IMG_2626

¿A qué saben las ilusiones?

Vagas a veces, palpables en ocasiones…

Un tiempo loco el que tenemos, diluvios en julio, inundaciones, quizás consecuencias de ese cambio climático en el que navegamos, quizás ciclos inevitables, todo gira, todo cambia.

Estos días nublados me incitan a la reflexión, me llevan al pasado, al futuro, me remueven, más cuando un periodo vacacional ya es una obligación –sí, ya esperando las vacaciones, ese sano descanso, de mente, de cambio de ambiente, de recargo de pilas-. En medio de todo, siempre hay algo que permanece o así debería ser “la ilusión”, hoy hablaré contigo ¿Me lo permites?

IMG_1538
Tapas&Blog, 2010, cata de vinos con amigos; ilusión que surgió en Maceiras y continuo largo y tendido. 

La verdad, por natura, me ilusiono con las pequeñas cosas, sueño despierta y me gusta el sabor que ello aporta a los quehaceres que se cocinan. Desde hace días, alguna ilusión me ronda, pero me inquieta… Ello me hizo pensar en los sabores de las ilusiones, paseos crujientes, efímeros, ardientes.

Indagando en las ilusiones con causa justificada

Primero de todo, la ilusión no nace porque sí, algo pasa, bien algo que estás creando, bien algo que se presenta de manera inesperada, pero hay un indicio que la hace nacer. Una vez que se produce, es, sin duda, crucial en el proyecto de creación de ese algo en el que estás ilusionado.

404911_3031877433216_1151283062_3409224_727396590_n
“Hermanos” en la boda de un campeón que siempre tiene Ilusión en sus rutas”Alberto Contador”

Visto esto, intentaré plasmar una categorización aproximada basadas en mi sana locura:

  1. Ilusiones “Verde Esperanza”; son frescas, mantienen la luz verde porque están más cerca de ser comidas al final del camino. Podríamos decir que es esa ilusión que nos acompaña en proyectos en los que empezamos a trabajar, están empezando a rodar. Sabe fresca, ligera, factible.
  2. Ilusiones “Ardientes”; arden porque te inquietan, te desconciertan, ha surgido sin saber por qué, se ha metido en tu camino sin preguntar y no tienes ni idea de si la vas degustar. Una propuesta inesperada, un encuentro con alguien que te causa interés, cierto nerviosismo. Sabe crujiente, picante, con dotes de anestesia.
  3. Ilusiones “de tierra”; son firmes, estables, acompañan a cosas reales, establecidas y que vives con ilusión. Un trabajo que te emociona, relaciones que admiras, que perduran. Saben a chocolate, a café, son calmadas no te irritan, se viven cada día.
  4. Ilusiones “de agua”; son gotas que han surgido como las ardientes, sin saber por qué, fluyen sin saber si va a ser gotas de agua o inundaciones. Saben agridulce, porque una es consciente que pueden evaporarse de repente.
  5. Ilusiones “con Levadura”: las creas y quieres que fermenten bien, pero no sabes si será así, incluyen preocupación ante el resultado y generan algunos dolores de cabeza. Son ácidas, con aromas volátiles, esponjosas.
Cena, mi cumpleaños, 5 de junio del 2010, la relación se rompió… un antes y un después.

Dicho esto, tú cocinas tus ilusiones y solo tú sabes el sabor que te aportan, cómo te hacen sentir y cómo sazonan los resultados. Vivir con ilusión es sano, pero también puede ser perjudicial; hay que saber cuando la ilusión es de calidad y nos va a aportar “nutrientes positivos”.

Walking with Lion
Yo y lo nunca imaginario, junto a un león, en Zimbabwe, una ilusión comestible.

Por el contrario, si te percatas que la ilusión se convierte en preocupación, trata de buscar otra ilusión, deja que se evapore, porque, si no, puede ser que te desvanezcas con ella. En este momento me encuentro yo, pensando en evaporar una ilusión o seguir confiando en mis instintos y esperar a su disfrute ¿Algún consejo? Jajaja… qué loquilla soy!!! Te diré que es una ilusión ardiente, loca, que me trastoca, que quiero tener oportunidad de probar. Lo mismo me pego un patizano, pero, oye, mientras dure, me crea momentos de campanilla y eso es muy guay.

