GERMAN COOKING WITH HELGA IN BRADENTON

“Being open to news ingredients is the best way to enjoy the recipe of Life”

Aventuras de una extremeña foodie en América: capítulo 6

Ya hace casi dos meses que llegué a Bradenton (2 ª ciudad para los Barcarroteños, pues ambas ciudades están hermanadas y a sus espaldas años de relación e historia) en Florida. Desde el primer día, me sentí como en casa por la cálida acogida y encantada con la ciudad –playa, buen tiempo y mucho por hacer-. El tiempo pasa muy rápido, más si la actividad es constante y una se siente bien si me has seguido la pista, ya sabes de lo que hablo. Mi intención con estos escritos, aparte de guardar mis recuerdos, es informar sobre los placeres que este viaje me está regalando, ya sea a través de la buena mesa o la buena causa. Quién sabe, quizás tú, seas el próximo/a y te sientas identificado al leer estas líneas.

Hoy voy a dedicar el post a Helga, una mujer alemana, buena cocinera y un encanto de persona afincada en Florida desde 1965.

Aquí todos saben que me gusta cocinar y todo lo relacionado con la gastronomía; quizás por eso es que tuve la gran suerte de pasar un día en su cocina y aprender/saborear su receta más tradicional y familiar.

Varias veces oí a mis amigos Kelly y Peter hablar de las deliciosas recetas de Helga (madre de Peter), pero cuando nombraron el Goulash con Dumplings de Hungría, dije “ay, quiero probar eso, sonaba tan bien jeje”. Lo comí hace años en Madrid y me gustó mucho, pero sin los dumplings. Dicho y hecho. A los pocos días, el domingo 13 de marzo quedaba ya registrado en mi calendario “cocinando con Helga”.

Mise en Place “con el delantal y las manos en masa”

Llegué a casa de Helga y todo estaba listo para elaborar el Goulash. Es una receta que requiere paciencia, cocinada a fuego lento, y muchas especias. Helga elabora este plato como lo hacía su madre y su abuela; me comentó que no le fue fácil localizar todas las especias, pues inclusive emplea marcas alemanas. Allá vamos con la receta, toma nota y ponla en práctica:

Ingredientes

Para el Goulash:

  • 1 Kg de carne de ternera troceada para guiso
  • 2 cebollas grandes y 4 dientes de ajo
  • 1 cucharada Caldo de Ternera (en polvo Knorr)
  • Especias: paprika dulce y picante –una cucharada de cada uno-, comino en grano, mejorana (pariente del orégano).
  • Pasta de pimiento (paprika creme Piros Arany)
  • Concentrado de tomate (2 cucharadas)
  • 1 vaso de vino tinto
  • Un puñadito de harina
  • 100 ml de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Crema agria o sour Cream (opcional, acompañamiento)
  • Para los dumplings (Pan cocido):
  • 750 grs de harina de trigo
  • 7 grs de levadura de panadería o prensada
  • 1 huevo
  • 250 ml de leche templada (1 vaso)
  • 1 cucharadita de azúcar glass/sal
  • 4 rodajas de pan rústico
  • 50 grs de mantequilla

Elaboración del Goulash –guiso estofado de carne-

  1. Rehogar la cebolla en una cacerola amplia hasta que esté transparente, añadir la mejorana y el comino en grano. Añadir la carne troceada y salpimentar, dejar cocinar durante unos 20 minutos.paprikas-hungria-hungarian-goulash-with-dumplings-traditional-goulash-goulash-tradicional-sinestesia-gastronomica
  1. Incorporar el resto de especias, las paprikas, el concentrado de tomate, de pimiento y el ajo picadito, remover; añadir el vino, el concentrado de caldo de ternera y un puñado de harina. Bajar el fuego, tapar y cocinar hasta que la carne esté tierna. Si fuera necesario, se puede añadir un poco de agua. Estará listo en un par de horas aproximadamente.hungarian-goulash-with-dumplings-traditional-goulash-goulash-tradicional-sinestesia-gastronomica

Elaboración de los dumplings “panes hervidos”

  •     Trocear el pan y tostar con mantequilla hasta que tengamos unos picatostes.
  •     Mezclar la harina con la levadura.
  •     Templar la leche en un bol/vaso y añadir el huevo, la sal y el azúcar; remover.
  •     Incorporar la mezcla a la harina y mezclar todo bien. Si la masa necesitara más leche o agua se le puede ir añadiendo hasta que veamos que la consistencia está al punto.
  •     Formar una bola y en el medio poner los picatostes. Dejar reposar -30 minutos- tapada. Pasado este tiempo, formamos 4 bolas y le damos la forma deseada para los panecillos –nosotros hicimos rectángulos-. Volvemos a tapar y dejar que la más duplique su volumen. Tras una hora más o menos, la masa estará lista.
  •     Calentar agua en una cacerola y, cuando rompa a hervir, añadir el pan y cocer –con tapadera- hasta que esté la masa. Normalmente, 6 minutos por un lado y 6 por el otro.
  •     Cuando esté, sacar, poner sobre papel absorbente para secarlo y cortarlo. Helga lo corta con hilo y con una facilidad increíble, jeje… Curioso.

Presentación: En plato llano, mejor si es un poco hondo, poner el Goulash, dos rodajitas de pan y algo verde (verduras o ensalada). Va perfecto con un poquito de crema agria o sour cream.

Realmente es un plato delicioso, muy nutritivo, para tomarlo con apetito y disfrutarlo a tope. Me gustó muchísimo, sobre todo la textura del pan (suave y crujiente por los picatostes) acompañado del sabor intenso del guiso tan especiado y picantito.

Mientras cocinábamos intercambiamos conocimientos culinarios y me enseñó su armario de especias, salsas, mermeladas… Tiene un repertorio bastante completo lo que confirma su afición, además de que se pasa horas viendo programas de cocina. A Helga le encanta improvisar en la cocina como a mí, pero su familia prefiere sus recetas de siempre.

Justo el día anterior preparó su cheesecake favorita y la había dejado sin cubrir para que yo eligiera el sabor de la confitura –todo un detalle-. Entre todas las mermeladas que tenía, me decanté por la de cerezas y el sirope de cassis.

lindy-cheesecake-best-cheesecake-homemade-cheesecake-tarta-de-queso-sinestesia-gastronomica

Disfruté de la cena junto a Kelly, Peter (hijo de Helga), Ben (nieto) y su marido Paul. No tenía mucha apetencia de dulce esa noche, así que, disfruté de la tarta en el desayuno ¡Sin palabras me quedé con el primer bocado! No quería terminarla, la textura era densa y suave, crujiente en la base y  cremosa por el topping. Tengo la receta de esta tarta que guarda un corazón de historia muy tentador. ¡Si la quieres, prometo dedicarle un post!

Finalmente, y ya me despido, decir que pasar un día con Helga ha sido una de las mejores experiencias hasta ahora, algo sencillo sí, pero fue un día de encanto, aprendizaje y dulzura. Me sentí feliz, pensando lo increíble que es la vida y la cocina, las conexiones que generan y la satisfacción que brinda; ahí estaba yo aprendiendo una receta típica de Hungría con una mujer de Alemania en un sitio paradisiaco como es La Florida.

Gracias a todos los que hicieron posible este día y a ti lector por dedicarme tu tiempo.

Un abrazo. Raquel

Deja un comentario