Reflexencialismo “Cuestiones de Esencia”

¿Qué día es? Con el ritmo frenético de las ciudades, el trabajo, los planes de aquí y de allá, perdemos la noción del tiempo, nos fumamos los días y, a veces, no sabemos ni en qué día estamos. ¿Te has dado cuenta de que estando en casa pasa lo mismo? Van pasando los días, más lento para unos, más rápido para otros, por momentos pierdes la noción del tiempo. Todo puede ser medible en torno al tiempo, pero la medición es muy subjetiva, el reloj es distinto para todos, las circunstancias marcan el ritmo de las agujas.

¿Qué tienes en la nevera? Eso me pregunto muchas veces antes de prepararme alguna receta improvisada. Vaya, pues ahora, en estos días, cuando me dispongo con Sinestesia, la pregunta es ¿Qué tienes en la mente? No tiene mucho sentido contar las experiencias caseras (ya las conté en su mayor parte; mantengo la rutina, no hay novedades, más allá de los enredos culinarios que sigo haciendo). Así que opto por compartir reflexiones.

Del ayer al hoy

Tras Cuarentrena, el respiro de ejercicios de cada día, me paro un momento y me quedo pasmá jajajaja

No sé por qué, quizás por llevar tantos días sin sociabilizar de forma presencial, pero, últimamente, he visto “sin querer” pasar mi vida por capítulos, me he ido acordando de personas que me han ido marcando sin pensarlo y, casualmente, antes de irme a dormir. Me encanta cuando esto pasa y, al día siguiente, recibes un mensaje de esa persona… Me pasa a menudo, seguro que a muchos de vosotros también… La interconexión o esa parte desconocida y desconcertante, mágica al fin de al cabo.

Cena del Sábado noche; un fastgood más, huevo frito con un salteado de ñoquis, pimientos, cebolla, queso feta y camarones. El toque «merkén», especia chilena que me flipa.

¿Comunicar en Esencia o Comunicar la Esencia?

Una marca potente –en cualquier sector- cala en la mente del consumidor, se identifica con su principal ventaja competitiva y genera fidelidad, crea prescriptores. Esto es porque consigue comunicar su esencia, detecta muy bien su principal característica y lo transmite con una comunicación eficaz. Esto da lugar a una óptima reputación de marca, se acerca a la excelencia. ¿Cómo aplicamos esto a las personas? Estos días he pensado en ello y abro aquí el debate.

Las personas somos todas iguales y todas diferentes, cada una cuenta con una personalidad y con unas destrezas y habilidades (mejor o peor desarrolladas)… Las experiencias vividas van completando y definiendo nuestra forma de ser, pero todos tenemos una esencia única que nos define. ¿Cómo integrar el “yo” personal con el “yo” profesional? ¿Es o no favorable?

Estos días me han rondado estos interrogantes porque, en ocasiones, las personas somos de una determinada forma y nos perciben de otra ¿Pasa igual que en las marcas? Si no transmites lo que eres, ¿no estás siendo auténtica o es que aún no has encontrado tu esencia?

Me traslado a este momento y siento calma, felicidad ¡Se echan de menos los viajes a Zaragoza! Mi compi Eva es la mejor anfitriona, fantástica para compartir experiencias y una gran guía de su ciudad.  

Pero, otra cuestión es que una cosa es “nosotros” en nuestra vida personal y “nosotros” en nuestra vida profesional. A veces, las personas se comportan igual en ambos ámbitos ¿Esto es bueno o malo? Supongo que aquí incide el tipo de trabajo que se tenga, el ambiente y cómo es la relación laboral en la empresa.

No tengo todas las repuestas… ¡Quién las tiene! Jajaja… Pero seas tú o tu «alter ego profesional» creo que la honestidad y la transparencia son siempre buenos aliados, porque al final tener amigos y compañeros honestos es siempre un plus de calidad que todos buscamos.

En relación con esto, sería interesante hacer 4 encuestas idénticas sobre ti mismo a distintos colectivos (amigos, familia, compañeros de trabajo y a ti misma). Seguro que  más de uno nos sorprenderíamos.

