Pío Pío entre Palomitas destartaladas

La espontaneidad, crunchy momento, chispeante, sorprendente a veces…   Si no te has percatado aún, te lo cuento. Antes de escribir, primero me miro a mí misma, me paro 5 minutos y dejo ver qué pasa por mi mente, qué aflora en mí en ese instante. Salió de nuevo la palabra “espontaneidad” que yo comparo con las texturas crujientes, por su efecto, porque, de alguna manera, vicia sanamente. Aquí, podría sumarse la intuición, en ocasiones, causa del efecto. ¿Te dejas llevar por la intuición? ¿Y yo? Venga, reflexiona un poquillo mientras me permites  unos minutitos de lectura. Ah sí, el título es espontáneo, pero tiene su porqué ¡Quédate y ya veras! jaja… La sorpresa también tiene cabida aquí; refresco experiencias basadas en la espontaneidad, la intuición y la sorpresa.

¡Hojalata parece, plata es!

La Olivada, Espacio Gastronómico

Mis visitas a Zaragoza por trabajo son molonas y siempre parto con algo gastronómico que contar a mi regreso; alimento para instagram al llegar al tren. En el último viaje, no había mucho tiempo para comer y me llevaron a un sitio cercano y, como me dijeron, “vamos a un bareto del barrio y picamos algo”.

Pues eso, un bareto, un bar de esos de la esquina, de esos donde el paso del tiempo se retiene, sin réplicas ni modernuras… yo los apodo “auténticos”. Barra y taburetes, unas 5 mesas, carta con tapas y una especial todo setas que anunciaba su protagonismo. Marchamos una triología de papas, unos piquillos con ajoblanco y setas, papas rellenas con setas y queso y calamar relleno con crema de setas.

Calamar Relleno con salsa de Setas; sabroso y meloso

Desde que llegó el primer plato, dije “anda… qué minimalista las presentaciones, qué cuidadas” ¡Vaya sorpresa! La verdad, por la apariencia del bar, esperaba unos platos más sencillos: las típicas tapas en platillos comunes, pero no, se alzan tal cual puedes ver en el tapeo de restaurantes cool, con platos diferentes y mucho gusto. Comimos bastante bien y salí recomendado la experiencia. A veces, las cosas no son lo que parecen, a veces, la apariencia es solo eso, apariencia.

Patatas rellenas con setas y queso; bocado sencillo pero complejo.

El café que nunca llegó y en Perro Salado se convirtió

Predominó el Tequila y el Mezcal ¡Qué mejor en un mexicano!

Esas quedada de café en domingos… Las suelo poner en práctica, pero se suelen tornar como girasoles, en su rol peculiar. Me traslado al domingo pasado, cuando quedé con mi amigui para un cafelito; la compañía se multiplicó y en momento cóctel se transformó. Tras un paseo, mientras buscábamos un hueco en alguna terraza de La Latina (todo petado), vimos una mesita a pie de calle en la Esquina Mexicana de Madrid (C/ de Príncipe Anglona, 1). Ahí, asentamos. La carta de cócteles llamaba bastante la atención, propuestas originales y unos nombres muy curiosos. Me encanta jugar con las palabras y aquí se reflejaba creatividad y buen rollo, así, señorita pánfila, pepe el toro, Tequi-Librio o el perro salado que me pedí yo, jajaja…

Festín de nachos con toda su alegoría, mucho queso y jalapeños si los reclamas

Buenos cócteles a precios asequibles (6 y 7 €). No había intención de cenar pero pedimos algo para picar, nachos y tacos. Los nachos los presentan en una pala y los tacos en una teja; presentaciones inusuales que te sacan una sonrisa. Esta sonrisa se acentúa si vas al servicio; una carta de refranes te asalta, ríes y, cuando regresas a la mesa, “chicas tenéis que ir al baño, jajaja”.

Tacos de carne con aguacate, versión healthy por ordenanza

Otro sitio inesperado que cayó al paso y nos brindó una experiencia gustosa. Nos sentamos por intuición ¡Acertamos!

Uno de los muchos refranes con los que te puedes entretener en el baño de la esquina mexicana de Madrid

¡Pío Pío, baila que baila! Seguimos de cócteles

Buena compañía, buen rollo y a lo que surja jejeje…

Este viernes, 4 de octubre, se inauguró Fresh, un nuevo restaurante y lounge bar que abre sus puertas en Majadahonda (Calle Veneros, 4) con ganas de dar momentos felices como me dijo uno de sus fundadores, Fran Muñoz. Tendré que volver para ver cómo resulta su experiencia, pero, de primeras, creo que me gustará; la fiesta de bienvenida reflejó las ganas con las que parte este equipo, no faltaron los detalles ni las sorpresas. Barra de cócteles, de sushi, sala de shishas, música en vivo (al son de Cuba), DJ y violista en directo. Agradecida por la invitación y deseándoles mucha suerte con este nuevo proyecto a todo el equipo de Fresh. Cómo no, gracias a Berta, Steffi y Lourdes por acompañarme en este disfrute.

Tomates y guisantes deshidratados, en Fresh; su sabor sorprende, al final, como si acabaras de tomar tomate natural ¡Increíble!
El sashimi de salmón que captabas en la barra de sushi de Fresh, cortado al momento.

Y si, tras Fresh, pensaba ir a casa “esa era mi intuición”, ahí está Lourdes para no poder decir que no. Acabamos en Habanera, bailando y con sorpresa incluida. Nada más llegar, fuimos a la barra y optamos por un cóctel. Al ver la carta, los nombres te entretienen, cada cóctel con su historia y sus movidas. Me decanté por el Pollito Pío Pío (8´90 €), literalmente te lo venden así “este coctel mola un huevo (ya veréis por qué). Hemos recreado un granizado, pero mezclando un poco de la bella Italia, la mística de Asia, la alegría del pueblo canario y el toque chulesco de Madrid.” Lourdes optó por el Cines Varsovia.

Pues con la imagen, sobran las palabras, jajaja

Mientras esperábamos, buen rato porque en Habanera no cabía ni un alfiler, veo que Lourdes dice “quien se habrá pedido el cóctel aquel… en una caja de Palomitas”; yo pensaba «creo que son los nuestros, porque uno era en un recipiente que simulaba un huevo y el suyo incluía la palabra cine. Pues justo, el bartender dice “Pollito y Varsovia”, jajaja… La cara de Lourdes era un poema, pero dónde voy con una caja de Palomitas. Yo le decía, hombre pues mola ¿No? Es creativo. «Bailar en la pista con una caja de palomitas no hace gracia, decía, jajaja…»

Al marchar, también te quieres ir, pero Lourdes tampoco te deja, de cháchara nos quedamos e inesperadamente pasa alguien, se presenta, te hace reír, te invita a ir a bailar bachata y dices ¿Cómo es la vida! No te voy contar qué hice, las sorpresas, la intuición y la espontaneidad hicieron el resto.

2 comments

  1. La vida es un paseo agradable que en cada momento nos brinda el placer de ser disfrutada, un beso con retraso, el finde me fui a tierras castellanas disfrutando también de un buen Yantar en tierras concuenses, que suerte tenemos de la tierra en la que vivimos. Disfruta de tu finde, bs

    1. Hola Rabea,
      Me alegro que hayas disfrutado del buen yantar por tierras castellanas. Ya me contarás, jejeje.. Un besito

Deja un comentario