Experiencias entre panes y algo más

Vuelve  a ser domingo y Sinestesia me reclama. Quedé en la tarde, sigo tachando encuentros  pendientes, apetecibles. Me olvidaré del precioso día que hace que me está diciendo “callejea, callejea, piérdete por las calles de Madrid y sal a curiosear”.  Intentaré salir antes de que el sol se esconda y asunto arreglado.

Esta vez, voy a hacer un mix de momentos con buena miga que reflejan tradición, innovación, autenticidad y emprendimiento. Me dejaron sensaciones parejas a la historia de aroma que te cuenta un buen pan recién salido del horno. Hoy, tú, lector, estarás compartiendo un trocito de pan conmigo y yo encantada con ello ¡Bienvenido!

Pan frito RestoBar “tapeo pacense con estilo y gusto”

Estas Navidades volví a pasarlas en casa, en Barcarrota, mi pueblo natal a 40 minutos de Badajoz donde hice alguna que otra escapadita. Tenía muchas ganas de ir a Pan Frito Restobar (C/ Martín Cansado, 6); aproveché un día de shopping con mi madre para almorzar aquí, el plan de tapitas encajaba perfecto. Es un local pequeñito, con amplia barra para tapear y unas cuantas mesitas al fondo para comer con más calma. El ambiente es agradable con una decoración contemporánea y toque vintage, entre blancos y negros. La carta cortita pero muy acertada. Pedimos el risotto de shitake y parmesano y baos de panceta y encurtidos. Ambos platos nos gustaron mucho.

El risotto de setas que sirven en las típicas cazuelitas de antaño, ahora rollo vintage (Pan Frito RestoBar)

Destaco la atención, a pesar de estar el bar a rebosar de gente, nos atendieron fenomenal. Primero, en barra, nos sirvieron un aperitivo (tapa de queso y piquitos) que, por cierto, estaba buenísimo. El servicio correcto, con un menaje muy chulo que cambia según el plato. La única pega que podría poner es el ruido, pero, teniendo en cuenta que es un espacio pequeño y que el tono de los extremeños precisamente bajo no es… pues es una cuestión algo inevitable.

Baos, sí esos que están hasta en… pero, en Badajoz, es de los pocos sitios donde los puedes probar (Pan Frito Restobar)

Salí muy contenta al ver que en Badajoz empieza a haber diversidad, bares clásicos de siempre, nuestra excelente gastronomía con productos de calidad extra, a los que se suman nuevas propuestas como Pan Frito, que están poniendo algo de actualidad a la oferta gastronómica de la ciudad. No me detengo más que como dé rienda a mi memoria, continuaré seguro con asuntos extremeños, jejeje…

El Porrón Canalla; bocatas de siempre a su rollo

Vino y Cerveza a porrón, chimpón, jajaja

El pasado 5 de febrero me hallaba yo por la Gran Vía, asuntos laborales, ya que La Escuela de Hostelería y Turismo MasterD presentaba el Plan Formativo 2019 junto con la DOP del Azafrán de la Mancha. El evento finalizaría al mediodía y habría que ir a comer algo por la zona. Me acordé de un sitio de bocatas del que había oído hablar y les dije a mis compañeras de Zaragoza, María José y Eva, que, si les apetecía, allá que íbamos. El equipo de la DOP decidió que también se quedaba a comer; yo les dije que había elegido algo informal y peculiar, porque no hay vasos, ni copas, jajaja… Dijeron “sí, sí, vamos”. Llegamos a El Porrón Canalla (C/ de la Ballesta, 2); estaba muy tranquilo,  mesas de madera alargadas bajitas con bancos, grafitis coloridos en la pared… un look underground que te recuerda al callejeo, al Street food… apropiado, pues la cosa va de bocatas, jeje

Bocata «mollete» de carrilleras y tortilla de papas

¿Qué proponen? Bocadillos de toda la vida con productos de calidad y un toque canalla; de tortilla de patatas, de mejillones, de calamares, de pimientos verdes… Ingredientes clásicos entre distintos panes (de molde, chapata, flautín, mollete o barrita artesana) y, en algunos casos, un extra de creatividad culinaria. Por ejemplo, yo me pedí el de tortilla de patatas (5€) que va en mollete y con salsa canalla; está muy rico y la tortilla te la cuajan en el momento, la salsa es potente, con apio. El resto optaron por el de carrilleras de ibérico con huevo, aceitunas y cebolla blanqueada (6€) y el de Bonito del norte (5€).

El toque canalla es la experiencia en sí, donde se combina la tradición con la tendencia,  bocatas a golpe de porrón; no busques copas, ni jarras ni vaso, aquí toda la bebida va en porrón ¿Lo conoces no? Cachivache de antaño que aquí se torna en protagonista aportando al momento autenticidad compartida; beber a porrón con gracia y sin mancharte la camiseta es todo un reto jajaja… No creas que es tan fácil, hay que tener arte eh. Los bocadillos van desde los 4 a los 7 € -la burguer a 12 €-.

Creo que la pinta lo dice todo, es tal cual lo ves, para disfrutarlo.

Detrás de este proyecto está Juanjo López Bedmar, dueño de La Tasquita de Enfrente, referente en Madrid y, la verdad, si estás por la zona, te recomiendo la visita. No esperes unos bocadillos exuberantes ni los mejores del mundo; son bocatas ricos con productos de calidad que, además, te invitan a porronear, chin, chin.

Sin duda alguna, sitios con autenticidad, donde el pan está presente, en forma de bocata, o dando nombre al local con presencia “artesana” en escena; indispensable en la buena mesa con sus distintas versiones, ahora, TOP trending en beneficio de la cultura del buen pan.

¿Quién se resiste a un trocito de pan recién salido del horno? El pan evoca desde su creación, es versátil y compañero en muchos momentos (rey de los desayunos, en formato tostada o  de aprovechamiento a modo de migas; amigo de las salsas, los comienzos, también los finales, entre chocolate y AOVE). En bocatas, el mejor amigo de la creatividad, va con lo que tú quieras, en el momento que quieras, con quien quieras y donde quieras.

Hasta aquí mi verborrea de hoy, espero que te haya aportado unos instantes crujientes y esponjosos. No me voy sin dar las gracias a los panaderos, a esos obradores que amanecen con el canto del gallo para darnos tentaciones de salud y placer.

PD: la foto de la portada es de una selección de panes que compré en PanContigo (C/República Argentina, 2), un espacio abierto a compartir culturas, un sueño de Eugenio Garrido “compartido ahora con todos nosotros”.

4 comments

  1. Raquel, que divertida fue la comida canalla de los portones. De todo hubo, pero lo que mas, risas.
    Buen post.
    Besitos

    1. La verdad es que fue muy guay jajaja… Fue un día redondo y me alegró que acertara con el local. Oye… últimamente ¿qué pasa? Si sales en casi todas mis aventuras, jajaja

      Un besin

  2. Para pan… el de Levadura Madre!!
    Un saludo,
    Celeste

    1. Hola Celeste; bienvenida, qué bueno verte por aquí 🙂

      Sí, el de levadura Madre muy rico y el de panic y Ciento Treinta Grados Madrid … Hay tanta variedad. Me gusta mucho «y te lo recomiendo» el de 100% harina de centeno de panod con alcaravea, canela y miel, está buenísimo.

      El de las imágenes es de PanContigo, un sitio excelente en Badajoz, por si vas.

      Un abrazo

      Raquel

Responder a Eva Cancelar respuesta