¿Qué hay de Umami en ti?

Antes de sentarme y enfrentarme con el teclado, he desayunado, y te importe o no, banana bread que hizo mi compi Steffi, lo que llamamos bizcocho de plátano y chocolate que, por la textura, podría decir que se acerca al brownie.

Tomé, un trocito solo, y, otro, “llámame doña mezclita” con un poco de crema agria, pimienta y canela (quería ver el contraste; buenísimo en ambos casos). Acto seguido, me pregunté y… de qué escribo hoy.

De los sitios visitados últimamente, de dos –me gustaron- quiero contarte; más allá de eso, el fondo, el viaje de la felicidad con o sin umami. ¿Compartes unos minutos conmigo? Toma asiento.

Antes de pasar a lo gastronómico, me gustaría hacer un pequeño inciso de reflexión; viajar conlleva a un “open your mind” (primera frase que oí al aterrizar en Zimbabwe), pero esto no llega solo ni con los viajes, si, primeramente, no das el primer paso: el viaje contigo misma, el abrirte a tu interior y saber qué quieres. En mi caso, mi sonrisa se vio perjudicada o, mejor dicho, evolucionó, se adaptó, pasó a cobrar sentido ¿Por qué? Si llegas al final, lo sabrás, jajaja… Curiosidades.

Tras este bla bla bla… 2 paradas y dos destinos: Perú e Irán

Callao 24, Cocina urbana de Perú

Cocina familiar, auténtica de Perú, hecha con cariño y calidad de primera.

El Cocinero-empresario Jhosef Arias comparte su cultura y su pasión por los sabores de su país con un “pasaporte a Perú” a través de sus tres restaurantes: PiscoMar, Callao 24 y Capón. El año pasado estuve en PiscoMar; recientemente, probé Callao 24, en el barrio de Vallecas  (C/ del Monte Oliveti, 19).

La cocina está al mando de Ana Salinas, mamá de Jhosef, y, la Sala, de su hermana Andrea. Aquí, la experiencia es más desenfadada; platos del día a día en los hogares peruanos, claros ejemplos de la cocina criolla. En el menú del día, podrás encontrar distintos guisos tradicionales que Ana elabora como si “cocinara para la familia en casa”.

La imagen habla por sí sola; cremoso, sabroso, intenso… con el arroz blanco, un no parar, rico rico. Ají de Gallina.

Las recetas peruanas suelen ser una explosión de sabores confeccionadas por muchos ingredientes, por lo que, al menos en mi caso, prefiero disfrutar de dos platos con calma, o incluso uno, que un menú degustación donde al final “salgo confusa y con un pica pica, más que una comida”. Optamos por el ají de gallina (en crema de ají, queso y aceitunas botija que sirven con arroz) que está buenísimo y el Huaralino (chanchito con salsa criolla e hierbabuena), otro acierto.

Huaralino; el chanchito como ellos dicen. No te vayas sin pedirlo, mejor de aperitivo, mientras llega el principal.

Respecto a las bebidas, aconsejo las cervezas de importación, pisco sours o la chicha morada; si eres de los que prefiere vino, aquí, de momento, no hay buena opción. Me consta, y aconsejo, dejar hueco para el postre; la próxima vez, tomaré el seco de cordero a la norteña y algo dulce. Suelen realizar eventos recreando sus celebraciones más festejadas, con música, bailes, actuaciones en directo, ambientadas en todos los aspectos (si quieres asistir, atento a sus redes sociales, suelen anunciarlo con antelación).

BaniBanoo, Salto a Irán en pequeños Bocados

Oferta de desayunos diarios, cambiando según mercado; pregunta por las tartas caseras, presentes en el mostrador.

Se encuentra en el Barrio de Salamanca, concretamente en el 19 de la Calle de las Mártires Concepcionistas. Estuve viviendo un año a 3 minutos a pie y la visita no se dio. Todo llega. Me encanta quedar para desayunar y me encanta organizar encuentros y dar sorpresas. Puse fecha a un desayuno muy especial y mandé las invitaciones. El fin era volver a ver a personas con las que tengo un vínculo especial y a las que aprecio mucho (que veo menos veces de las que quisiera).

Hace unos años volví a coincidir con Benjamín Urdiain, primer chef español que logró tres estrellas Michelin en Zalacaín (Madrid); le conocí en Fuenllana, cuando estudiaba cocina, luego volví a verle en un viaje que organizamos a los Pedroches desde CPC cooking Ideas (donde trabajé con Gonzalo Sol) y, desde entonces, me trasmitió la gran estima que le tenía a Gonzalo. Pasaron los años, y desde mi regreso a Madrid, he coincidido con Benjamín dos veces; siempre me pregunta por Gonzalo y me trasmite gratas palabras hacia él.  Así, tenía en mente “provocar un encuentro entre ambos”. Puse fecha sin destino y todos dijeron “cuenta conmigo”. Días previos, pensé que podría ser interesante desayunar en BaniBanoo, algo distinto y original.

