Momento hojaldrado entre burbujas

Cielo grisáceo, ambiente bochornoso que invita a pasarte la tarde en el sofá, entre pelis y libros o salir a pasear y tentar a la suerte para que no te caiga la del pulpo. A eso de la 1, salí a por pan y di un voltio por la manzana, terrazas abarrotadas, todo parece ir despertando y, si las mascarillas no desfilaran, podría ser una mañana de domingo como las de antes, más bulliciosa si cabe. Me gustaban las mañanas dominicales de antes, tregua al estrés y al corre corre que habitualmente se recrea a diario en la capital. Esa calma dominguera y de tentación en la latina (ganas de ir por allí por cierto) volverá, cuando podamos viajar y recuperar la libertad de movimiento. Al caso, que me lié…, que fui a por pan, me enredé y me calló el aguacero momentáneo, pero a dos pasos de casa -unas gotitas de agua fresca para despertarme del sueño de ayer jajaja…-  Ahora, escribo, por la tarde, no iba a hacerlo, pero la indecisión del cielo hace que me quede en casa y, la sorpresa de ayer, me invita a teclear. Por ello, me siento y te la cuento. Acaba de empezar a granizar ¡Qué acierto!

Invasión Sorpresa

Cada 5 de junio, el calendario me recuerda que soy un año más experimentada. Este año, el 7 vuelve a mi edad, mi número favorito ¿Tocará algo? De momento, me ha traído suerte y te diré por qué.

Color para el festivo de cumple por sorpresa, jajaja, entre verdes y naranjas, mis colores favoritos.

Desde pequeña, a todos nos pasará igual, el día de tu cumple es día de celebración, de tarta, de velas y globos. Recuerdo que el momento que más me gustaba era llevar los 2 kilos de caramelos variados que me compraba mi madre en el puesto del mercado para que los repartiera en el cole (me remonto a mi etapa de parvulitos) ¡Cómo me gustaba, con eso me sentía la reina del mambo! Ya ves… jajaja Pero, la verdad sea dicha, siempre era la que más caramelos llevaba y los más ricos, eso también es cierto, así que, yo me sentía súper guay.  Después, pues como todos, cada año va surgiendo de una manera; a veces, tienes ganas de celebrarlo a lo grande, otras de forma más íntima, incluso de no hacer nada y disfrutar de un día más. Esto va ligado a las circunstancias del momento. El año pasado lo celebré como 4 o 5 veces (hacía tiempo que no daba un homenaje a mi fecha y fue muy especial).

Este año, el día 5 fue un día más, eso sí, mis compis del curro me cantaron virtualmente cumpleaños feliz (por sorpresa) y, con ello, yo ya tan contenta. La semana pasada, pensé «no sé, quizás hago una tarta e invito a tomar café, luego… uhm no tengo muchas apetencias de celebración». Así, dije “lo celebraré con un tarta y la familia cuando vaya al pueblo y, si surge un vino-tapa, pues listo”. Surgió el vino-tapa con una llamada y reservé para ir a cenar el sábado (si antes era difícil encontrar sitio para cenar, ahora más). Tras larga búsqueda (la mayoría de los sitios en mente, aún cerrados y otros solo con delivery/ take away) logré reservar mesa en Taberna Degusta.

Sábado, ocho de la tarde, me viene  a buscar mi amiga Cinthia para irnos de, a poco, a cenar. Abro la puerta, globos, tarta y cava. Enfría el cava dice ¡Vamos a brindar! Y yo ¿Pero ahora? Nos tenemos que ir. Sí, sí… Luego que si empieza a hacer fotos, que si patatín… y yo… pero que nos tenemos que ir. Voy a por el cava y, al regresar al salón, sorpresa, mis amigos allí, Tamar y César ¡Pero bueno…!

Menudo photobook que me hizo la maja para entretenerme mientras llegaban los invitados ¡Gracias Cinthia!

Cancelé la reserva, ay qué mal me supo llamar al restaurante una hora antes, me sentí fatal pero no quedaba otra, habían traído la cena a casa. Honestamente, y los involucrados lo saben porque se lo dije el día de antes, no me apetecía hacer nada en casa, pero porque llevo mucho tiempo sola encerrada, me apetecía reenganchar con ese momento bar, disfrutar de un vinito nuevamente, volver a tener experiencias de buena mesa y de tener contacto con la restauración más allá de las relaciones de pantalla. Quedé encantadísima con la sorpresa, me encantó la invasión a mi terreno y ellos también lo saben, mi cara lo dice todo.

Quien me conoce sabe que me encanta dar sorpresas, normalmente soy yo la artífice; ayer, por primera vez, tuve un cumple sorpresa, una celebración en mi honor sin preaviso. Me gustan mucho, no por el acto en sí, si no por el hecho de la importancia, de lo que significan. Hacer una sorpresa conlleva dedicación, tiempo, es como un evento, de inicio a fin donde tienes en cuenta el cómo puedes emocionar gratamente a una persona. Es imprescindible conocer al sorprendido, para acertar de lleno y poder aliñar todos los ingredientes.

Gracias amigos por dedicarme tiempo, ayer y siempre.