En África se es feliz, la ilusión de la vida te acompaña cada día; volvería a saborear cada momento vivido.

Antes del remate final, cómo no, si eres cocinero o te gusta cocinar, ya sabes que es fundamental cocinar con ilusión, con amor, pasión; es lo que marcará la diferencia de los bocados recreados “se nota cuando algo se ha hecho con esa chispa de emoción”. Por tanto, ¿Tienen sabor las ilusiones? Claro que sí, pueden ser un plato, un viaje, una relación… pero desde el momento en que aparecen se hacen notables, palpables de alguna manera, comestibles en ocasiones. Son el alimento cuando no hay alimento.

¿Qué sabor tienen tus ilusiones? Cuéntame!!!

Primas, amigas, ilusión y sonrisa compartidas… Por siempre María.

16 comments

  1. Raquel … yo creo que sin ilusiones una persona no se puede vivir… a mi me sabe a algo fresco apasionante agridulce… es por qué quieres saborearlo pero no sabes que te espera… ji-ji… pero te da tanta esperanza que saldrá algo nuevo y no importa si te equivocas, y sale agrio , ja-ja, vuelve a pedir a tu ilusión que te lleve de nuevo adelante … y siempre con sonrisa y esperanza y pasión. Gracias mil por compartir tus sabores de ilusiones.

    1. Hola Lara,

      Exacto, sin ilusión no hay brindis, es ese alimento que alienta y que llena, que hace que todo fluya cuando a veces ni siquiera hay agua.

      Un abrazo y gracias mil por seguirme la pista!!!!!

      Raquel

  2. Amiga Raquel, a nosotros nos gusta una frase de un escalador italiano llamado Guido Rey: “Solo vive de veras quien jamás se detiene”.

    Y eso es lo que haces tú, no detenerte, continuar con esa ilusión que siempre transmites, como esa sonrisa que ilumina a todos.

    ¡Que nunca te falte la ilusión!

    Besotes
    Ana y Víctor

    1. Hola Ana y Víctor,

      Bonitas y certeras palabras las de Guido Rey; seguiré sazonando mis momentos con ilusión, pero, es cierto que este post ha surgido porque algo me inquieta, algo que soñé, de ahí partió la ilusión y, ahora, vivo pensando que estoy ilusionada con un sueño, quizás locura, que no sé si probaré, jajaja… Un tanto loca, pero solo en mi cabeza. Bueno, al menos, esa ilusión dio para este escrito que tanto he disfrutado.

      Un besin y gracias por estar siempre ahí.

      Raquel

  3. Que bonitas reflexiones Raquel. Veo que estas en un momento emocionante, estoy segura que vas a seguir adelante, pues claro que Si!!. La vida es eso, ir hacia donde te lleven tus sentimientos y tu instinto, las Géminis nos movemos por instinto, casi siempre acertamos y si no es así, lo tomamos como una experiencia negativa y a empezar de nuevo. Tu entusiasmo contagia y eso es estupendo. Te cuento, yo necesito una ilusión cada mañana para levantarme y sentir que siempre hay algo que hacer y algo nuevo que aprender, hoy llevo todo el día cocinando para sorprender a mis amigos con una cena está noche, mañana me busco algo nuevo, como por ejemplo ir al cine de verano en Cibeles, en definitiva, vivir con ilusión y amor cada día. Felicidades por tu gran legado de hoy. Un beso guapa!!

    1. Hola Ascen,

      Me alegra oírte, porque sé, que eres así, que vives así… Por cierto, ese cine de verano, tengo qué ir jejeje… Soy muy emocional, a veces demasiado, soy cabezota y cuando algo me ronda en la cabeza, me hace bailar, me inquieta y sí, algo emocionante es, pero no sé si podrá ser, ya se verá…. no pido mucho, es solo una ilusión.

      Si contagio en el buen sentido es un orgullo para mí, me provoca calma oír esto, me lanza una sonrisa.

