CoronaGaitas y mi Respuesta

Este domingo de marzo es único, como cada día, teñido de incertidumbre y ondas de reflexión. Tengo claro, no de ahora, desde hace algún tiempo, que la vida hay que tomarla como viene, que no tenemos certeza de nada, que hay que vivir muy al día, con planes, sí, pero sabiendo que, en muchos casos, no dependerá solo de ti para que sigan o no en pie.

Con esta situación vírica y global, más cuenta aún se da una que cuando las cosas se dan, se dan… ¿Podría haberse frenado antes? Probablemente, pero, ahora, el tema lo tenemos  encima y hay que sobrellevarlo de la mejor manera. Pasará, esperemos cuanto antes. Mientras tanto, hay que adaptarse de la mejor manera; todos tenemos una gran capacidad de adaptación y evolución y, ahora, todos estamos obligados a desarrollarla positivamente.

Voy a pasear por mis recuerdos, a dejar alguna gastro-experiencia de paso en los últimos días y terminaré al hilo del comienzo, reflexionando como siempre, intentado aportar algo de ánimo para estos días donde el sol debe salir más que nunca del interior.

Casa Lucas, sabor hogareño en la Latina

Ración de canelón de tinta con marisco; contundente y suave. Taberna Casa Lucas

Perderse por La Latina un domingo es un clásico, no encontrar sitio, idem, jajaja… El domingo pasado fuimos a probar suerte y, en mente, Casa Lucas, pero abiertas a la improvisación. Llegamos. La taberna es muy pequeñita, 5 o 6 mesitas y la barra. 2 minutos, mientras esperábamos a ser atendidas, observo que unos clientes están pagando y tachín tachan ¡Qué suerte, mesa para 2! La carta (ya la visualicé antes de ir, suelo hacerlo) corta y justa con platos tradicionales y sugerentes. Optamos por la ración de canelón. Vienen 2 súper canelones, de pasta negra rellena de marisco y verduritas al curry sobre crema de queso. La verdad, muy ricos de sabor, con bastante relleno y las verduras al dente. La salsa la noté un poco líquida, un toque más cremoso hubiera sido perfecto (para mi gusto, claro está).

Canelón Casa Lucas: se puede observar la textura de las verduritas y el relleno de marisco.

Tienen buenas referencias de vino por copa; optamos por Coto de Hayas, vino de Aragón, de la denominación de Origen Campo de Borja. Conozco algunos vinos de esta bodega y son bastante recomendables. Reconozco que teníamos que haber tomado un blanco para estar más alineados con el bocado, pero estábamos de cháchara y ni cuenta nos dimos, jajaja… Disfrutamos de una buena comida, con un servicio rápido y atento (13´50 € por persona, solo tomamos la ración, copa de vino y cesto de pan -2€-). Es de estos sitios donde creo que todo lo que pidas estará bueno, me dio esa sensación y los platos allegados tenían una pinta exquisita.

Café, checking for the next y Cultura

Tras la comida, dimos un paseo e hicimos parón en el Mercado de San Fernando (C/ Embajadores, 41): sin duda, uno de los mercados para tapear más auténticos de la ciudad, en el sentido de que se ha mantenido su ambiente “de mercado” interno, informal con variedad de puestecitos de comida. Ideal para pasar y tomar un vino-cerveza con los amigos. Lo dejo entre mis pendientes.

Esta foto no es del Programa de la Exposición de Mujeres, pero al pasar la sala, había esta interesante exposición de Jean-Michel bohours, 2018. Fotografía de Cinthia Saenger.

De ahí, fuimos a ver “Mujeres Fotógrafas”, exposición de arte que aúna el trabajo de nueve autoras españolas de diferentes generaciones: Esther Ferrer, Eva Lootz, Carmen Calvo, Isabel Muñoz, Ouka Leele, Vicky Méndiz, Carla Andrade, Bego Antón y Lua Ribeira. La exposición se puede ver  en el centro Tabacalera hasta el 12 de abril. Un mapa de visión con retroceso en el tiempo y en una galería atípica.

Kaldi Café, un refugio aromático y sostenible

Aquí estuvimos sentadas, rincón acogedor en Kaldi Café, muy cuquis. Fotografía de Cinthia Saenger.

Tras ver la exposición, sentimos frío, apetencias de tomar algo caliente en plan relax “un café a la vista parecía tentador”. Rumbo hacía sol, ante cafés al paso, nos llamó la atención “Kaldi Café”, en la calle Embajadores 17 esquina, Calle del Oso, 25. No había oído hablar de este lugar ni estaba entre mis pendientes. A pie de calle, un espacio de mesas compartidas y algún rincón íntimo, mobiliario sostenible, sencillez… Café de especialidad, algo para picar –dulce o salado-. Tomamos un capuchino y un café solo con miel. Buen carta de cafés y buena atención; parada sin prisas, sitio a tener en cuenta si estás por la zona.

