La “Cazuela” de Mi Recreo

Si miro atrás, veo mi sombra y, levemente me cobija… Ha dado paso a un recreo que me gusta más y, a veces, hasta me asombra. Hace años, quizás, bailar sola, tomar una copa de vino contigo misma o salir de casa “a tu rollo” podría parecerme algo loco o raro. Quizás porque no lo había probado, jaja… El caso es que los viajes en soledad, los retos por ti misma y algunas ostias (hablemos claro) que te da la vida, te dan un chute que te conecta mágicamente contigo misma  y te hace, además,  relacionarte  más sanamente con tu entorno y con quienes compartes experiencias. Esto no es otra cosa que vivir el ahora dejando las preocupaciones futuras (que probablemente no lleguen o lleguen de otra forma, a saber…) y abriéndote a saborear lo que pasa en el momento de apertura.

Asimismo, le hago una ola a la nostalgia, a los recuerdos bonitos que vamos acumulando y que, cuando se presentan, te dan como un suspiro de calma y hasta pueden provocarte una sonrisa. Hoy, los recuerdos me están contando que tengo un cúmulo de gastro-aventuras a mí espaldas y que es hora de permitirles un presente o futuro para quienes “de algún modo” me dais rollito para que siga escribiendo. Sin orden cronológico, voy a darle paso a algunas recomendaciones apetecibles y que pueden ser parte de tu recreo.

Tres por Uno “efecto conexión”

Ay, ay, ay… yo y mis cosas; por costumbre o porque busco sinergias, me gusta tener un hilo conductor en mis historias. Esta vez, el vínculo es “al menos una vez”: mencionaré 3 sitios que puedes incluir en “tus pendientes” para probarlos: son distintos, auténticos y no para todos los días.

Pui’s Thai Tapas (C/ de la Princesa, 13)

Tocaba darse una de comida tailandesa y, tras un” indagoogleo”, di con este sitio en el Blog El Comidista en un artículo de Marta Miranda que, al leer, te dictaba que su visita fue recomendada por  Iñigo Aguirre de Umami Madrid. Confío plenamente en los criterios de ambos ¡No había duda! Reservé y, cómo no, pregunté a los mencionados, algunas sugerencias que no debía dejar de probar.

Curry de Pollo rojo con Arroz y Huevo. Todo mezcladito es una auténtica gozadera.

El local pionero está en la c/José Antonio de Armona, 7, en Palos de la Frontera y, seguro que aún más auténtico; opté por el de reciente apertura porque el ambiente es más “acogedor” y de diseño más cuidado (más óptimo para mi cena); pero, de primeras, si vas, opta por el originario. La carta es amplia y, si no tienes mucha idea de comida tailandesa, mejor que te dejes guiar por el personal de Puis o lleves registrados algunos top de la carta, como son los currys, sus sopas o  los set de ensaladas. Interesantes los entrantes como el Nue Dad Diew  (tiras de carne en salazón). Probamos el curry rojo de pollo y el set de ensalada Som Tam+ Mu Tod+ Arroz + Ensalada. Ambos platos muy ricos, con mucho sabor y un toque picante, pero no en exceso (ojo, esto es según tengas acostumbrado tu paladar “a mí me van los picantes”). Mi intención era probar el curry rojo de pato; de momento, solo está en el restaurante de Palos de la Frontera.

Set de ensalada Som Tam+ Mu Tod+ Arroz + Ensalada. Algo distinto y con juego de texturas varias.

Advertir que no te guíes por lo de “tapas” porque, salvo algunos entrantes, la cantidad está bastante bien, no son ni mucho menos “pequeños bocados”. Para vivir la experiencia “tapas” puedes ir con un grupo de amigos y pedir unos cuantos platos. Yo soy más de ir más veces y degustar dos cositas con buen esmero. Son sabores fuertes y ricos: prefiero disfrutar de su autenticidad sin mezclar mucho para no terminar con un mejunje tembloroso.

Yantén Veggie Bar (C/ Cardinal Cisneros, 40)

Ya hablé de este lugar y sabía que repetiría. No soy vegana, pero me gusta probar de todo y, de vez en cuando, suelo ir a un restaurante de este tipo; resulta toda una experiencia, al menos para mí, food-curiosa por defecto. Es un local pequeñito con ese toque de bareto sin ninguna pretensión que le hace especial. Me flipan estos lugares. Un cocinero (argentino) y un camarero disponen toda la aventura. La comida es artesana, creativa, con mucho sabor y buenas presentaciones.

Pizza Yantén; no es para que te lo cuente, es para que la vivas tu mismo. Repetiría sin dudarlo.

Esta vez, probé una de sus pizzas y son deliciosas, en concreto, la Yantén con Heura (si no lo sabes, creerás que es pollo), queso azul, mozzarella y albahaca. Su carta es dinámica y van incluyendo algunos platos de menú o por temporada, como los Inari Sushi; probamos el de aguacate y su sabor es bastante diferente y característico.

