Taverna la Vicenta, Vermouth Yzaguirre, Ponzaning, Tapas Madrid, Raquel Contador, Sinestesia Gastronómica, chamberí

Barrios que molan, modas que enganchan “Ponzaning”

Cada lugar, cada zona tiene su encanto, aunque a veces hay que mirar 2 o 3 veces para apreciarlo. Otras zonas despuntan y llaman a ser descubiertas, barrios de siempre, con sus rincones míticos, fachadas intactas que de repente se actualizan e invitan a que fenómenos como “ponzaning” le den vida a una de sus calles más concurridas. Trabajo en el barrio y quizás es por ello que mi ponzaneo sea leve, aunque es una suerte tenerlo a pie de oficina. Poco a poco iré recorriendo los lugares.

Algunos ya están entre mis favoritos, Sangara Café, El Chambi de la Chispería de Madrid, Trattoria Manzoni, Sylkar Bar, La Mercería También pasé por La Sala Despiece –buena experiencia pero con ir un par de veces es suficiente-. Hice stop en La Malcriada y me quedé con ganas de volver –fue un vinito al terminar la jornada, tapas con cada ordenanza, ambiente fresco, cálido, positivo-. En fin, Chamberí  es más que la calle Ponzano y es para disfrutarlo con calma, todo a su tiempo.

Hoy comentaré, brevemente, mi experiencia del último paseo-tapeo por la zona, repetí en el Chambi y pisé, por vez primera,  La Vicenta.

El Chambi Bar: pequeño local abierto que forma parte de la oferta de la Chispería de Chamberí que suelo frecuentar bastante, pues es un lugar perfecto para un almuerzo ligero o en reposo –según agenda-. Mi amiga Helen, experta en chocolates, me enseñó este lugar y ambas comentamos que es raro que un mercado con esta oferta “pequeñita pero deliciosa” no tenga más vida; aunque es cierto que “la no saturación” le hace particular frente a la masa que vemos en el Mercado de San Miguel, San Idelfonso o San Antón. Volví al chambi porque sus bocaditos me gustan, sabrosos, agradables y a buen precio.

Sanguches Peruanos Madrid,El Chambi, Madrid, La Chisperia de Chamberí, Omar Malpartida, Sinestesia Gastronómica, Tapas Peruanas
Sanguche de Pollo “estilo peruano”, sabor viajero en el Chambi

Puedes tomar Sanguches (bocatas de pan de masa madre), Baos (espectacular el de pato y el de costilla), ensaladas o unas Papas a la Huancaína que quitan “el sentío”, entre otras especialidades peruanas con fusión viajera gracias a la dedicación y buen hacer del chef Omar Malpartida y su equipo. Destaca la textura de las carnes, elaboradas en la caja China, cocción lenta que impregna al bocado aromas delicados y una textura increíble, se deshace en la boca.

Papas a la Huancaina, El Chambi, Madrid, La Chisperia de Chamberí, Omar Malpartida, Sinestesia Gastronómica, Tapas Peruanas
Papas a la Huancaína versionadas, al estilo canario en el Chambi

Actualmente, su cocina la podéis disfrutar en Tiradito Pisco Bar y Barra M. Por mi parte, aún tengo pendiente Barra M, caerá y espero que sea con mi amiga Loreto.

Taberna La Vicenta: ¿Por qué caí aquí? Sin más, porque lo tenía en “pendientes” desde que vi una foto en Instagram que despertó mi curiosidad “un taquito cerrado con una pinza de tender la ropa”. Finalmente, les visité y me contenté con la experiencia, aunque creo que tiene que rodar un poco más, para fidelizar clientela y empezar a despuntar.

Baos, taverna la Vicenta, Ponzaning, Tapas Madrid, Raquel Contador, Sinestesia Gastronómica,_cr
Buenos Baos en Taberna La Vicenta, sabrosos y agradecidos

Su oferta son tapas de siempre “versión actualizada” como la ensaladilla rusa, las croquetas o los callos. Probamos los Baos (muy ricos, el extremeño y el de pollo), los callos (la textura no me convenció, buenos de sabor), las croquetas (cremosas, de jamón, de la abuela; excelentes) y la Sardina Ahumada (me gustó mucho la combinación con cuscús sobre tosta de tinta de calamar, aunque este era un tabulé falto de chispa: consulté  con el chef y me indicó que era para no quitar protagonismo a la sardina).

Callos MAdrileños, taverna la Vicenta, Ponzaning, Tapas Madrid, Raquel Contador, Sinestesia Gastronómica - copia
Callos a la Madrileña, cazuelita perfecta para entrar en calor en La Vicenta

 

Al compás del manjar, el Vermouth Yzaguirre fue perfecto para charlar cálidamente. Gracias a Fernando, en la barra, y al cocinero Iñigo, muy majos y profesionales. Por cierto, su menaje es algo a destacar, cada tapa con su plato, haciendo un guiñó a los diseños tradicionales intercalando con otros de lo más cool. Os deseo mucha suerte y muchos clientes.

En definitiva, está claro que con mi teclear de hoy te estoy invitando a ponzanear cuando gustes y estés por la zona; pero más allá de mis sugerencias, es cuestión de reflexión como sumarse al fenómeno “Ponzaning” da éxito al negocio que sea partícipe. Aquí no hay competencia entre locales, aquí convive la coo-petencia, pues todos los actores dan vida al fenómeno y se ayudan mutuamente siendo como los pétalos de una flor que hacen que la flor esté abierta cada día. Modas que llegan también de Londres y Nueva York y funcionan.

Está claro que “las calles del hambre” funcionan; sí o sí, sabes que encontrarás un lugar donde parar, solo tienes que dar una vuelta a la manzana y entrar en el que más te cautive, fácil, cómodo, variado y, además con ambiente asegurado.

¿Qué más se puede pedir? ¿Qué opinas del fenómeno ponzaning?

Mujeres emprendedoras, taverna la Vicenta, El chambi, Omar Malpartida, Ponzaning, Tapas Madrid, Raquel Contador, Sinestesia Gastronómica - copia

PD: Gracias a la compañía como siempre, Carmen, Rabea y Eva, siempre es un gusto veros, conversar y aprender de vuestras experiencias.

Deja un comentario