Parchís Sinestésico ¡El rol de jugar con éxito!

Hola, me llamo Raquel ¿Puedo acoplarme? A veces es tan fácil, a veces tan difícil. Supongo que alguna vez has estado solo/a en un sitio, anhelando compañía, si no, seguro que has tenido la duda de dar ese primer paso, lanzar la pregunta. ¿Eres de los que se lanza o de los que se acobija?

Te contaré un secreto antes de la partida del día. Yo era de las que se acobijaba, sentada en primera línea de clase, roja como un tomate al salir al frente, pero, queriendo salir, dar el paso. Lo he contado varias veces “compré un billete sin pensarlo dos veces y ese click hizo girar mi ruleta con otros aires, otros puntos de mira”. Salí entonces de la cueva, empecé a pillar las oportunidades a tiempo, a no andarme con rodeos, mareos de cabeza que no llevan a ninguna parte. ¿Por qué este goteo inicial? Sencillo. Los tres últimos findes que he pasado “geniales” son dados gracias a este cambio de línea. Los resumiré –hoy, 2, para que no me digas pesada-, con sus pases principales, con la única intención de que entres en alguna ocasión o los recrees a tu modo, con quien quieras y donde quieras.

Un Domingo “burbuja”, volátil y contundente -21 de enero-

El punto de partida, provocar un encuentro, es decir, día y fecha. La ruta comenzó en LA SALA EQUIS (C/ Duque de Alba, 4) – el antiguo Cine Alba reinventado en un lugar de encuentro que aúna cultura y ocio-. Estuvimos tomando un vino al son de jazz “vintage”, música tradicional de Nueva Orleans de los años 20 y 30, por la banda madrileña Madrid Hot Jazz Band. Entre historias de las protagonistas, Macarena, Adriana, Gema y la que teclea, se pasó el tiempo volando; se hizo tarde para el almuerzo y la mejor opción era Yatay Market (C/ Doctor Cortezo, 10) a 5 minutos andando.

Yatay Market, Mercado de comida asiática callejera

Había oído hablar del sitio, me creé unas expectativas altas por las opiniones oídas, leídas y, personalmente, está bien, pero no me sorprendió nada. Un mercado más, a la moda, con una oferta gastronómica aceptable sin más. Mola el rollo como experiencia distinta y con opción abierta “cada uno, en función de apetencias, puede optar por el puesto que quiera y probar lo que más le apetezca”.

20180121_154917

Me decanté por la comida vietnamita, en Smok Smok, probé las Drangon Balls on Fire, albóndigas de carne con arroz y salsa barbacoa. Me gustaron pero sin “pretensiones” ni ese uhm uhm. Quizás debí pedir uno de sus bocatas. De allí, Macarena, César –nuevo acoplado- y yo nos fuimos a la Terraza del Gourmet Experiencie (Plaza de Callao, 2) a tomar un cafelito con unas vistas increíbles.

Acabé con César en el Teatro Guindalera, donde disfrutamos de la obra “Política Sentimental”, de Javier Villán, dirigida por David Loaysa y protagonizada por los actores Sabela Hermida y Germán Torres. Me gustó mucho este encuentro necesario entre María Casares y Albert Camus, novelista-ensayista francés (1913-1960), me invitó a pensar, a reflexionar… Te percatas de cómo, aunque todo va muy rápido, los sentimientos, las sensaciones, son fieles, perduran, se repiten aunque el escenario se disperse y roten los autores.  No conocía este teatro y, sin duda, te invito a que le sigas la pista y participes en algunas de sus actividades. Es un espacio pequeño, íntimo, estás como en casa y, tras las actuaciones, la charla acompañada de un licor de guindas espera en su barra, entre actores y su público. Tienen una oferta muy atractiva, música, poesía y vino, obras, exposiciones… a un precio simbólico, apto para todos. Sigo mi historia que me lío jajaja… Charlamos un poquito con Sabela, gallega y amiga de César, y fin del acto dominguero. Casita y manta.

20180121_170040

A todo esto, a Macarena y a Adriana las conocí por un “estoy sola, puedo acoplarme”… ¿Me entiendes ahora? A César, de casualidad, una llamada frente a su vino Cunqueiro que ha ido dando fructuosos encuentros. Esto es abrirse al mundo, salir de la caja de muñecas y bailar al son de la magia que te ofrece la vida.

