20180404_201626

Sinestesias 2.0, entre el Postureo y el Misterio

La vida, ella solita, se encarga de mantenernos bien ocupaditos. Aunque a veces sientes que todo parece volver a la normalidad, esa “cierta estabilidad” que buscamos, los imprevistos vienen sin llamar a la puerta y se sienten invitados a joderte un poquito, a darte algún que otro rum rum, serán joiosss. El caso es que entre los invitados “by the face” y las nuevas ventanas de las experiencias, la reflexión es buena píldora para calmar calentones.

Ya sabes, entre aromas, sabores y demás, siempre suelo dejar algunas notas de emoción; pues bien, sabemos que hoy todo ha cambiado, es viral, es virtual, pero da igual, al final, por mucho postureo de aquí y de allá, es lo real lo que permanece, lo que vives y este cambio 2.0 te hace disfrutar de una vida en 3D ¡Tú decides si traspasas o no la pantalla, con o sin gafas!

Tras este vaivén conmigo misma, paso a contaros mis últimas aventuras.

Antes que nada, diré que intentaré condesar las vivencias, con el fin de su fácil digestión, en 3 líneas de base: recreada, improvisada y memorable.

Recreada; es casi inevitable que no esté en todos los movimientos que hacemos ¿Por qué? Siempre, queramos o no, nos recreamos los hechos antes de hacerlos, esas llamadas expectativas son parte de su goteo. Mi reciente “vuelta a casa” por Pascua, fue mucho mejor de lo que hubiera pensado; no pensaba salir de fiesta, salí, no pensaba bailar subida en andamios, bailé. Sorprendida con las nuevas recetas que mi madre hace gracias a los vídeos de Youtube: el lomo con ciruelas no lo olvido, de hecho, aún tengo en el congelador, jaja… Ese tupper de ofi, ñam ñam

20180330_150908
Lomo de Cerdo con Salsa de Ciruelas-Cerveza Negra, acompañado de arroz con ajo y comino.

Grata cena familiar en uno de los restaurantes del pueblo “Restaurante Las Mayas“; todo muy bueno, apetitosas presentaciones, calidad y a precios bastante asequibles. Eso sí, el servicio es al estilo barcarroteño, oye, gusta eh, es como estar en casa con unos colegas. Va a otro ritmo, es otra historia.

20180331_222621
Ensalada de Langostinos, con mahonesa de mostaza y miel, sencilla, abundante, para repetir.

Tomamos croquetas, ensalada de ahumados y de langostinos, atún con pipirrana de aguacates, merluza a la marinera y secreto a la plancha. Platos bastante grandes, mejor compartir y cenar a modo de tapeo. Esta línea donde las expectativas se superan con creces, incluye las otras dos, da paso a la improvisación y al recuerdo.

20180331_224611
Atún a la Plancha, con salsa de aguacate, tomate y vinagreta de soja y su propio jugo.

La Improvisada; por motivos laborales, viajé esta semana al Sur, a Jerez de la Frontera y a Sevilla. En la ciudad gaditana, visité el Universo Santi como estaba previsto. Volví a ver a José Antonio Barragán, un gran profesional de la sala, sumiller, auténtico y  con una personalidad peculiar –aunque aún no tuve la oportunidad de conocerle más, es lo que intuyo- que dirige este proyecto junto a un gran Equipo. Conocí también a Ángeles Muñoz Hornillo, cocinera, una crack, curranta a todo dar y muy buena impartiendo clases. Ambos viven su profesión con pasión, se huele, se nota y se siente al verlos en acción. Tras el taller de cocina con los alumnos de MasterD Jerez, Vladimir Carbonell y yo emprendimos camino para cenar.

20180404_165959
Filosofía de vida, de trabajo, calidad de vida desde la gastronomía gracias al Equipo del Universo Santi.

Dimos una vueltilla cerca del Hotel Jerez donde nos hospedamos y, tras un poco de callejeo, entramos en la Tasca. (C/ Paraíso, 4). Una sonrisa y una copa de fino nos llevan a la mesa; ole ahí -me dije a mí misma-, estos pequeños detalles… Ya te sientas de otra manera, contenta con el trato recibido. Ya acomodados, lanzo la cuestión que siempre me acompaña ¿Qué nos recomiendas? Fuera de carta, Atún Mechado con Mahonesa. Lo pedimos, junto con las huevas de merluza y la tapa de cola de rabo de toro. No me enrollo, solo digo que me fui feliz. Un jueves muy majo y productivo, sí señor.

