Sentido Palatable: Café y Vino

El café es un alimento, camaleónico en todos los sentidos; aunque aconsejan no tomarlo a partir de las 16 hrs, lo cierto es que puede caer en cualquier momento. Te puede acompañar en tu rutina, solo o con lo que más te guste, puede poner fin a una comida o ser el inicio de una sobremesa; oportuno para cualquier encuentro o reunión. En cierta manera, el vino es también camaleónico, amplia variedad para distintos momentos, para tomarlo solo o siendo anfitrión a barra o a mesa. Es cierto que el vino lo tenemos más encajado a determinadas horas, pero un vino de tardeo puede ganarle la partida a un café o puede saludarte en las mañanas, a modo de Mimosa, esa clásica combinación de vino espumoso (cava o champán con zumo de naranja) tan mítico en los brunchs.

Experiencia en IdCoffeeLab; cafés con alma y en movimiento

Un encuentro de churros que acabó en tostadas llevó a un desayuno-reunión en IdCoffeeLab donde por fin cayeron los churros. IdCoffeeLab es el espacio donde Josiana Bernardes, experta formadora de café de especialidad, imparte sus cursos y que vio la luz recientemente en el número 22 de la avenida de Asturias.

Churrería Márquez (Calle de los Mártires de la Ventilla, 47); muy ricos, pero, si esperas dentro, sales con perfume a churros para todo el día.

Josiana llegó a mí de una manera muy especial, más sinestésicamente imposible y, casi sin conocernos, realizamos un viaje juntas a Brasil donde hicimos “la ruta del café en Mina Gerais”; una aventura increíble que me llevó, además, a ver lo auténtica, apasionada y profesional que es esta mujer. Estamos en contacto y, este día, previo a las navidades, nos invitó a tomar café en el espacio. Nos preparó un delicioso capuchino (2) y el desayuno se convirtió en tertulia, junto a Jaime Rodríguez (periodista) y José Manuel Antelo (director de Barman Academy.) De sorpresa, llegó Isabel Aires, directora de Aires News Comunicación y con quien empecé mi trayectoria profesional entre la comunicación y la gastronomía.

Café de filtro; nos hizo una pequeña cata para que apreciáramos el café que estábamos tomando en esencia.

El café que tomamos, de Brasil, justamente, fue el que elaboran Simone Sampaio y João da Silva, productores de café especial en Jardim das Oliveiras y a quienes tuve el placer de conocer en mi viaje. Al marcharnos, Josiana nos obsequió con un paquetito a cada uno, molido al instante. Una delicia de café; con su compañía inicié el día de hoy.

Josiana selecciona cafés de especialidad y ha empezado a comercializar su propia marca; cafés con alma, proyectos sostenibles.

Para mí, tomar este café, es volver a mi experiencia con Simone, Josiana… una taza de café que se llena de matices y aromas, una experiencia con dni propio y única.

Foto con mujeres productoras de Café y Josiana (Viaje a Mina Geráis, agosto 2018).

La opción “de vinos”, otro suma y sigue

En mi caso, siempre digo, ¿quedamos para un café o un vino?, porque siempre, por muy liados que andemos, se saca hueco. Puedes quedar para un batido, un zumo, jajaja… Cada uno con sus preferencias. Últimamente, varias quedadas para un café se han visto alternadas por un vino, vaya que vas de camino y te mandan ubicación (bar de vinos, taberna… ¿Café? Nanai). El Café del Art, destino inicial, nunca llega (venga, hoy lo volveré a intentar… a ver donde acabo).

Así se dio el finde pasado y este; hice tour por la terraza The Hat, Ana La Santa, Bar la Osita y la Sala Equis. En ambos casos, charlas distendidas, encuentros especiales e inesperados; por ejemplo, el vino de ayer, en la sala equis (muy normalito), fue especial por el momento, el ambiente, la compañía; hoy, ese vino tiene connotaciones, permanece, quedará en mi recuerdo por las circunstancias en las que se dio.

Por tanto, y he aquí la Palatabilidad a ritmo de café o vino, es el placer que experimentamos al tomar un alimento o fluido con capacidad hedonista que le hace sostenible a lo largo del tiempo. Es, como indicó Forbes en 1986, una experiencia más allá de las cualidades del alimento, porque la experiencia previa y el estado metabólico de la persona están presentes.

Sala Equis con compis de la uni, encuentro 14 años después, madre mía….

Por tanto, el café y el vino guardan sinergias, pero un vino siempre da más juego, invita a un segundo y alarga la charla “habitualmente, jeje”. Me encanta el sentido palatable de las cosas, saborearlo en el instante y retenerlo en mi recuerdo. ¿Cómo los vives tú? ¿Aplicas el sentido de la palatabilidad? Está al compás del sexto sentido.

1 comment

  1. Buen domingo Raquel, la vida es una excelente experiencia para ser experimentada y vivida,
    Feliz trayectoria

Deja un comentario