Domingo “cálido, sin gluten, entre amigos” -28 de enero-

20180128_131515

La alfombra de Aladino hizo en parte que surgiera este desayuno con Ana y Víctor, del Blog Caminar sin Gluten. Desde hace mucho que mis compis me habían dicho de llevarme a la Celiacoteca de Alcalá de Henares y, pues eso, el tiempo pasa y “ahí, entre los pendientes”. Me fijé en una alfombra muy mona para el pasillo y había que recogerla en Alcalá. Me acordé de la proposición y pregunté si les apetecía desayunar allí el domingo –de paso, nos traíamos la alfombrita-. Al final, la alfombra no encajaba y La Celiacoteca aterrizó en Madrid hace meses, así que, el plan torno a “Desayuno en La Celiacoteca” de Madrid (C/ Eraso, 3). Sigue quedando pendiente la de Alcalá, llegará.

Asombrada me quedé con este obrador, todo sin gluten, bollería clásica, tartas, empanadas, distintos panes. Elaboraciones de calidad, exquisita presentación “estuve un rato largo observando el mostrador, todo me apetecía, se veía delicioso”, jejeje… Al final, opté por el donut de chocolate y ole que olé, muy rico, esponjoso y con intenso sabor a chocolate negro.

20180128_101245

No soy celiaca “que yo sepa”, soy donutera, y me encantó. Además, el local es espacioso, con mucha luz, acogedor, ideal para desayunar o merendar; el obrador a la vista es algo que me gusta mucho, por la transparencia que brindan en el proceso de elaboración, la confianza.

Mención también al café ¡Sí, uno de los mejores que me he tomado en Madrid! Y, cómo no, a la atención, profesional, cercana y amable del Equipo.

¡Qué decir! Desayunar con mis amigos, Ana y Víctor, fue un honor: los encuentros con ellos siempre lo son, buena gente, que inspira, con los que aprendes, los que están ahí siempre que los necesitas. Me creé buenas expectativas de este sitio y fueron más que cubiertas, más aún, tras conocer a Helena Buendía, propietaria y gerente de ambos locales. Helena, una mujer que derrocha pasión por lo que hace y se nota de primeras. Casualidad de la vida que ambas estudiamos en la Escuela de Hostelería Fuenllana ¡Qué bueno!

20180128_101207

Me llamó la atención que tienen una máquina de cambio para el dinero, como dijo Helena, aquí la seguridad alimentaria prima en todos los sentidos –ya se nota, ya-. Honestamente, creo que cualquier persona, celiaca o no, premiará el buen hacer del Equipo de la Celiacoteca y, además, se convertirá en celiacoteco/a enganchado. No pasarás solo una vez, eso seguro, jajaja…

Días más tarde, probé las palmeritas, solas y con chocolate, ambas riquísimas, y el pan también. Aún tengo, las seguiré disfrutando con la calma que merecen y a su tiempo.

Solo puedo decir, gracias por estas experiencias, por formar parte de ellas a quienes las hacéis posibles. De esto se trata, de sumar vivencias, guardar las buenas y quemar las no tan buenas.

Uy, creo que me enrollé más de la cuenta, moví muchas fichas; y tú ¿Cómo las mueves? ¿Ya estás jugando? Di “sí” y disfruta de la partida.

6 comments

  1. Da gusto leerte, ya que pones toda la calidad de tu persona en cada una de las palabras que empleas, y el cariño que transmites.

    Siempre es un lujo mover ficha junto a ti, y disfrutar de esos buenos momentos vividos.

    Alcalá de Henares esta pendiente, pero no tardaremos mucho en caminar juntos y disfrutar en La Celiacoteca.

    Besotes

    Ana y Víctor

    1. Ana y Víctor; qué bien que os guste leerme, siempre os lo digo jejeje… Yo solo cuento de dentro a fuera, sale solico. Seguiremos compartiendo vivencias.

      Un abrazo

  2. Hola super, por que eres super te lo digo yo….
    me encantan tus artículos, trasmiten tanto que a medida que vas leyendo vas visitando de un manera real la historia que vas contando.
    No dejes de transmitir también esas historias cotidianas que tanto nos gustan…

    Nos vemos pronto, me encanta compartir futuras historias contigo….

    1. Ay César, mil gracias. Ya estás siendo protagonista de muchas historias; seguiremos jugando y, ya sabes, siempre que puedo “muevo ficha contigo”.

      PD: De película, de una llamada todo lo que ha ido saliendo eh!!! Por eso, por la forma de ver, de mover.

      Un abrazo. Raquel

  3. Te veo como en una película cuando te leo!! Almodóvar te acoplaría un guión seguro !!😘

    1. Ay Ángela ¿Sí? quizás porque yo misma mientras “lo cuento” me recreo una película, jeje…
      Muchas gracias por leerme “a pesar del poco tiempo que tienes, me consta”.

      Besos

Deja un comentario