Cápsulas de Vida en grano “Cultura Café”

Si los cafés hablasen… Piénsalo, cuántas historias entre cafés entrelazan nuestras vidas, cuántos puntos de encuentros provocan, siempre hay hueco para un café. Su aroma es despertador de muchos hogares, los desayunos de bares se mueven a golpes de cafés, rematan los almuerzos o marcan la sobremesa… Forma parte de nuestras vidas y es vida en origen.

Me gusta el café, pero desconocía que estoy en la etapa del flechazo; me ha cautivado y quiero tener muchas citas con él en sus distintas facetas, para conocer sus matices, sus secretos, apreciar su esencia en la taza y dejarme sorprender. Un viaje tan inesperado como mágico a Brasil me desveló mi ignorancia cafetera y me motivó para cambiar el chic y empezar a tomar buen café o, al menos, prestar atención a la hora de la compra/consumo ¡No vale cualquiera!

Mise en place “Viaje a Minas Gerais”

Días en los que piensas en conocer a alguien experto en café para temas profesionales; de repente, un mail en mi mensajería del Blog de una mujer que se presentaba como consultora de café, Josiana Bernardes de IdCoffeelab. Me comentaba que había llegado a mi blog y le había encantado mi forma de escribir, la sensibilidad que transmitía. A mí “pelos de punta” ¿En serio? Justo pienso en café y encuentro este mensaje. Me suelen pasar cosas extraordinarias en este sentido, pero quizás a todos nos pasan ¿No?

Por supuesto, el siguiente paso era conocer a Josiana en persona. Tras nuestro encuentro, me comentó que había un viaje en marcha para conocer a los distintos productores de la zona de Matas de Minas y que le encantaría contar conmigo. No lo podía creer, pero sí, una nueva aventura asomaba y yo y mi “todo pasa por algo” más la intuición, me decían que sí o sí tenía que vivir esta experiencia –el tren no pasa dos veces-. Todo se predispuso para ir, finalmente, con algunos cambios en el plan de viaje.

Recolecta de Café en Fazenda Vila de Cascata.

Le dije a Josiana que no me iba a hacer expectativas, que quería ir y dejarme llevar. Le pregunté que qué necesitaba para la partida. Sus palabras “solo necesitas abrir tu corazón y ganas de disfrutar”. Yo pensaba ¿De verdad? Voy a Brasil jajaja… Creo que hasta que no me monté en el avión no me lo creí.

Menú Completo “Desde la semilla a la taza”

Visita a Fazenda Cachoeira, producción de café orgánico, con Miriam, Cecilia y Josiana Bernardes.

Me gustaría justamente tomarme un café contigo para contarte en detalle la estancia completa, pero, entre líneas y al no estar ante los capítulos de un libro, he de resumir mucho lo vivido para que estés despierto y no bosteces con tanto argumento.

Plasmaré la ruta con las paradas más destacadas y algunas pinceladas: Belo Horizonte, Fazenda Cachoeira (San Antonio de Amparo), Fazenda Vila da Cascata (Ipatinga), Fazenda Jardim das Oliveiras-Posada de los días Felices (Araponga), Café Especial Barao, Fazendas Reunidas y la Familia de Josiana en Viçosa.

Presentación Café Especial Barao con Mónica Carvalho y su Equipo. Nueva línea de café selecto.

Cada día era una aventura programada abierta a la improvisación si se terciaba. Desayuno, visita a los cafetales, cata de café, reuniones y noches relajadas al compás de la Cachaça, sola o en su trago más conocido “caipirinha”. Personalmente, me vi inmersa en una película rodeada de personajes encantadores en un paraje único; respiraba y sentía libertad, naturaleza, calidez, entusiasmo.

Visitando la Fazenda Jardim das Oliveiras con expertos del café y la periodista Bárbara Siviero del canal Terra Viva.

Ver cómo trabajan los productores de café de especialidad, desde la recolecta al tueste y su correcta elaboración es sin duda un regalo y un lujo, lo sé. Jamás pensé que podía disfrutar de una experiencia así. 100% recomendable. Destaco la amabilidad de toda la gente que nos recibió, te hacían sentir como en casa, como parte de su familia desde el minuto uno. Impresionante.

Simone Sampaio y João da Silva, productores de café especial en Jardim das Oliveiras
Mauro Grossi, productor-director en Fazenda Vila Cascata, durante la presentación de SICOOB.

Personas como Miriam Monteiro de Fazenda Cachoeira, productora de café orgánico, sostenible y de especialidad, Mauro Grossi de Fazenda Vila Cascata, Simone y Joau, pareja emprendedora que regentan la Posada de los Días Felices y el Jardín Das Oliveiras, te alimentan el alma; hablar con ellos, ver su labor cafetera, su pasión, sus historias… connotaciones que te hacen mirar más allá de la taza de café. Pasa de ser una bebida, a ser cultura, intercambio, un momento especial lleno de aromas, de vida.