Más que un Maki, es su fusión en concepto a modo de ensalada con el sushi. Sabor muy peculiar.

De postre, el brownie con helado; por lo visto, según mi compañía, una delicia pero yo “cero ganas de dulce en aquel momento”.

Brownie apto para todos, veganos, no veganos y golosos.

Si quieres probar un vegano, este, sin duda, más que recomendable.

Píllalos (C/ Bravo Murillo, 122)

Hacía más de un año que me habían recomendado las empanadas de un puestecito en el Mercado de Maravillas. Ahí, en mi “recreo de pendientes” estaba. Ayer, tocaba día de piscina y me vinieron a la mente las empanadas. Visitar el mercado es ya una maravilla, ver la multicularidad que allí se respira, tanto de visitantes como en la oferta, me encanta.

Fui con mi amiga Steffi, de Indonesia, y ella suele visitarlo porque aquí consigue verduras y frutas de su país que no encuentra fácilmente. Además, fue su amigo venezolano el que recomendó las empanadas después de probar todas las del Mercado. Hay muchos puestos de comida venezolana, pero, cómo no, siguiendo su consejo, las pillamos en Píllalos (local 266).

La Empenada de Cazón con la salsa de ajo es un deleite que te aconsejo sufrir jajaja

Lo ideal es comerlas in situ, calentitas y en la barra “si tienes suerte y hay hueco”, con algunas de las salsas que tienen. Si no, take away es otra opción perfecta para piscineo, parqueo o lo que te quieras marcar, jejeje… Probamos las de queso, las de cazón y las de pabellón (relleno del plato tradicional venezolano a base de frijoles, arroz, carne mechada y plátano). Elaboran la masa, de maíz, allí mismo y son contundentes. Las de cazón son de las más exitosas y se suelen agotar pronto. Realmente, son excepcionales, por sabor, por textura, por experiencia. Pruébalas ¡Ya me contarás!

Hasta aquí mi escrito y, si llegaste al final, espero haberte tentado un poquito con mis sugerencias. En mi caso, reconozco que “con ganas” todo es un placer y, si no las hay, espero el mejor momento para disfrutar las cosas en su máximo esplendor. Lo sé, a veces, los momentos se presentan y los tienes que pillar sin más “no siempre hay apetencias”, pero todo “siempre” no se puede, this is the life, la perfección no existe y el truco es buscar el mejor aprecio de cada instante.

10 comments

  1. Es un placer leer lo tan bien escrito!!!

    1. Gracias José,

      Me alegra que te haya gustado y de que seas un seguidor sinestésico 🙂

      Un abrazo

      Raquel

  2. El recreo, como dices, es necesario, y hay que autofomentarlo. La selección de momentos, contigo mismo, autocríticos analizando tus vivencias reconforta.
    Muchas gracias por tus tres desvelos de pendientes. Las anota como geodésicas emergentes.
    Muchas gracias.

    1. Hola Fernando; gracias por tu lectura y por reflexionar sobre ello. Me gustó mucho tu feedback.

      Un abrazo.

  3. Buenas tardes mi bella dama, el recorrido en nuestro presente es necesario, a veces necesitamos de nuestra propia compañía para ir conociéndonos, si es necesario un paseo con nuestra gran amiga la soledad, guiadas siempre con nuestra sombra hace que nos afianzamos en nuestro presente, aceptando nuestro pasado y avanzando a nuestro futuro, te deseo lo mejor, gracias por hacernos partícipe de tu presente 💝

    1. Gracias Rabea; como siempre, tus palabras son reflejo de experiencia y vivencias. Antes que tarde, charlaremos con un cafelito o un vinito.

      Un besin

  4. Wow Raquel!!! Leerte con el pretexto de «sitios gastronómicos para probar» es adentrarse en pura literatura, de emociones y nostalgia, que significa momentos felices que ya hemos pasado y recordarlos es hacer guiños a nuestro vivir..

    Me apunto al café con Rabea, si me aceptais….
    Enhorabuena «maestra»

    Con todo cariño
    Carmen

    1. Hola Carmen,

      Muchas gracias por tus palabras. Me alegra que mis aventuras te lleguen de esa manera. Ese café con Rabea lo cuadramos, claro que sí jeje… Me lo anoto.

      Un abrazo.

      Raquel

  5. Buenas tardes , y mientras yo disfruto de un momento de gimnasio light , voy saboreando tus palabras y experiencias y se forma ese no se que , que te traslada a un mundo en el que la imaginación se pone en marcha y salen esas pequeñas compensaciones que solo gente como tú sabe trasmitir al fundir la experiencia con la pluma y el paladar y esa sencillez tan real que te caracteriza . Gracias Raquel .

    1. Hola Fátima,

      Me ha echo mucha ilusión leer tu comentario y ver cómo te ha llegado. Me alegro que te haya hecho pasar un rato ameno.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Raquel

Deja un comentario