Bocados de Equilibro, cambiantes, evolutivos

Cuantas veces oímos eso de “salir de tu zona de confort te ayuda a crecer”, cierto ¿Sí? Casi dos meses sin saludaros en este espacio; hoy, retomando el hábito dominguero, aunque a deshora. Tras el parón, me gustaría reenganchar con una reflexión en línea; al paso, quizás alguna nota gastronómica, pero sin ser la guinda del capítulo.

Días atrás, el domingo, salvo imprevistos, era el día del blog, tenía mi rutina: escribir los domingos por la mañana y contar los placeres de la buena mesa u otras curiosidades apetecibles a mi parecer. Me gusta escribir cuando estoy en equilibrio, cuando puedo, a través de las palabras, regalar sensaciones, cuando estoy bien conmigo misma. Ahí va otra frase “cuando estás bien por dentro se nota por fuera”, esto es así sí o sí y, para ello, el equilibrio se lleva la palma. Me encanta esta palabra por lo que significa. No es fácil, a veces, estar en equilibrio y, sobre todo, mantenerlo, porque la vida no es una línea en paralelo, pero siendo conscientes de su importancia y su sabor, cuando lo pruebas, te engancha y, pase lo que pase, siempre vuelve.

En mi caso, reciente cambio, giro de 180 º, puedo decir que aún no tengo la rutina que me gustaría, pero todo va llegando. Otra palabra de homenaje “la paciencia”, hay que ser pacientes, las cosas necesitan su tiempo y las prisas casi nunca son buenas. Mientras construyo mi nueva aventura en la ciudad de Zaragoza, comer bien, hacer deporte, una copa de vino o pasear sin rumbo son mis mejores bazas. La situación que todos sabemos y sus restricciones me impedirán conocer muchos sitios ahora, pero el confinamiento me enseñó a que hacer deporte en casa es solo actitud, al igual que disfrutar de una copa de vino conmigo misma, brindar e incluso regalarme una sonrisa. Está claro que el lado bueno de las cosas siempre está ahí, solo es cuestión de darle la vuelta.

Dicho esto, estoy de vuelta, con ganas de conocer mi nueva ubicación, Zaragoza, con ganas de volver a contar historias. A partir del próximo domingo, haré flashback para rescatar algunas gastro-experiencias no contadas. Mientras, por citar algunas de las últimas, voy a recomendar algunas cosillas que me han gustado bastante.

Cantina Borago (C/ Santa Cruz, 7)

Aquel día, la intención era tomar un cóctel en el umalas; al no haber sitio, buscamos cualquier otra opción para un vino. Tarea nada fácil un sábado noche y en época de pandemia. Nos adentramos en esta taberna “Borago” y había hueco en una de sus mesas altas. Copa de vino, Baltasar, 100% garnacha de Calatayud, que, en breve, se vio al compás de unos huevos con crema de patata ahumada, guiso de Confit de Pato y cristales de manitas. Mojamos pan, nos supo a poco y es que estaba buenísimo. Cuando las expectativas son nulas, pides algo y te lo plantan bien a la vista y mejor al paladar, sienta que ni pintaooo jajaja… Sin duda, un sitio para volver, me dejó buena vibra y no solo por los huevos, también por el ambiente y la atención.

Terraza Libertad 6.8 (Calle Libertad, 6,8)

Ayer, hacía un día espléndido, invitaba a ir de terraceo. Apostamos por la terraza libertad y, en hora punta, afortunados de pillar mesita. De primeras, es una terraza sin más, con ese estilo de terrazas con foodtrucks que se han puesto tan de moda en las grandes ciudades, eso sí, sin foodtruck. La intención era tomar algo, pero, al mediodía, algo para picar ya tocaba. De primeras, la carta bastante extensa para ser un lugar aparentemente de copas. Costó decidir.

