Reverencia a la Cultura Mexicana “a bocado y en copa”

Desde siempre he sentido curiosidad por otras culturas y, sin saber por qué, siempre iba asociado a sabores y aromas, tanto a nivel local como internacional. Hoy va la cosa de esto de viajes espontáneos a través del paladar y, tras una pequeña sinestesia, contaré mi paso por México a través de «La Sobremesa», el nuevo espacio  de la Mezcaloteca Corazón Agavero.

El Sabor de la Vida al Paso

Cuando era una mica, aún recuerdo cómo me entusiasmaba ir de vacaciones con mis padres e ir a restaurantes, indagar la zona y localizar panaderías y tiendas de alimentación. Por supuesto, siempre volvía con compra incluida en la maleta; para mí, era un auténtico juego. Esto ha estado siempre conmigo salvo un kit kat donde necesita escapar de todo “me ahogué en mi mayor hobby por bruta”. Siempre lo digo, todo en equilibrio es un acierto y un placer, pero, hasta lo más placentero puede ir en tu contra si no lo disfrutas a su tiempo. Supongo que esto es el escalón de la madurez; la vida  tiene sus medidas y cada uno vamos marcando e incorporando lo necesario para preparar nuestro cóctel.

Armonía 1800 en 5 Notas más 1

Con motivo del Día Internacional del Tequila (24 de julio), la Mezcaloteca Corazón Agavero aprovechó para presentar su nuevo espacio “La Sobremesa” y desvelar su nueva propuesta gastronómica. Tuve el placer de ser invitada y visualizar lo que este viaje promete. Con detalle, pero sin barroquismo, espero transportarte al momento y que sientas un poquito de lo que yo sentí; ya si te gusta el aroma, no dejes de probar su sabor ¡Billetes desde ya disponibles!

Wilmer, fundador de la mezcaloteca junto a Felicia, abrió el telón para presentarnos la acción, agradecido ante nuestra presencia. A continuación, Nacho Oropeza, chef mexicano y divulgador de la tradición y técnicas culinarias de su país, se presentó y nos contó su papel en esta ruta. Desde ya, Nacho, estará al pie de los “Bocados” que podrás disfrutar en el local, junto a los “sorbitos de gloria” a los que acostumbra el bartender Byron Vinueza. Dicho esto paso a contar las paradas en la línea Tequila 1800.

Cóctel de Bienvenida: a base de pulque –bebida fermentada a partir de la savia del maguey- y horchata casera de semillas de melón. Abrió boca junto al tradicional guacamole con totopos –nachos-. Desconocía que, en México, al guacamole le llamaban mantequilla mexicana, por su untuosidad, matices que iba aportando Nacho.

Tequila Silver 1800 con tacos de Aguachiles: un plato elaborado con chile Chiltepín (muy picoso y por eso necesita agua), cebolla, pepino y gambas o camarones. Nacho elaboró los tacos con gambas y un poco de guacamole. Perfecto acompañado del Tequila Silver. Como anécdota, Nacho mencionó que, allá, es típico matar la resaca a golpe de tequila y aguachiles (tentempié muy practicado en la costa).

Tequila 1800 reposado con “Plato de Ida y Vuelta”: el reposado ya añade notas de barrica, destacando aromas a tostado, a naranja y con un toque cítrico, perfecto para el cóctel de camarón. Hay distintas elaboraciones y Nacho siguió la receta tal cual la elaboran en Vera Cruz, en la parte del golfo: como él mismo dijo, es como un gazpacho de aguacate y camarones, a base de tomate, cebolla, aguacate, aove, jugo de naranja y gaseosa. Lo acompañó con galletitas saladas.

Tequila 1800 añejo con “Fogones 1800”: para acompañar el Tequila con más solera (al menos entre 14 meses y 3 años en barrica) un plato al que Nacho apoda “Fogones 1800” y que no es para menos. Este plato tiene como protagonista al pulpo tatemado a las brasas, típico de la zona de Jalisco; un espectáculo junto al chutney de piña y manzana con achiote –especia con sabor picante y terroso-. Todos los platos me gustaron, pero, sin duda, este fue el que más me sorprendió, quizás también por su novedad ante mi abanico de experiencias gustativas.

La Quinta Nota: no hay buena comida sin un buen anfitrión y, en este caso, Byron y Nacho se complementaron perfectamente para ofrecer una ruta memorable a todos los viajeros. Aportaron conocimiento y transmitieron su pasión, algo que hizo que, cada parada, fuera aún más sabrosa.

¿Y la Sexta? Esta nota la marcas tú y tu puedes darle la intensidad que quieras, a más  disposición y buena onda, mayor sabor. Inevitablemente, esta va unidad a los estados de ánimo (aquí tú tienes mucho que ver, cómo inicias el viaje, con qué predisposición y expectativas…) y, cómo no, también a las apetencias (esto ya no depende tanto de ti, dependerá de cómo se sienta tu cuerpo ese día; es decir, a más apetito más disfrute, pero también es cierto que cada persona es un mundo, yo funciono en esta línea, pero, otros, quizás no).

En resumen, para mí, aceptar este pasaje fue todo un lujo, me sentí afortunada desde que entró la invitación a mi whatsapp; me sentí feliz tras bajarme del tren y estaba deseando que llegara hoy para contarte cómo fue. Así que, sin más, desde ya, la Mezcaloteca Corazón Agavero da un giro a su oferta para dejar de hacer un pica pica para su mundo líquido y dar paso a una carta de platos con renombre elaborados por Nacho Oropeza, quien estará al cargo de los fogones. Así, la cocina y la coctelería pasan a ser protagonistas de esta casa. Podrás ir a tomar algo o marcarte tu propia gastro-experiencia reservando su nuevo espacio “La Sobremesa”, ideal para grupos, catas o celebraciones.

PD: Gracias a todo el Equipo de Corazón Agavero, por la pasión que ponen día a día  y cómo te hacen sentir cuando les visitas.

4 comments

  1. Buenas noches mi querida viajera, que es la vida sin sabores?, siempre hay que aprender y romper un poco Con nuestra zona de confort, cuando uno viaja tiene que traerse con sigo el sentido de la vida, y ese es siempre el lugar donde ha vivido, sus gentes con los que ha convivido y como no, sus sabores, hechos aromas y esencias.

    Excelente retrato de tu viaje, nos has hecho viajar contigo y degustar de esos aromas, olores y sabores.

    Un gusto leerte, hasta la siguiente

    1. Gracias Rabea, sé que estás en línea conmigo, en los viajes con sus aromas y sabores, el la esencia de cada cultura. Me alegro que haya sentido un poquito de México en este relato en la Mezcaloteca.

      Un abrazo, Raquel

  2. Ahora sé porque tú y yo tenemos tanta sintonía. Yo también de niña iba de viajes y restaurantes, y me llevaba siempre de vuelta el dulce típico de lugar.
    Me ha encantado tu post, y me ha gustado ese pulpo, para hacerlo versiónado. Ya te cuento….Mil besos preciosa

    1. Me alegra leerte por aquí Margot. Es genial recordar esas vivencias y tener esa inquietud por algo «en este caso relacionado con la gastronomía».

      Un abrazo y gracias por la lectura y por tu feedback.

      Raquel

Deja un comentario