El Tapeo y Su Gozadera ¡Historias en pequeñas dosis!

Vuelve a ser domingo ¡Despierta Sinestesia! No has dormido muy allá, pero… La siesta te consolará, yuhuhu…

Hoy, el amanecer fue distinto en el patio de vecinos, mi cuarto da hacia este y suelo dejar la ventana abierta, incluso en invierno. No se oía cacharreo ni olor a café y tostadas, el ascensor también gozaba en su silencio; debo ser de las pocas que sigue en el bloque aún, jajaja… Lo estoy disfrutando de lo lindo.

Me quedan 4 días para seguir en esta línea de tranquilidad absoluta en todas partes; una tajada solo apta en agosto en pleno centro de Madrid. El gimnasio es otro que ha bajado su ocupación a lo bestia; ayer, en baile, éramos cinco pelagatas, como clases particulares ¡Qué lujo! Normalmente, buscamos hueco para danzar del aforo que hay.

Me he mimetizado con esta atmósfera y, aunque me quedan días para vacaciones, cerré mi vida social desde ayer; si sale plan, de aquí hasta mi ida “nos veremos a la vuelta”. Me encanta hacer estos “reseteos” de vez en cuando, más que necesarios.

Pero buenoooo… Si mi propósito es contarte algunas de mis últimas salidas “gastro”; no sé cómo lo hago, es innato, me gusta ponerte en situación, imagino que llegamos a una mesa, empezamos a tomar café y te cuento cómo empecé el día, qué sensaciones tengo y me lío sola. Tras este guiño, resumiré mis últimas andanzas  con distintos protagonistas entre tapas, cócteles y charleta.

Leka Leka ¡Anota, anota!

Los sábados suele ser habitual que salga a tapear por ahí, intentando marchar noches variopintas y, si pilla algo de música en directo, aún mejor. Pasé un sábado (antes de mi viaje a Brasil) por este bar en la Latina (C/ San Bruno, 3), gracias a mi amigo Antonio que lo tenía registrado. El espacio es abierto al buen rollo, entre música, tragos y comida con una decoración peculiar, vintage, muy cuidada, que recrea un ambiente acogedor con un escenario para artistas de diversa índole. Primer punto de asentamiento, con la barra y algunas mesitas; un segundo “estilo salón con el acústico” ideal para veladas especiales.

Nos quedamos en el primero, en el balcón frente a la calle. La carta es bastante sugerente, escueta y acertada, con especializadas venezolanas y españolas. Pedimos los tostones –plátano macho frito- con guacamole y pollo/con carne y queso –realmente exquisitos- y el humus –muy bueno también, aunque hubiera mejorado con otro tipo de pan, más crujiente o tostado, pita o selección de chips-.

Sin duda, tuvimos una buena experiencia “tranquila, pausada”; volveré para ver la versión del invierno, con un plus de arte y más ambiente. Por cierto, muy acorde el nombre “leka, leka”, rico rico en Alemán o, en Sueco, “Jugar, jugar”;  este bar aúna ambas acepciones, se saborea y se juega. También puedes visitarles en su nuevo local, de reciente apertura, en Ópera (C/ de Santiago, 1).

Inclán Brutal Bar, reflejos cóncavos y convexos de la realidad culinaria actual

El pasado sábado se estaba cocinando otro encuentro, con Lourdes, mi amigui del pueblo que tras sus aventuras en Honduras estaba de vuelta en la capital. De mi lista de pendientes y de los abiertos en agosto, me pareció ideal Inclán Brutal Bar, pegaba con el estilo de Lur, pensé que encajaría; reservé mesa en el único turno que quedaba, las 23.10 hrs. Al final, fue buena hora, hacía un calor tremendo aquella noche.

El local es un guiño constante al dramaturgo que le da nombre, Ramón  María del Valle Inclán, y no solo porque esté en el callejón del Gato “mencionado por doquier en su obra Luces de Bohemia, con aquellos sus espejos, causa del Esperpento”. Un bar opuesto a los que hay por la zona, sorprende su rollo en medio de bares de siempre, llenos de turistas. Nada más entrar y te vuelves en una realidad brutalmente encantadora, dinamismo, ambiente neoyorkino salpicado de notas “valleinclanas”, de su espíritu innovador, visionario de la realidad.