20180404_211859
Atún Mechado con Mahonesa Casera y AOVE de Jerez; no hay pega que valga, exquisito.

El viernes partimos a Sevilla, no sin antes, desayunar en “Desayunos Jerez” justo al lado de la Estación. Tostadas básicas, pero muy buenas y a un precio de 2×1 si lo comparas con los desayunos en Madrid. Me encantan estos bares de siempre, dan al momento autenticidad y eso no se “come” en todos los sitios.

La primera parada fue en Mimo Food Sevilla, tienda gourmet ubicada en la recepción del Hotel Alfonso XIII “pasada de hotelazo, otro mundo”. Allí, nos esperaban Ángela y Javier, quienes nos explicaron el concepto Mimo; más que un espacio, es la puerta a todo un plan de acciones para foodies y curiosos en la ciudad de Sevilla, desde, catas, clases de cocina a tours entre danza, gastronomía y cultura. Está orientado mayormente a los turistas que quieren vivir experiencias de excelencia, con mimo, con el lujo del detalle de principio a fin.

20180405_114944
Productos Delicatessen de España, obsequios que premian al momento e invitan al disfrute.

Esto fue posible a Nerea de Coca, con quien ando vinculada desde que estuve en Zimbabwe: me vine yo, se fue ella, la red y las casualidades nos pusieron en contacto. Años más tarde, no conocimos en Sevilla y, ahora, ella trabaja en algo relacionado con mi mundo, cosas de la vida. Muy guay eh, pues sí, pero a ella no pude verla ese día “todo no puede ser perfecto” ¡A la próxima! En Mimo, hay virguerías selectas, pero, si algo me llamó la atención fueron las “Orejitas de Abad”, snack dulce que elaboran artesanalmente las mujeres de Coria del Río, son como si te comieras un mini pestiño, un caprichito muy apto para acompañar, entre otras cosas, un Gin Tonic.

Tras la jornada laboral, hicimos parada, nuevamente, sin pensar, en TradEvo; nos sentamos en la terracita, para disfrutar del buen tiempo y contagiarnos del ambiente, ese gentío en la ciudad, ese color especial –alucinando con toda la peña que había, todo lleno-. La chica nos recomendó sushi –no me apetecía, pero dijo que era distinto- ¡Venga el sushi! Junto con el calamar relleno.

20180405_150439
Espectacular este sushi, para disfrutar pausadamente, mojando en la vinagreta de soja-jengibre, pura vibración.

Atención excelente y óptima oferta gastronómica; sorprendida con los platos me quedé. Atractiva y cuidada presentación, combinaciones originales y, al probarlo, “pa flipar”. El sushi es tipo niguiri pero frito, con corvina y una salsa relucinante de soja, jengibre, yuzu y AOVE –me lo comí con mucha calma, no quería terminarlo-. El calamar no nos dejó indiferentes tampoco, perfecto en boca, nada sobraba, nada faltaba, bueno sí, más pan para aniquilar la salsa.

20180405_152811
Calamar relleno de Arroz, con manzana caramelizada, su tinta y alcachofas.

Aquí no hubo apenas expectativas y volví con un regalo memorable, agradecida ante las cosas bien hechas y contenta con los nuevos descubrimientos.

Memorables: lo memorable es todo lo que te cala, aquello que destaca “en el buen sentido”, lo malo, al final, se lima con el tiempo. Muchos momentos hoy son días memorables gracias a que se inician con un click, séase mensajes de whatsapp, Instagram, Facebook o cualquier otra conexión del mundo virtual. De todo esto, tenemos que aprender el manejo efectivo y lo mejor es siempre hacerlo real: probar eso que nos llamó la atención, conocer a personas con gustos afines, etc, porque solo así, el postureo de la pantalla puede brindar su realidad “lo suyo es que la apariencia no difiera mucho de la realidad”. Esto no solo es cuestión de foodies, hoy hasta las bodas se inician con un click, qué cosas, jaja… Seguro que es genial para quien lo pruebe y llene su mundo de felicidad compenetrada, pero, de momento, yo sigo a mí rollo, pensando en las casualidades, sin enredar en estos cupidos virtuales, dejando que el destino haga su parte, yo le haré un guiño con mucho gusto.

Tras esta tajada de fusión entre los avances, la tradición y la reflexión, zanjo el tecleo ¿Dónde te sitúas tú?

Deja un comentario