, pero no, jeje). Mi error fue no pedir un cuenco de arroz gohan, imprescindible en cualquier mesa japonesa, porque hubiera sido perfecto con estas berenjenas. Si vas, no dejes de pedirlo.  2´25€/2 ud.

 

No tomamos postre, pues el café nos estaba esperando en otra parte, pero he de decir que tanto mi madre como yo salimos encantadas de Izakaya haramaki, con esa sensación de querer volver para seguir probando la carta. Además, la atención del personal acompañó, nos sentimos muy cómodas y la chica que nos atendió fue muy amable.
Por tanto, recomiendo esta experiencia al 100%; genial que en Badajoz podamos tener esta opción de viajar a Japón con un tapeo variado y de calidad.

 

Observaciones: puedes comer tapas en las mesas altas o pasar al comedor-restaurante, para una comida más pausada. Por cierto, tienen la carta homologada en base a ley de alérgenos Reglamento 1169/2011 que entró en vigor el 14 de diciembre de 2014.
Salud, cheers o Kanpai (brindis a la japonesa)

 

Izakaya Haramaki, bar de tapas
Avda. Villanueva, 5, 06001 Badajoz.
Teléfono 924 238 198
Precio Medio: 10 a 12 € -tapas-

Deja un comentario