Las dos protagonistas de la noche, Raquel y Lourdes, se metieron de lleno en su papel y se dejaron embaucar por la magia convexa de la ficción a la acción. Pasó de todo, pero tendrás que añadirle imaginación eh… es muy largo, jajaja. Resumo.

Nos sentamos, entra un grupo de chicos, se sientan en la mesa pareja, viene uno, dice “Chicas, buenas noches, soy el responsable de estos tíos pesados; si os molestan, no dudéis en avisarme”. What??? Nosotras ¿Esto forma parte del espectáculo? Al final, quedó libre otra mesita y nos cambiamos, porque no podíamos conversar tranquilas “los chavales estaban de despedida de soltero, de ahí, el barullo”.

Pedimos el bacalao confitado con salsa de coco, curry y olivas negras (8€), el Bavette de ternera aromatizado con romero y verduritas a la parilla (7€) y el Bao “brutal” (3€). Nos gustó todo, todo.

Me encanta su concepto, una propuesta a modo de escenas del menú a la mesa, que implica creatividad y personalidad con una muestra de tapas, súper tapas y principales versionando la gastronomía actual, ofreciendo su visión que se presenta a modo de platos de alta cocina con un toque canalla entre trampantojos y recreaciones molonas al momento del servicio.

Definitivamente, os invito a pillar butaca en Inclán Brutal Bar. Además, puedes ir tanto para tomar algo en barra, como para cenar más pausado o tomar un cóctel. No me olvido de comentar uno de los puntos fuertes, el resto de personajes, los camareros/a, qué chicos más majos, más atentos, la sonrisa les caracteriza y dan un ritmo muy brutal a la historia que te vas a llevar si les visitas.

Al llegar la cuenta, no crees que hayas cenado por 12.50 € con vino incluido y dos cestos de pan. Tienen otro local similar en papeo, con distinta escena, a 2 pasos de este, Taberna Rosi La Loca (C/ de Cádiz, 4).

Seguimos la noche buscando un sitio para tomar una copa y bailar, oh oh, destinos cerrados por vacaciones.

Acabamos en Pointer, restaurante que se transforma en bar a media noche al lado de la Plaza de Colón. Nos tomamos un gin tonic, cerramos el bar, se nos acercaron unos chavales, intercambiamos 4 frases, paseamos por la Castellana, nos hablan otros chavales del Sur y, no sabemos cómo, entramos en un casino, con las mismas nos salimos, jajaja… Dijimos, vaya noche, venga pa casa… Así, aparecen dos portugueses que nos hablan, charlamos y, por fin, Lourdes al taxi, yo, a patas, ambas rumbo a sus hogares. Noches temáticas al compás del esperpento, abiertas al no plan, efusivas de risa y una pizca de locura controlada.

Cócteles de escándalo en Lakama Café (C/ Augusto Figueroa, 17), tras Leka Leka fue el climax de la noche

Eh ¿Y la conclusión? Pues no es otra que dar las gracias a las personas que hacéis posibles estas sinestesias, por estar ahí, por compartir estos momentos, tanto a los que saborean conmigo como a los que marcan el menú, te lo sirven y te lo plantan con una sonrisa ¡Buen verano y nos vemos a la vuelta!

5 comments

  1. Me ha encantado Rsquelilllaaaa!!!! Que desanses muuuucho estos días, nos quedamos Madrid para los q trabajamos el agosto 😋

    1. Hola Susana,

      Muchas gracias por pasarte; sí, a la vuelta nos vemos, como dije “ya cerré por vacaciones” jejeje… Un besote -qué sea ameno agosto, tiene su aquel-.

  2. Queridos amigos, Ana, Víctor; gracias por seguirme en mis andanzas y compartir otras tantas.

    Un abrazo

    Raquel

  3. Después de leer esta aventura estoy ansiosa por el siguiente.

    Disfruta de tu verano Raquel!!!!! muak

Deja un comentario