20171027_214820

Sabrosura en Verso, Ebullición en Curso

Impactos, intuiciones, instantes que determinan y condimentan resultados. Dudamos con cierta frecuencia, barajamos distintas hipótesis ante las situaciones que se nos van presentando. Evidentemente, las personas indecisas tendrán más dificultad, necesitarán consultar y ser aconsejados/as. La incertidumbre es muy puñetera pero tiene un punto picante que mola ¿No te parece?

A santo de qué inicias el texto así, jajaja… Pues ni idea, hoy solo sé que saldré a bailar, hay planazo y estoy súper ilusionada con zamparlo a tope, con tacones y a lo loco. Eso sí, no sin antes dejar mis recomendaciones sinestésicas. Vamos allá.

 Consejos para Vivir al detalle “al son de los días”

Con o sin plan, sumérgete y fluye: aquí hay que tentar a las expectativas, estas pueden cambiar de matiz una experiencia al completo. Yo siempre digo “no recrees demasiado, ve y prueba”, aunque no es fácil y siempre tendemos a crearlas. Hacemos planes, que se darán o no; otros nos llegan improvisados ¡Cómo los sientas depende de ti! Esta reflexión viene de la odisea vivida el último finde de octubre -clavada en mi alma quedará-.

Tras un viernes –como es habitual- movidito de curro, más asuntos personales en la tarde, cae la noche, tú todavía sin pasar por casa desde las 8 de la mañana, te llega un whatsapp ¿Te apetece cenar conmigo? Tú “no sé, estoy agotada, qué hago…” leches, es un chico majo ¿Por qué no? A Fran, almeriense, le conocí el sábado anterior en el #EncuentroEntreAmigos de Recetags; nos sentamos juntos y la charla fluyó –yo que no hablo jeje…-. Tras ese vaivén de sí, no, no sé… Dije, venga sí, vente para Malasaña y nos tomamos un vinito. Entonces me acordé del Bar Navaja –que tenía fichado y pendiente- sería perfecto para la ocasión. Allí acabamos.

20171027_214823

Bar Navaja (C/ Valverde, 42): un local pequeñito, malasañero con toque de distinción y decoración cuidada a la par que desenfadada, proyecto de creación por Libia Veiga y Álex Álvarez, dos gallegos en Madrid con pasión por la restauración. La carta es breve, directa, a saco… vamos que te lo pone fácil “sin rodeos ni titubeos”, con preferencia por los platos fríos y mariscos dejando ver una fusión entre la cocina gallega y la peruana. No te vayas sin probar sus navajas nikkei y sus baos “el de cangrejo es mu salao, con sus patitas y todo, toda sabrosura”. Estoy segura de que cualquier platito es digno de bocado, aunque yo probé estas dos cositas por ahora.

20171027_220552
Baos con mucho mambo, de presa ibérica y de cangrejo 🙂 Muy ricos.

Además, descubrimos un vino que me encantó “de2”Mencía del Bierzo. Ahora, me entero que este vino es creado siguiendo las ilusiones de Ada Prada y Álvaro Vidal para elaborar un vino como una expresión de voluntad para establecer vínculos emocionales, con el fin de que se beba y se comparta fácil. Ya decía yo… que cayó que ni “pintao”. El ambiente en Navaja no se queda atrás, mola y mucho, distendido, variopinto y con un trato jovial y exquisito. ¡Anótalo en lista y ya me contarás!

20171027_220630

¿Qué pasó con Raquel y Fran? Que disfrutaron de una velada, intercambiaron historias y cada cual para su casa. Un plan improvisado que volvería a improvisar.

El sábado fue aún mejor… Convencí a 3 compis para ir a Funalita de Tal (C/ Regueros, 9), local de ambiente con música donde nunca estuve y que, por casualidad, había visto en el facebook de uno de los conocidos que sigo “había algo de poesía y música” –yo que estaba con ganas de hacer algo distinto, relajado, fuera de planes gastro…- me quedé con el cante y lo registré en mente. Estaba todo listo para ir y, literalmente, despertar de la siesta y comenzar con un malestar como pocos en mi vida… -lo sé, soy afortunada- gastronteritis aguda; acabé en el hospital con gotero hasta las 4 de la mañana. Toda una aventura, nunca me había montado en una ambulancia ni oído un concierto en el hospital: sí, para que lo sepas, a capela, un abuelito de unos 90 años, enfermo de alzheimer, no paró de cagarse en todo el mundo a gritos, a mi lado, durante 2 horas. Me daba penica, pero, al mismo tiempo, no podía evitar reírme de la noche tan surrealista que pasé, me decía a mí misma “vaya tela, tela, noche de concierto y sorpresas” ¡Soy un cuadro picasiano, ahora lo tengo claro! Y porque no te cuento más… ciertos matices desvelarían parte de mi intimidad que no me apetece un carajo desvelar, en parte porque son un sinsentido que he de dejar marchar.

¿Qué quería trasmitir? Que la vida es así, que tenemos que enganchar las cosas como vienen y que no debemos perder el tiempo ni perdernos en los laureles. Hasta aquí, mi plato del día, espero que lo hayas disfrutado y te haya desviado a la reflexión.

6 comments

  1. Muy bueno guapaaaa👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

  2. Gracias Patricia 🙂 Me alegra que te haya gustado.
    Pronto llegará Fina Catalina y tú formarás parte de la historia brujilla.
    Un abrazo.

    Raquel

  3. Claro Raquel, Hacemos planes, se cumplen o no. No siempre depende de nosotros. Pero no tenemos que perder la ilusión de la vida. Besitos

    1. Hola Lara; sin ilusión nada tiene emoción. A ver si te veo maja.
      Besitos

  4. Cómo q acabaste en el hospital?? Pobre!!! A mí me pasa lo mismo muchas veces, me pasó hace poco con una receta nueva de croissant que lo único que me dejó fue un morrocotudo dolor de espalda, aunque algo aprendí… Y me está pasando ahora, con materiales jubilados a los q estoy dando una second life en unas estrellas de Navidad… Mua y q te repongas!! 😗😝

    1. Maja… acabé en el hospital porque mi compi se asustó con mi blanco nuclear… De ser por mí, me hubiera quedado en casa. Una noche surrealista donde las haya, para enmarcarla vamos, jaja… Al día siguiente ya estaba más o menos bien. Gracias por seguirme la pista.
      Un abrazo. Raquel

Deja un comentario