BaniBanoo, es la casa de Bani, joven persa y apasionada de la gastronomía, que muestra la cocina iraní de forma sencilla y hogareña con elaboraciones caseras, frescas, nutritivas y muy atractivas por las combinaciones de color. Abre todos los días, en horario continuado, desde las 8/9 hrs hasta las 19 hrs, con lo que puedes pasar a desayunar, hacer un brunch, comer o merendar. No hay carta en soporte, las propuestas en la pizarra. En el desayuno, selección de tostadas especiales o “normales” acompañadas de sus mermeladas caseras; platos tradicionales con huevos, brioche quemado o tartas/dulces caseros. Cafés, tés y zumos naturales. Me llamó la atención el Té de Cúrcuma y leche de almendras (otra vez que tenga más apetencias dulces, lo pediré).

Tomamos la tostada de aguacate, crema agria y menta, la tarta de zanahorias y el brioche quemado –este último me gustó muchísimo, con zanahoria rallada y naranja sobre crema de queso de cabra-.

Para el menú del mediodía, ofrecen selección de 3 platos, más bebida, té o café a 13.95 €; disponen todo a modo de buffet y tú seleccionas lo que más te provoque para idearte tu combinado, jeje… Creo que es una excelente opción para disfrutar de un brunch los fines de semana, sin prisa ni móviles incordiando.

Brioche quemado que van combinando con distintos toppings; este, un acierto, queso de cabra con zanahoria y naranja.

El desayuno era la excusa, el destino “disfrutar del momento y charla en compañía de grandes personas”. Me sentí grande y pequeña a la vez, grande en el sentido de feliz, alegre por ver los rostros de Gonzalo y Benjamín; pequeña, ante la templanza de ambos, la forma de hablar, sus anécdotas en la restauración de antes, su visión de la de ahora… Yo, callada, expectante al fluir de sus palabras.

Carmen Calvo, directora de comunicación de la Escuela de Hostelería Fuenllana y, para mí, un referente o mi ángel de la guarda como yo le digo, jajaja… no podía faltar en esta quedada. Para ambas, un auténtico honor compartir mesa con dos grandes profesionales del sector de la Hostelería, además de bellísimas personas. Ambos, Premios Nacionales de Gastronomía y pioneros en reiteradas ocasiones: Primer Programa de Radio especializado en el Hecho Gastronómico “Comer, Charlar y Beber”, Primeras Guías de la Buena Mesa  “Guías Sol”, Primer Curso de Sumilleres de España… (por Gonzalo Sol) y, como mencioné antes, Primer 3 estrellas Michelín de España (Benjamín como Jefe de Cocina del Mítico Zalacaín). Desayuno completo en todos los sentidos.

Recuerdas… ¿Qué hay de Umami en ti? O la evolución de mi sonrisa…

Centrándome en “mi sonrisa”; no sé por qué pero es innata en mí. Desde pequeña como un acto reflejo “sonrío”. De hecho, hay veces que la gente me preguntaba ¿Por qué te ríes? Pues la verdad, ni idea. Ahora, sonrío igual, pero sé por qué, porque vivo. Pasamos al interrogante del Umami y ¡Qué decir!

En ti está todo el umami; los días pueden ser dulces, ácidos, salados y amargos, pero, si quieres, puedes condimentarlos con el umami que reside en tu actitud, disfrutar de un día sabroso es mucho más reconfortante que un día insípido. Si aplicas la pasión o, mejor dicho, encuentras aquello que te apasiona, será mucho más fácil.

En ocasiones, la gente cree ser feliz o cree tenerlo todo y, lamentablemente, ante infortunios de la vida, abre los ojos y empieza a ver que no tiene nada y, a la vez, tiene todo lo necesario. No deberíamos esperar  las tormentas para estar despiertos, esto es un viaje con un fin sin fecha.

4 comments

  1. Gracias guapa por tus comentarios, si que lo pasáis bien

    1. Sí, de eso se trata; gracias por leerme 🙂 Sé quien eres por el teléfono, qué raro que se guarde así, jejeje

  2. ¡Guau!
    Filosofía (práctica) y gastronomía (de la rica-rica) en sabias dosis y perfecta mezcla.
    Buena recomendación de lugares nuevos (no los conocía).
    Muchas gracias.

    1. Gracias Jaime; me alegra mucho tenerte del otro lado y saber que no te defraudo jejeje
      Un abrazo
      Raquel

Deja un comentario