Josiana Berbardes, instructora de los cursos oficiales de la SCA y directora-fundadora de Idcoffeelab, en una cata de café de Terras Altas DO Caratinga.

SobreMesa: GastroCultura, hábitos e identidad

Arroz, carne, tutú de judías, farofa, palmito, pimienta piquino, piña asada, a couve. Plato representativo de un almuerzo minero, muy sabroso y saudable.

Pan de Queso, olor inconfundible y que te saluda desde que pones un pie en el aeropuerto: algo que recordaré siempre, el primer bocado “café de filtro y pan de queso elaborado con yuca”. Pude observar que en Brasil todo es intenso, lo dulce suele gustar muy dulce y lo salado muy sabroso. En los 10 días que estuve pude percatarme de la gran variedad de platos que tienen; gozan de una cultura gastronómica muy rica con influencias portuguesas y africanas.

Tuve mucha suerte porque comí comida casera en las fazendas y probé muchas recetas tradicionales de la Buena Mesa Minera de Mina Gerais. Entre los postres, la canjica, el dulce de leche, las cocadas, Pé de Moleque, Palha Italiana, Caçarola, Mermelada de Araça, Jabuticaba…

Crema de inhame con longaniza, receta típica de la zona, consumida en las noches de invierno. Exquisita. Fazenda Vila da Cascata.

Entre los salados, me enamoré de la farofa, los guisos y estofados, la feijoada, la crema de inhame con longaniza, empadao de Palmito, Pescado Tilapia a la brasa, tutú de judías… Me quedó probar el Frango com Quiabo entre otras cosas.

Cena en Fazenda Café Barao con los productores de la zona, anticipada con una parrillada tradicional.

Me gustó mucho la dinámica de sus comidas, estilo buffet con variedad, donde cada uno se confecciona su plato según apetencias. Esto me recordó a mi estancia en Zimbabwe, de hecho, muchas zonas de los pueblos visitados me llevaban a África.

Mesas coloridas y llenas de nuevos sabores. Almuerzo en Fazenda Vila Cascata; una experiencia increíble.

Podría contar muchas cosas más, los días fueron contundentes, llenos de texturas, pero el objetivo de este post es mostrar a grandes rasgos como el café es más que un producto, es Alimento, es arte, cultura, unión y respeto. El café tiene su dulzura y, si la captas, no necesitarás azúcar ni ningún edulcorante: mucho mejor combinarlo con un dulce para disfrutar del contraste y apreciar la esencia del café.

Selección de dulces artesanos tradicionales de Mina de Matas, para acompañar el café de la zona.

Para más información del fin del viaje, recomiendo la entrevista que le hice a Josiana Bernardes, una mujer especial, de una calidad humana exquisita y una profesionalidad bárbara. No tengo palabras para agradecer su compañía y el trato que me brindó su familia.

Jamás probé un pan de ajo y queso más bueno… Puro vicio, ñam ñam.

PD: Como indiqué al comenzar este escrito, me dejo mucho en camino, intenté resumir y brindarte notas de lo que viví y la sensación general que me regaló este capítulo de mi vida. También dejo muchos nombres… Agradecida con cada persona que me crucé, algunas que recuerdo gratamente, como Lysandra Matsumoto, experta en marketing y café, Cecilia Sanada, barista, Mariana Proença, Directora de la Revista Espresso, …  Espero volver a tomar café con ellas, aquí, allá, dónde sea y seguir contando “capítulos sabor café”.

8 comments

  1. Que te puedo decir Raquel? Tomarse un café leyendo este post me apetece otra taza más gracias por regalarme esta lectura mañanera

    1. Hola Ingrid,
      Muchas gracias por pasarte por aquí una vez más. Me alegra que lo hayas disfrutado.
      Un besico.
      Raquel

  2. Me ha encantado Raquel, ya me habías contado el viaje, pero leerlo es increíble.

    1. Hola Eva
      ¿Sí? Jo, que me lo digas tú, ya sabes, me encanta 🙂
      Deseando compartir contigo un café frente a frente. Ya hace eh jejeje
      Gracias.

      Besin

  3. Muchas gracias Raquel, parece q he vivido estas aventuras y viaje contigo.. ahh como huele a café el ambiente, mmmm… voy a por uno ahora mismo. Gracias

    1. Gracias Lara; pronto tomamos otro cafetito. El de la panchineta contigo también dejó buenas vibraciones jeje

      Besos

  4. Sabes que tomarnos un café contigo conversando, siempre es un lujo. Ahora después de leer esta estupenda entrada sobre tu viaje alrededor del café, esperamos tener un buen rato para disfrutar de una buena tertulia entre amigos.

    Siempre nos alegra ver todo lo que haces y el camino que te lleva.

    Besotes y abrazos

    Ana y Víctor

    1. Gracias amigos; ganas de contaros en persona y de seguir buscando huecos “aroma café”.

      Un abrazo.

Deja un comentario