      Un abrazo Ascen. Nos vemos pronto.

      Raquel

  4. Cierro los ojos, abro la boca y el pulso se acelera. No puedo estar equivocado, me gusta, me hace sentir vivo.
    Imposible de poseer más allá del momento.
    O QUIZÁS SÍ.
    Si se te acelera el pulso no puedes estar equivocada.

    1. Hola Francisco,

      Me has provocado una carcajada con tu comentario, jajaja… Sí, sí, se me acelera el pulso, tanto que salgo corriendo. Increíble. Será posible!!!!!

      Te contaré si estoy o no en lo cierto.

      Besos

  5. La mayor ilusión viene probablemente de la vida misma, si es plena; porque sin esa ilusión, la vida no es vida; además, la vida nos aporta ilusiones a diario: unas de afuera y otras de nosotros mismos.
    A Raquel es evidente que le llegan de su interior, de su imaginación; también a mí a veces. por otras me llegan de fuera: precisamente las que Raquel nos transmite con sus sinetesias.
    Gracias, Raquel

    1. Hola Gonzalo,

      Ayer te leí, tus bellas palabras, cuando iba en el metro “a una pizzeada de cocina paraguaya”; cuando te leo, que me sigas, me llena de gratitud… Alguien que admiro, alguien como tú… Es un lujo que seas mi seguidor.

      Gracias y un abrazo,

      Raquel

  6. Ay, cómo se nota que echas de menos tu aventura africana y a las amistades que allí hiciste…ahora que eso tiene fácil solución, otra escapada loca de esas para reconectar de nuevo con tus ilusiones, una semana de mochileo probando delicatessens cada día, un wooffing de un par de semanas en un lugar recóndito para conocer la cultura o gastronomía Islandesa (por poner un ejemplo : ) el horizonte de propuestas es infinito, como las cartas de los gastronomía bars ; p

    1. Mi querido amigo Paco, mochilero, aventurero, gran persona. Me conoces bien y ya ves… sí, anhelo esa desconexión, esa vida que Zimbabwe me regaló, ese no pensar en nada y estar abierta a tanta espontaneidad. Es un regalo, un gran legado el que te dejan estas vivencias. Pero quizás… el próximo destino sea ir por América Latina, lo tengo pendiente y, la verdad, estoy ansiosa por conocer Chile.

      No obstante, ahora anhelo algo que es más que viajar… Seguiré trabajando para que ese anhelo sea más comestible que etéreo.

      Un abrazo

      Raquel

  7. Querida Raquelilla, ¿ cómo te gustan las patatas? De todas las maneras posibles: fritas asadas, las gallegas y las más de 500 variedades del Perú. Igual me pasa con la ilusión, me encanta la palabra. Con todos los adjetivos que le has puesto. Aunque sólo duren un instante. Segundos. Mereció la pena. Aquella mirada que se transformó en ilusión. Y fue agua. Me recuerda aquella poesía de Bartolomé llorens” sólo un momento palpito a tu lado la luz de eternidad que nunca insiste”. Por eso no me llames iluso porque tenga una ilusión. Una pasión. Que es vivir.
    Un abrazote y nos veremos para que me cuentes que ranas te cantan en el estómago. Bienvenidas sean.
    Carmen

    1. Hola Carmen,

      Me encanta tu comentario, esa ilusión que fue agua. Quedamos pronto para un cafelito y te pongo al día. Gracias por tu lectura, por estar siempre ahí, de cerca, de lejos.

      Un abrazo

      Raquel

  8. Raquel, el cine te encantará como a mi, vamos este viernes , es en el Palacio de cristal, versión original y subtitulada en español, te dan unos Cascos, me extraña que tu no conozcas los veranos de la Villa, hay muchas actividades…musica, gastronomía, exposiciones. Entra en su página. Ya me cuentas. Un abrazo y hasta pronto.

    1. Hola Ascen,

      Gracias; sí conozco el cine y la oferta que hacen, pero no tuve el placer de ir “aún”. Me ausenté por años de la capital, ya conectando de nuevo.

      Un abrazo

      Raquel

Deja un comentario