20170422_111411

Los Nuevos Foodies

¿Apasionados o imitadores de modas?

Ya sabéis ¿No? Los foodies, y no me refiero al monstruo de las galletas jeje, si no a ese término que como todo lo cool que viene de fuera “mola y se queda”. La palabra fue creada en 1984 –anda, justo un año más tarde de mi aparición en este mudo- por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro The Official Foodie Handbook (El manual oficial para los foodies) para designar a las personas aficionadas a la comida y a la bebida. Con el boom de la cocina, los chefs estrellas y, cómo no, los shows televisivos, el foodie salió del baúl para pegar fuerte y ser hasta cansino –foodie por allí, foodie por allá-. Así que, vamos a gastrosofear un poquito sobre ello y a ver dónde nos lleva la mente en esta ocasión.

6-Ideas-for-Staying-Fit-if-You-Are-a-Foodie

Por mi parte, según las connotaciones designadas por el término, resulta que soy una foodie empedernida ¡Dios mío, qué castaña! Si ya de por sí soy reiterativa, imagínate con los asuntos del comer “pasión, conocimiento y experiencia en una coctelera”. Eso sí, si eres de los que le apasiona el tema, puedo resultar hasta maja y que, tras el café, la cena o el gin tonic, hasta me piropees.

Bajo mi punto de vista, hay que hacer un alto a este anglicismo; los que realmente son apasionados y los que son corderitos fieles a las modas y, cómo no, quieren estar a la última y, para ello, frecuentarán los restaurantes más punteros, tomarán los baos a pie de calle, visitarán los Street Food Market, asistirán a cenas clandestinas-talleres de cocina y hasta se harán bloggeros con delantal si hace falta, todo por ser el más TOP del Trending Topic gastronómico.

20170422_112426
Fatayer de Carne de una tienda muy especial en los alrededores de la Mezquita de la M-30, SHAM

Pero, y los apasionados ¿Dónde quedan en esta burbuja? Siguen su rumbo, su sentir, son auténticos, objetivos, saben lo que quieren y les importa un pimiento lo que esté de moda: ellos son gastrónomos practicantes aunque no acudan al rezo diario ni practiquen el foodismo propiamente dicho. Ellos se caracterizan por ser curiosos ante el Hecho Gastronómico: se emocionan ante los nuevos sabores y las cocinas de otras culturas, se pierden en las tiendas de barrio, disfrutan en los supermercados, son investigadores en evolución, les gusta cocinar, buscan el mejor momento para el disfrute de los placeres del comer, sienten con el sexto sentido cada bocado y suelen ser creativos, viajeros y detallistas. ¿Te identificas aquí? Bienvenido pues.

20170422_110200
Supermercado árabe “Amana” aunque todos los vecinos lo conocen como “Carrefood”

Muchas de las dotes son innatas, otras se van forjando con la experiencia. En mi caso, no lo puedo explicar, siento devoción por la gastronomía, los productos frescos y elaborados, lo desconocido al paladar… Desde bien pequeña recuerdo la chispa que me producía todo esto, una chispa que me contenta mantener viva y en efervescencia.

20170422_112510
Nidos de Pistachos y Anacardos de la Pastelería SHAM, dulces artesanales de Siria

Precisamente, hoy, volví a ser una niña, me perdí por los alrededores de la Mezquita de la M-30, entrando en cada tienda con el fin de curiosear; sentí que viajaba, porque es una de las primeras cosas que hago cuando viajo, pero, además, volví a la infancia, a sentir que no sabía nada, que tenía que preguntar para que me explicaran que era El Halva (especie de turrón típico de la India, Pakistán y Persia) que parecía delicioso, especialmente, el de pistacho.

Salí a correr sin tener ni idea de que acabaría viajando a Oriente Medio, imaginando cómo será mi próxima vez “con monedero en mano” y la cesta de la compra –el pan árabe, varias especias, delicias turcas, halva y un tajin vendrán conmigo sí o sí-. Además, descubrí una pastelería que hace todo tipo de elaboraciones dulces y saladas típicas de Oriente Medio “Sham” -C/ Antonio Calvo, 3-; el propietario, muy amable, dialogó conmigo y me regaló un par de dulces para mi merienda.

20170422_112553

Me despedí del barrio, volví a ponerme los auriculares, vuelta a casa, escuchando música y cocinando las reflexiones foodies que acabo de soltarte. A todo esto, tú ¿Cómo te ves? ¿Eres apasionado, no tiene por qué ser en gastronomía, o eres imitador de modas? Si eres del segundo bando, te animo a que seas original y, para ello, solo tienes que ser TÚ.

2 comments

  1. Un billete de primera en el autobús de Raquel, que hoy nos lleva a degustar otros manjares, otros mercados que se integran en nuestra capital. Soy comensal que me alimento de tus conocimientos, aprendiz afortunado.

  2. Hola Francisco 😉

    Preciosas palabras las que me dejas; muchas gracias por subirte a mi tren. Un abrazo y Feliz domingo.

    Raquel

Deja un comentario