Alimentaria & Hostelco 2018, BCN, MAsterD BCN

Píldoras de Placer, entre la Euforia y la Calma

La excitación, el dinamismo se equilibran con el relax, el reposo, una balanza que sube y baja, en ocasiones, el equilibrio. Juntas son sin duda la cápsula motor de la vida. Mi último finde, en Barcelona, tomó la píldora con los dos extremos llevados al límite, o casi, jajaja…

Antes de comenzar, aviso que solo descubrirás el reflejo de las vivencias, condensado, muchas cosas vividas para ser contadas en un solo post, resumiré y, la parte final del viaje, te la contaré con detalle la próxima semana.

De Paso en Villafranca del Penedés

Desde pequeña, Barcelona siempre me tentaba, solía visitar la ciudad cuando viajaba a Villafranca del Penedés, donde residen mis tías, Poli y Pepa, desde que emigraron con 13 y 14 años. Algún verano que otro y un par de Navidades las pasé por allí; siempre marchaba con buen sabor de boca. Será por eso que, cada vez que puedo, vuelvo. Sigo marchando con la misma sensación: cuando a una la tratan con cariño no hay tutía, el postgusto de plenitud y melancolía está servido ¡Siempre se hace corto!

Pasé en la localidad apenas 2 días, de relax, sin prisas, sin planes. Llegué el sábado al mediodía y me recibieron con una rica paella, buenísima. Me senté y, sin querer, me quedé frita… No mucho, porque teníamos cita para hacernos la manicura a las 16.30 hrs –soy un desastre con estas cosas, pero me estoy proponiendo poner más de mi parte; me las suelo pintar yo y lo hago fatal, jaja-. Mientras estábamos allí, oigo hablar sobre un nuevo café con tartas caseras y no pude evitar preguntar dónde estaba.

Kiwi Coffee & Co (Carrer la Parellada, 54) se llamaba. Salimos todas listas con uñas molonas y me dicen mis titas “te vamos a llevar a un sitio nuevo que queremos probar y nunca hay hueco, es muy pequeño” ¿Sabes qué? Era el mismo, qué casualidad. Además, tuvimos suerte, la mesa al fondo nos esperaba. El local tiene mucho encanto, decoración mimetizada entorno al mundo del café, con mapa de los distintos orígenes, cocina-bar vista, con ese estilo entre bar-tienda muy apto para el servicio take away.

Kiwi Coffee & Co, café vilafranca del Penedés, Sinestesia Gastronómica

Pepa y Poli pidieron un chocolate caliente, hacía un día frío y apetecía, –no estaba muy caliente, no convenció mucho-; yo opté por un capuchino, me gustó, pero me lo pusieron templado, muy en línea de los que suelo tomar en los sitios modernos de Madrid, bonito, pero… Tienen una gran variedad de cafés, así que, honestamente, para una valoración acertada, tendría que volver varias veces; la calidad, eso sí, es muy buena, se nota, se huele. Destacó la tarta Red Velvet que pedimos, impresionante; tienen 3 o 4 variedades de tartas, con pintaca que crea expectativas que no defraudan. Son elaboradas en Cellarium, una pastelería de la zona.

Kiwi Coffee & Co, Café Villafranca del Penedés, Tartas Cellarium, Red Velvet Cake

El domingo nos saludó con un sol radiante, grata temperatura y, para mi fortuna, Calçotada. Los calçots se me estaban resistiendo; ganas tremendas de probarlos y la ocasión que no llegaba. Era el momento, por primera vez iba a probarlos y en la zona donde son típicos, elaborados como la tradición manda. Es todo un arte, hechos en la barbacoa con sarmientos de pura cepa; mi tío los envuelve en hojas de periódicos y deja que se terminen envueltos fuera del fuego. Los disfruté con la Salsa Romesco, mahonesa casera, carne de cordero, panceta, butifarra y salchichas, todo a la brasa. El vino que acompañó fue Tormenta, tinto chileno Cabernet Sauvignon Reserva 2015, de Bodegas Torres.