Así, tuve globos verdes (mi color preferido), tarta de chocolate, hojaldre de atún y olivas y tortilla de patatas rodeada de un brindis de burbujas de cava Freixenet. Amo el chocolate pero si me hubieran dado a elegir, ayer hubiera caído pie de limón o de maracuyá (tengo antojo jajaja); Cinthia me dijo, te encargué un pie de limón y, al pensar en la sorpresa, (ella no puede tomarlo) cambió el pedido –el pie de limón caerá en cualquier momento, ya lo sé, ya-.

Hojaldre de atún, tomate y olivas negras. Sencillo pero delicioso ¡Me encantó! Sobró, así que ya sé que cenaré, jajaja

También amo el hojaldre, me encanta, dulce o salado y el que hicieron Tamar y César estaba exquisito. Yo añadí un humus de aguacate que hice al mediodía y, ya con eso, el picnic cumple perfecto. No nos dimos cuenta y a las 23.40 dicen… la tarta, venga venga (claro, yo no lo sabía, pero el metro cierra a las 12 y tenían que salir todos pitando). Y yo estaba pensando en abrir un vino especial “Dulce de invierno” de la Bodega Javier Sanz, un vino dulce fruto del mestizaje entre la uva verdejo y Gorda de moldavia (moscatel), para la tarta. El chocolate con vino de Oporto es una de las armonías que más me gustan y, este vino dulce, con la potencia del chocolate negro de la tarta, creo que invita al deleite (era mi sorpresa para ellos, lo tenía de casualidad en la nevera, porque tengo ganas de abrirlo, pero no dio tiempo). Como sobró tarta, ya lo probaré.

Recomiendo el humus de aguacate con limón y un poco de ají, tahini, aove, comino y un poco de pimentón. Delicioso y, además, no se pone negro, se conserva perfecto.

Momento hojaldrado es el título de este escrito, no por el hojaldre de la cena, que también, sino porque mi cumple de ayer fue como un hojaldre de crema tostada y arándanos con un toque cítrico; fue dulce, cálido, refrescante y crujiente amenizado de efervescencia en copa.

Tarta de chocolate y Bizcocho con trufas, muy esponjosa y cremosa, punto perfecto del chocolate,de Antojitos Madrid.

Termino, no sin mencionar y desearle suerte a Antojitos Madrid, de donde era la tarta; recién se han lanzado con este proyecto y espero que le lleguen muchos encargos para regalar momentos dulces como el que me regalaron a mí.

Y, por último, quiero compartir un podcast que hice estos días para el curso de redes sociales que estoy haciendo. Tengo que mejorarlo (el sonido de mi voz se oye regular, un micro lo solucionará) y tendré que estar más relajada en la conversación, pero me gustó la experiencia y estoy pensando en darle continuidad. Te dejo “la prueba” de BienEstar DeVino, un espacio para charlar sobre el BienEstar al compás de una copa de vino. Gracias a Eva Pardos y a Pepa Cartini por participar en esta primera cita. ¿Crees que debo provocar más citas?

 

14 comments

  1. Que bonitooo

  2. Buenos días, Raquel:
    Y muchas felicidades, a pesar de ese retraso que siempre le resta autenticidad a los deseos. Es de corazón: te deseo un gran año, aunque este haya empezado un tanto torcido.
    Y respecto a los amigos, ¿qué puedo decirte? Que son el mejor ingrediente en el pastel de la existencia. Suena un poco cursi, pero es lo que tiene hablar del valor de las cosas que no pueden comprarse con dinero.
    Aunque nuestra amistad tenga otro nivel menos intenso, yo la valoro.
    Y sé que también me tocará en su día verte y sorprenderte con algo verde, a ser posible.
    Un abrazo (de los de siempre).

    1. Gracias Jaime,

      Nuestra amistad tiene otro tinte, entre lo profesional y lo amigable, me encanta en cualquier caso y esperaré encantada que me sorprendas ¡Te lo acepto!

      Un abrazo y gracias por seguirme y darme tu feedback.

      Raquel

      1. Leerte cada lunes es un lujazo.
        Y eso que no es mi mejor día 😀

        1. Me alegro que así sea, siempre pienso… Si no me leerá nadie. Pero me acuerdo de ti y otros fieles sinestésico, y continuo con la rutina de los domingos. Gracias!!!!

  3. Muchas felicidades guapa creo que te has pasado un feliz día con tus amigos.

  4. ¡Pero qué cumple más chulo! Muchísimas felicidades, Raquel, me alegra que lo pasaras con tan buena onda. ¡Un abrazo enorme! Ya lo celebraremos cuando nos veamos 😄

    1. Gracias amiga Pepa,
      Así es, fue muy guay y, claro que sí, lo celebraremos cuando nos veamos, esto y el vernos.
      Un abrazo
      Raquel

  5. El día perfecto!! Lo has descrito tan bien, que hasta a mí me da gana de darte un abrazo 🤗… Y tomarme un vino en tu honor 🍷
    Felicidades!!

    1. Gracias Irina, por leerme, por las felicitación y por ese 🥂. Un abrazo

      Raquel

  6. muchísimas felicidades profe, todo se ve muy bien, espero que la hayan pasado de maravillas!!!!!!!😁😁🎉👌

    1. Gracias Liuyen por leerme y felicitarme. Un abrazo

Deja un comentario