Capuchino y café solo con Miel. Kaldi Café. Fotografías de Cinthia Saenger.

Este es el resumen del domingo pasado, día Internacional de la Mujer; una semana más tarde, el panorama cambió por completo. Marché a casa el viernes tras dos días donde mi trabajo fue “cancelar, cancelar, cancelar”… Tras un poco de parón para adaptarme a la situación, algo de tensión, incertidumbre e indecisión, una se calma, entiende que el contexto es el que es y que, para hacerle frente, primero entender y ser conscientes, luego solucionar con una rutina productiva para ti, para los tuyos, para tu entorno profesional y personal.

Estoy segura que cada uno, individualmente y, todos a una, superaremos este bache y, además, saldremos, de alguna manera, fortalecidos. A todo lo malo siempre hay que buscarle el lado bueno o, al menos, ver las cosas positivas que pueden derivarse de la rutina inesperada que toca vivir. Tenemos todas las facultades y las tecnologías a nuestro alcance, adaptar el “Out” al “In” es el reto. Es un problema con fácil solución, un modo de vida para 15 días –esperemos que no se alargue mucho- y, como en todo, la actitud, tu voluntad, será clave para la resolución con éxito. Las consecuencias serán duras… pero vamos, primero, a frenar el virus y luego ya construiremos de la mejor forma posible.

Además, creo que si aún no te percataste bien, te darás cuenta de lo afortunados que somos de poder compartir tantos momentos con nuestros amigos y conocidos; los próximos cafés, vinos o lo que sea, seguro que te saben aún mejor que de costumbre, le incluirás la fortuna y la gratitud de compartirlos.

#YoMeQuedoEnCasa. Damos la bienvenida al teletrabajo, el telegym, cibercenas, cafés digitales o lo que se te ocurra. Ánimo.

14 comments

  1. Gracias Raquel

  2. Sin duda iré a conocerlos en cuanto recuperemos la rutina!
    …y como leí por ahí «vacaciones colectivas obligadas para los trabajadores del planeta Tierra.» Nos toca ser socialmente más responsables y pedirle a Dios que ésta crisis de salud pare pronto.

    1. Muchas gracias por la lectura y tu feedback Ivette.

      Un abrazo, Raquel

  3. Un tiempo para parar, pensar, reflexionar y sin duda alguna para seguir adelante. No sabemos de lo que somos capaces hasta que lo hacemos. Y esta situación hará aflorar lo mejor de cada uno.
    ¡Go ahead!

    1. Exacto Eva, las situaciones críticas nos dan la oportunidad de conocer nuestra capacidad al máximo exponente.

      Un abrazo y gracias por la lectura.

  4. Bien lo dices Raquel. Adaptación y evolución, importantísimo! Espero que todo bien, muchos recuerdos y sigue escribiendonos y así cogemos fuerzas estos días!

    1. Hei, gracias Alex!
      Me alegra verte por aquí ¡Qué ilusión me ha hecho!

      Gracias jeje.. Y Claro que sí, seguiré cada domingo siempre que la vida lo permita

      Un abrazo

      Raquel

  5. Pues si Raquel!
    A veces de poco sirve que quieras tener tu vida planificada y bajo control, con objetivos y metas…!
    En estos momentos toca tomar aire, y dedicar todo nuestro tiempo a aquello que el día a día no nos permite… sea reflexionar, dar rienda suelta a la creatividad, estar y pasar tiempo con nosotros mismos o con nuestra familia! Todo aquello para lo que normalmente no encontramos hueco… Y quién sabe… quizás descubramos cosas nuevas y sorprendentes…
    Un abrazo y encantada de conocerte de forma virtual!

    1. Gracias Nereida, bienvenida.
      Sí, es lo que toca, las cosas vienen como vienen. Mucho ánimo y suerte en estos días.

      Estamos en contacto. Un abrazo

      Raquel

  6. 👏🏻👏🏻 Muchas gracias!! Por tus palabras ☺️

    1. Gracias por la lectura
      Un placer y un abrazo

      Raquel

  7. Querida amiga,
    Me encantan tus escritos, lo cuentas de una forma tan natural, y describes tan bien, que siento que voy por esos lugares paseando y de charla contigo.
    Un abrazo mi niña

    1. Ay qué ilusión verte por aquí Margot. Me alegra que lo veas como un paseo conmigo. Un abrazo fuerte.
      Gracias por la buena vibra que trasmites.
      Raquel

Deja un comentario