Plan Sinestésico 2019; podría llamarse “Manifiesto”

¿A qué saben las palabras? ¿A que huelen los colores? Vamos allá Sinestesia

Hola amigos, lectores y lectoras; antes que nada y como hago y deshago como siento, quiero y me apetece, vamos a empezar, por desearos un buen año y daros las gracias por seguirme la pista, algunos, bien lo sé, desde los inicios.

Te informo de que este escrito pretende ser una reflexión personal, que puede ser real, imaginaria, o simplemente, una mezcla de ambas, de mi persona. Tú obtendrás tus propias conclusiones al respecto y, si quieres, me contarás. Quizás encuentres algunas pinceladas gastronómicas, pero no es el cometido de hoy; este es el primer post del año y quiero que sea un punto de partida. Las vivencias y recomendaciones gastronómicas le seguirán los pasos cada domingo.

El fin será transmitir un color emocional, puede ser el que cada uno sienta, pero mis líneas perfilarán uno en concreto. Comenzamos el juego, déjate llevar.

Ayer, viernes, rompí un poco la rutina, suelo acabar cansada de la semana y termino la jornada en clase de zumba a las 19 hrs. Pero, dije sí a un plan alternativo y, ni modo, cuando se quiere, da tiempo a todo. Fui invitada a una tertulia de Poesía en el Café Ajenjo (C/ Galería de Robles, 4. Malasaña) a las 21 hrs por el poeta peruano Leo Zelada. Elegí el color naranja y el morado para la ocasión, con un labial rojo metalizado y unos zapatos también anaranjados –creo que me sentía así, entre el entusiasmo que simboliza el naranja y la espiritualidad y hasta extrañeza que desprende el morado-.

Un encuentro variopinto, personas de distintas nacionalidades y épocas, en uno de los cafés clásicos de Madrid; entras y parece como si dieras un salto en el tiempo, ya que se recrea un ambiente bohemio que puedes disfrutar al compás de un batido, un café, un vino o una caña sin olvidar pedir algo dulce “son famosas sus tartas caseras”.

Mazapán de Marabé, sinestesia, saboreando la infancia, dulces del pueblo. Más sobre ello aquí.

Entre varias lecturas, destacó la intervención de Ángel Aragonés, Pintor, Escultor y Paisajista Español que habló del color. Para mi sorpresa, se habló de la Sinestesia también, así que no pude ser invitada mejor día ¿El destino o solo casualidad? Anoté dos frases que mencionó el artista “A veces hay que darse cuenta si nos engañan los ojos o los deseos”, frase sobre la Perspectiva, de Calderón de la Barca y  “oigo los colores, veo la música” (acto de la sinestesia).

Me tomé una copa de vino tinto, me empapé de toda intervención e incluso participé con mi opinión sobre el color en la alimentación, en cómo la naturaleza nos habla a través de los colores, cómo los alimentos nos dicen cuándo están maduros con su color o cuando se pierden y su cambio de tonalidad nos avisa, asimismo, nos dicen cuando están cocinados en su punto… En fin, el color, como dijimos es un lenguaje universal, con su parte objetiva y subjetiva; todo se puede describir con un color o reflejarlo, es un tema que no tiene fin, jejeje… Da para mucho.

Volví sonriente a casa, tras otra copa de vino con una de mis mejores amigas; otra tertulia motivadora siempre, ese relax de una conversación con una copa de vino pausada en un lugar con luz tenue, entre gente, desconocidos, cada cual con sus historias, sus idas y venidas.

Amigas, charlar al son de una copa de vino ¿Un plan mejor? Cinthia y Macarena

Cada uno de nosotros es único, todos somos iguales porque todos somos diferentes y todos tenemos sueños, un día a día, un destino y una actitud. Hace años pasé de la penumbra para dejarme calentar por el fuego que brilla en lo que me rodea; desde entonces, me siento libre, disfruto sola y en compañía, camino con una sonrisa cuando recuerdo algo bonito o simplemente alguna cosa buena que no tiene respuesta.

De la peluquería, al gym y a seguir, foto ya de paso, jajaja… Días previos a la Navidad 2018.

Este año, mi plan no es otro que dejarme llevar, limar ciertas inseguridades, abrirme a las sorpresas de la vida y bailar con labios rojos y morados. Evidentemente, disfrutar la rutina también, de mis días laborales, mis encuentros con Sinestesia, mis caminatas, en Madrid; ciudad de la que salí escopetada y que, ahora, estoy disfrutando más que nunca.

Ella, ella hace que cualquier momento no sea un momento cualquiera, Mi Prima Cris.

Voy a terminar este escrito con este poema que ya conocéis, de La Vida es Sueño, Calderón de la Barca:

¿Qué es la vida? Un frenesí.

                ¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

              y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

      y los sueños, sueños son.

Espero que el reflejo de las emociones descritas te llegue en forma de ese color comentado y te animo a que perfiles el tuyo para este 2019. Yo seguiré diciendo «por qué no» y yendo a encuentros como este, donde no conocía a nadie, ni al propio anfitrión; siempre entras en conexión con personas, con unas más, con otras menos y, de vez en cuando, algunas entran a estar en tu vida para siempre. Así qué, why not?

Uno de los momentos que llegan porque sí, concierto de los grupos Wibouz y Jack Bisonte en el Perro de la parte de atrás del coche. Más sobre esta aventura aquí.

11 comments

    1. Un lujo teneros cerca, como lectores y como amigos 🙂 Un abrazo

    1. Gracias Rabea; me alegro que estemos en contacto y que, en breve, podamos tornar a nuevos colores. Un abrazo

  1. Hola guapa, sabes que nuestro color es el de zipi y zape, esa sinergia que hemos hecho juntas las dos en más de una ocasión, que hace que la vida sea de un color muy especial y que se produzca algo mágico cuando estamos juntas ; tus tonos oscuros junto con mis tonos claros son un buen equipo, siempre lo fueron…
    Me encanta verte feliz y que el color que evocas sea el de una gran profesional y mejor persona . Un gusto leerte siempre . Porque la vida va de esto, de color, de olor ,de sabor … millones de besos

  2. Los sabores huelen a recuerdos… las palabras los reflejan… los colores saben a ilusiones… eres genial Raquel que tus sueños se cumplan
    Un beso.

    1. David, tú si que eres grande, te definiría con el color azul entremezclado con naranja, por la serenidad que siempre trasmites, por la chispa de felicidad que siempre tienes con tu actitud. Un abrazo y muchísimas gracias por tus palabras.

      Raquel

  3. Pero bueno Patricia; qué bonitas palabras. Tú me conoces más que bien y espero que ese momento «de vernos» llegue prontito. Yo ya cerré fecha con algunos pendientes para que no se me pase otro año sin ver a gente que debería ver, jejeje… Un besote guapa!!!!

  4. Que post más bueno, Raquel.
    Recuerdo el día que fuimos al vermú poético que lo pasamos genial. Este año vamos a sentir muchos colores porque va a ser un año genial de trabajo, que como nos gusta mucho, es menos trabajo y más disfrutar con él.

  5. Me gustó mucho el post Raquel.
    Feliz año 2019 lleno de experiencias sinestésicas 🙂

    1. Gracias Lara. Me alegra que te haya gustado. Un saludo.

Responder a Eva Cancelar la respuesta