Calçotada BCN, Sinestesia Gastronímica

Por la tarde, fuimos a tomar café al casino, en la rambla de la city; se sumó Fina Soler, a quien conocí hace años, al menos 8, en un evento en el restaurante Pedro Larumbe, cuando ella trabajaba para Bodegas Torres y yo para CPC Cooking Ideas. Hemos estado conectadas gracias a las redes y, por fin, el reencuentro, un placer volver a vernos; casualidad de que viviera a 5 minutos de Villafranca.

Dos días relajados, en familia: me sentaba, me dormía, el relax me embaucó y yo me perdí con él.

Alimentaria & Hostelco, un monstruo de profesionalidad e interacción

Cafés el tostadero, Cuatro Deseos, CAfé Zaragoza, Alimentaria 2018, sinestesia gastronómica
Nueva línea de Cafés El Tostadero para alta restauración “Cuatro Deseos, un café para cada Estación”

No voy a contar ni toda la jornada ni todas las paradas, el tecleo se alargaría y no es mi intención enumerar productos, voy a generalizar. Este año, ha sido la primera edición de Alimentaria & Hostelco como plataforma conjunta en la Fira de Barcelona, convirtiéndose así en uno de los encuentros más importantes a nivel internacional para la Alimentación y la Hostelería.

Quique Dacosta Alimentaria 2018, Cuchillos Arcos, Sinestesia GAstronómica
Quique Dacosta, Chef de Altura donde los haya, se ganó al público con el producto y con su simpatía

Según el primer balance, todo un éxito, 150.000 visitantes y 4.500 expositores se han dado cita en el evento. Visité la feria el lunes, con Hugo López, cocinero profesional y compañero en la Escuela de Hostelería y Turismo MasterD, María del Carmen, coordinadora del Área en Masterd BCN y los alumnos.

20180416_120614
Ajo Negro, una joya saludable, peculiar y digna de cata. Tentador

No se puede ver todo en un día, pero hicimos un amplio recorrido y mucho networking; sin duda, esta feria es un gigante y, ahora, con Hostelco,  un monstruo en el mejor de los sentidos ¿Qué no hay allí? Visita obligada para todos los profesionales del sector.

Jamón Ibérico de Cordero, Grupo Pastores, alimentaria 2018, sinestesia gastronómica
Jamón de Agnei Ibérico “de cordero”, nuevo producto del Grupo Pastores para el mercado internacional

Tras la feria, estaba previsto ir a cenar. Pasé un momento por el hotel para hacer el checking, ah… ¿No te conté? Partí de Villafranca a las 7 am, llegué al hotel en deportivas, con pintas y tachin tachan… Sí, la habitación no la tenía hasta las 12 hrs -qué tonta, no caí en eso…- mareee… Me cambié en la consigna y me maqueé en el baño público. Los días que empiezan raros avecinan tormenta jaja…

Dejé todo y lista para cenar; en un principio venía mi prima Cris, mi amigo Víctor y sus amigos. Al final, cené sola con Víctor. Quedamos en el Bar Bágoa (Plaça del Dr. Letamendi, 24), un bar de esos de toda la vida, con papeles en el suelo, murmullo, me reflipan estos sitios tan auténticos. Hicimos tiempo, Víctor había reservado mesa a las 21.30 hrs en Alba Granados (Carrer d’Enric Granados, 34).

Alba Granados, fusión entre la cordura y la locura

Conocí a mi acompañante, Víctor García Vilar, cocinero y propietario del Restaurante Plata Bistró, en el 2008, cuando ambos hacíamos un stage en el Restaurante Arzak. De forma improvisada y por las ganas del destino, nos hemos vuelto a ver un par de veces. No llevaba expectativas, solo deseaba pasarlo bien y desconectar tras una larga jornada; pero, si un cocinero elige sitio… el disfrute está casi garantizado.