Al final, pedimos estofado de carrilleras sobre cremoso de papas y una tosta (tostonazo) de brandada de bacalao con mahonesa. Oye, deliciosas ambas, aunque me sorprendió más la tosta, crujiente, cremosa y con mucho sabor ¡Llena bastante! El ambiente es majico, así que un lugar perfecto para tomar algo o tomar unas tapas al aire libre. De ahí, al Umalas, esta vez sí había sitio, jejeje…

Probé el cocktail Mai Tai a base de ron y zumo de piña; como siempre, este sitio no defrauda, eso sí, en cuanto los cócteles, a veces, la atención podría ser bastante mejor. La simpatía de los bartenders es algo agria en ocasiones (ya van dos veces que se pasó por la cabeza). Fin de la tarde con un café en Rock&Blues Café (C/ Agosto, 5), un sitio muy chulo en cuanto a la decoración, estilo taberna-pub vestida de rollo rockero en hilo muy musical, bastante amplio y donde te puedes tomar un café o una copa tranquilamente.

Me gustaría dejar algo dulce, pero voy a investigar un poco más para hacer un especial de sitios de desayuno o merienda. En esta ciudad, por lo que ya caté y observé, hay unas panaderías y pastelerías para apuntar en agenda y tenerlas en registro.

Y aquí seguimos, con ganas de más, de vuelta, agradecida por sentirme bien y por aquellas pequeñas cosas que lo hacen posible. Entre otras, los directos de Rafa Prades, los miércoles a las 20 hrs en su perfil de Instagram; donde ha iniciado unas charlas con expertos «Tertulias Gastronómicas», precisamente, para encontrar ese equilibrio “cuerpo-mente-alimentación”, 20 minutitos muy agradables y reconfortantes. O los directos de Fitness de Vanesa Goals, la verdad, los seguí esta semana y son fabulosos, te vienes arriba, muy fáciles de seguir, ya que motiva bastante y, si la sigues en sus stories, más aún… No sé cómo le da el día para tanto, impresionante.

¡Nos vemos el próximo domingo! Feliz semana y gracias por llegar hasta aquí.

10 comments

  1. Hola guapísima! Me alegro que ya estés instalada y recorriendo las calles gastronómicas que tiene Zaragoza, que son muchas y buenas.
    Feliz semana.

    1. Gracias Margot, poco a poco, sintiendo los días como a mí me gusta. Un abrazo

  2. Qué bueno que hayas vuelto a la escritura «dominguera» Raquel; un placer y un buen comienzo: aún quedan mil sitios y experiencias por descubrir:)

    1. Gracias compi,

      Sí, mucho por ver y conocer. Lista para nuevas vivencias. Un abrazote

  3. Bueno Raquelilla, qué bien que vuelvas a compartir tus andanzas, y que nos dejes en la agenda un montón de lugares para probar… Pero lo más importante, que estés bien… Seguro que coges cariño pronto a la ciudad de las dos Zetas

    1. Hola Susana,

      Sí, justo, eso es. Lo importante es estar bien para apreciar con gusto y disfrute cada minuto, sea donde sea.

      Muchas gracias y un abrazo

      Raquel

  4. Buenos días Raquel, lectura dominguera ya se echa en falta. Destacó tus palabras: los giros siempre son el comienzo de Algo, que deseo de todo corazón que sean buenos para ti y para todos, la paciencia digna virtud, “Otra palabra de homenaje “la paciencia”, hay que ser pacientes, las cosas necesitan su tiempo y las prisas casi nunca son buenas” mis mejores deseos amiga, todo a su debido tiempo, y con paciencia se consigue llegar a esa palabra que la denominas equilibrio

    Mucha fortuna

    1. Gracias amiga Rabea,

      Me alegra tenerte ahí y poder seguir compartiendo sensaciones, a la espera, que llegará, de vernos y charlar como nos gusta, sin reloj.

      Un abrazo y mis mejores deseos para ti.

      Raquel

  5. Acabo de descubir el blog. Mola un montón. Seguidor desde ya.

    1. Mil gracias David, desde ya, súper bienvenido.

Deja un comentario