¿Habías pensado en estas cuestiones de esencia?

Termino mi escrito anhelando respirar libremente, anhelando salir a la calle y sentir vida. Ayer, justamente, fui a comprar y una vocecilla “Raquel, Raquel…” Mi amiga Tamar, grata sorpresa y casualidad… Hablando a un metro o más de distancia, qué sensación tan rara… Hablar así y ver una cara amiga por fin (alegría en este sentido).

Sí, antes de irme, aquí dejo un enreillo que cené esta semana: me dispuse a hacer una ensalada «somera» como dice mi compi Hugo López (es decir, con sobras de la nevera, jaja) y al final acabé cenando una crunchy salad o unos nachos «agraciaos» como los llamé. Al verles tan majos me incitaron a buscar una copa de vino; he de decir que estaban muy buenos.

5 comments

  1. Ay Raquel, ver esa foto nos transporta a otro tiempo y no solo por el covid-19, hay un antes y un después de ese finde que quedará para siempre en nuestra historia personal. Yo soy de esas que es igual en lo personal que en lo profesional, a veces vivo como trabajo y trabajo como vivo. Pero soy así y no me ha ido mal.

  2. Gracias Eva,
    Como siempre, gracias por seguirme. Doy fe de tu afirmación y lo haces divinamente.
    Un abrazo

  3. Raquel que tal!!!
    quizás no sea yo la persona mas indicada para hablar de estos temas, pero cuando hablamos de esencia creo que muy pocos humanos llegan a saber de ella ¿quienes o cuantos llegan a encontrar su verdadero yo?, cuando están haciendo de este mundo un verdadero caos, ¿quienes verdaderamente saben de su yo, permanente e invariable, en un mundo frenético, competitivo… y con tanto ruido? creo que dedicando mucho trabajo y horas del día al crecimiento personal, puede llegar una persona a convertirse en un ser espectacular para la sociedad humana, pero hay que estar dispuesto a renunciar a muchas cosas que desgraciadamente la gran mayoría no están dispuesta. Incluso el numero de respuestas a tu pregunta nos da un baremo de cuales son las cosas que le inquietan a la sociedad, quizás me equivoque, pero si la pregunta hubiera sido referente a algo superfluo, no se, por ejemplo ¿Qué opináis del nuevo peinado de Cristiano Ronaldo? quizás reventaría el blog, es una pena pero esto es lo que están permitiendo.
    Raquel, perdona por mi respuesta y por su extensión, no suelo hablar con nadie por las redes a menos que sea por algo profesional o similar. me encanta lo que haces y ojala el día de mañana no tengamos que meternos en internet para profundizar un poco sobre quienes somos, ya que, cada vez es mas difícil encontrar a gente que de verdad merezca la pena.

    1. Hola Ángel,
      Bienvenido y, en primer lugar, gracias por pasar y gracias por comentar. Cualquier persona es idónea para reflexionar sobre el yo y opinar de ello.

      Como indicas, es difícil en estos días, pararse, pensar y reflexionar sobre uno mismo (algo tan fácil y tan complicado). Esta tormentosa situación que nos ha tocado vivir nos regala un tiempo para ello (espero que muchos saquen la parte positiva de la triste situación en la que nos hayamos).

      Bajo mi punto de vista, no todo el mundo debe ser espectacular a la máxima potencia y ser un «ser dado a la humanidad»; pero si cada uno, intentamos ser simplemente lo mejor que podemos ser de nosotros mismos, vivir sin hacer daño y haciendo las cosas lo mejor que sabemos, siendo honestos, sinceros, transparentes… Con eso, con eso, ya ganamos mucho. Por mi parte, intento rodearme de ese tipo de personas y esquivar al resto, aunque es inevitable tropezarte con pedruscos que nos lastimen (esas cicatrices se curan y nos recuerdan que tenemos que tener los ojos aún más abiertos).

      Un saludo y serás bienvenido siempre que quieras y tengas un poco de tiempo.

      Muchas gracias, me alegra que te haya gustado.

      Raquel

  4. perdona se me olvido despedirme.
    muchas gracias
    un saludo

Responder a Eva Cancelar la respuesta