Grata charla en cinco pases a la orden de Víctor Lema

Un espacio que te encandila de primeras, buen ambiente con una decoración vistosa, barra de pinchos y mesas altas que conducen a una sala principal con cocina vista al fondo; espectáculo al ritmo de los camareros y los cocineros, luz tenue que ameniza cualquier velada.

El menú, de escándalo, lo marcho en imágenes con títulos informativos ¡Allá vamos!

Colmenillas con Foie, Víctor Lema, Alba Granados, Sinestesia Gastronómica
Colmenillas con Foie, sabroso deleite que incita al moja moja con pan, con lentitud
Guisantes del Maresme con tripas de bacalao, Alba Granados, Victor Lema, Sinestesia Gastronómica
Guisantes del Maresme con Tripas de Bacalao y Trufa; flechazo de presentación que acaba enamorando en boca
Cochinillo en Alba Granados, Víctor Lema, Restaurantes BCN
¿Qué decir de este bombón de cochinillo? Te conquista, con su crack de textura y su melosidad bien conjugada
Tartar de Buey por Victor Lema, Alba Granados, sinestesia Gastronómica
Tartar de Buey cortado a cuchillo con una crema que no recuerdo pero me reflipó, vibrante
Canelón Rústido de pollo, Alba Granados, Víctor Lema
Canelón Rústido de Pollo y Setas, el remate para bailar, broche meloso y sabroso para terminar un menú de 10

He de decir que pedimos 2 platos para compartir con intención de ir ordenando según apetencias; fueron llegando estas suculencias: probar, flipar y dar fin a todo. Estuvimos charlando con Víctor Lema, jefe de cocina, y le di la enhorabuena por el trabajo que realizan en Alba Granados; sin duda, si pasas por Barcelona, anota este sitio y ya me contarás. Palpas la calidad con un juego perfecto de sabores que ejecutan una cocina de mercado con tintes contemporáneos y apuestas sorprendentes.

Después tomamos una copa en la parte de arriba “La Bala Cocktail Bar”, pasada de sitio, te vuelves a los años 50, te dejas llevar y puede que hasta la líes, jaja… Llegó más gente del gremio, cocineros amigos de Víctor, de Francia, de Galicia… Con el Gallego me topé en San Sebastián –hablando hablado, caímos en ello, éramos nosotros…- y hasta teníamos un amigo en común, Ferrán Feu. Siempre lo digo “el Mundo es un pañuelo”. De aquí, partimos a Sutton Barcelona  (C/ Tuset 13), nominado como uno de los clubs más exclusivos por “The World’s Finest Clubs”: unos bailes y poco más. El martes rondaba en la cabeza y Sinestesia no quiso confundirse; no se dejó embaucar por los aromas nocturnos, regresó al hotel, volvió a ser Raquel Contador.

¿Qué? Diras… El mensaje final ¿Cómo lo concluyes? La grata compañía, el buen rollo, el punto de locura, lo diálogos entre chefs con sus variados perfiles afines a la Buena Mesa; me encuentro en mi salsa entre estos artistas. Espero seguir siendo Sinestesia, jugar con el sexto sentido, perderme en las aventuras improvisadas y dejar que Raquel Contador deje tregua al descontrol, juegue al parchís y ría al recordar el punto en el que dejó de recordar. Amén.

2 comments

  1. No te veo jugando al Parchís.
    Si no es sinestecia en Barcelona o cualquier parate con buena comida y la buena compañía.
    Y esa calćotada me tienta cada ves más. Yo que los vendo aún no he tenido la dicha de probarlos como es debido y con el buen vino que te as tomado.
    Buena vida, buena sinestecia Raquel Contador.

  2. ¡Lo que da de sí 4 días! Un placer reencontrarte para tomarnos un café en Vilafranca. ¡Un beso!

Deja un comentario