Destellos Palpables, Opcionales y Placenteros

Trato de mantener la mente en blanco, me cuesta. Creo que voy a marcarme ese sano reto “unos minutos en blanco cada día” ¿Tú lo haces? ¿Puedes?

Lo cierto es que es un reseteo bien bueno al igual que liberar pensamientos tontos de la mente que solo hacen gastar energía en vano, pero, todos los tenemos ¿O no?, unos les dan menos vueltas y otros más. Parto de esta reflexión, porque este finde me apunté a un retiro de Respira Pilates que vi y que se ha llevado a cabo del 19 al 21 de marzo.

Del total de clases, hice 4 y me han gustado mucho. Me vino a la mente ¡Sería curioso si, por una vez, pudiéramos intercambiar “mentes” y ver cómo fluyen las de otras personas! Cada uno de nosotros somos dos personas, nuestro mundo interior y nuestro reflejo entre los demás, a través de nuestro comportamiento. Vuelve a salir la palabra “equilibrio”, porque supongo que, lo mejor es que tu reflejo sea auténtico y natural, aunque siempre tendremos nuestro pequeño y gran mundo interior donde solo nosotros sabemos estar (es nuestra intimidad, preciada y necesaria). Tras este finde, creo que voy a hacer una lista con esos vaivenes que no me aportan nada, para intentar que resten la menor energía de mí. Es como la compañía, hay que rodearse de las personas que te aportan, que te llenan en cada encuentro, esa luz se nota y realmente alimenta. Mi aventura africana, por ejemplo, me regaló 3 meses de mente en blanco (la verdad, no sé cómo pudo ser eso, jaja…, luego, los otros tres meses en Zimbabwe, ya empezó la máquina a estar operativa aunque con otro ritmo; lo recuerdo y sonrío ¿Qué mejor prueba de la eficacia tan saludable que aporta?

Tras esta reflexión, ya sabes que haya cosas del comer o no, anticipa a mi escrito, vamos a ver hoy algunos descubrimientos que experimenté en mi nueva residencia, Zaragoza.

Mondo Café, coqueto tentempié para disfrutar de un pica pica a cualquier hora

En la calle Cádiz, nº12, se encuentra este pequeño espacio al que podríamos llamar gastrocafé-bar, ya que cuenta con una estupenda selección de cafés de especialidad y una oferta gastronómica escueta, pero muy apañada entre dulces y saladitos, para que su visita marche al gusto de todos y a cualquier hora (dentro de las permitidas claro). Pasé por allí para tomar un café, capuchino en este caso, muy rico y, mi amiga, disfrutó de un batido de mango bien bueno también. Perfecta calidad-precio y, además, una atención exquisita. El “bar” es pequeñito, apenas unas 3 mesitas, pero cuenta con amplia terraza a pie de calle. Siempre que paso suele estar lleno.

Galanes que atrapan tarde o temprano

Me sigue preguntando la gente, hei ¿Qué tal la nueva ciudad? ¿ya tienes amistades por allí? Pues que quieres que te diga, jajaja… con esta etapa que vivimos, a quién más me estoy conociendo es a mí misma. Mientras todo vuelva a su cauce, suelo perderme por las calles de la ciudad (esto no es nuevo, me encanta caminar e indagar de siempre), entro y salgo de las tiendas, observo y, aquello que llama mi atención, se queda en mi retina. Tengo fichados varios sitios de mi callejeo. Uno de ellos es La Flor del Almíbar, por lo visto es de las pastelerías más antiguas de Zaragoza. Este finde casi cae (era el propósito), pero la tarta de manzana de Chocolates Capricho, tan solo a unos pasos de esta (ambas en la calle Don Jaime I), se me metió por los ojos y no hubo duda esta vez. El pequeño escaparate de Chocolates contaba con algo de bollería (croissants, brevas, cristinas…), palmeras de chocolate, lunas hojaldradas, dos tartas, de manzana y de frutos rojos y figuras de chocolate.

Se trata de un taller de chocolate con obrador en el interior y unas vitrinas repletas de bombones y tabletas de chocolate (si te gusta el chocolate, no puedes dejar de pasar), con detalles varios en torno a este ingrediente. Por lo que vi, en época de turrones y mazapanes, también son a tener en cuenta, con atractivas elaboraciones (habrá que probar en temporada). Al caso, compré tarta de manzana y un croissant glaseado. La tarta va al peso. Pagué 5,90 € (1,20 el croissant y 4,70 la porción de tarta) y, en un principio, puedes pensar “ostras, la tarta, un poco carita tras la experiencia de compra en otras pastelerías de la ciudad” (evidentemente, noté el cambio a la baja tras Madrid, precios más baratos). La chica que me atendió, majísima por cierto (me dijo que la tarta me iba a encantar, que un chico que iba probando todas las de las ciudades que visitaba, le dijo que era la mejor).

¿Mi valoración? Tomé la tarta en el desayuno, el olor es adictivo, la textura y sabor perfecta, eso sí, es contundente y llena bastante, con un trocito estás repleto/a. Me ha gustado bastante, no diría que es la mejor que probé, es distinta; ya sabéis que las hay más crujientes donde la crema pastelera es una fina base y, otras, como esta, donde la crema cobra bastante protagonismo. Quizás, en mi caso,  soy más de las finitas y crujientes con la manzana caramelizada. Eso sí, esta es flipante eh (solo que es más pesada), también mejor comer con tenedor y cuchillo (yo a bocaditos me puse perdía, jaja… ¡Ay la crema!). Perfecta para un café o un té verde, o al compás de una copa de o Ron, sin olvidarme de los helados (la veo con el de yogur, canela o Málaga –ron y pasas).  El croissant cayó en la merienda y un bocado y no puedes parar, no digo más.

Nutrición Eco y Viva en Amaranto

En el nº 16 de la Calle San Vicente Paúl, se encuentra Amaranto, una tienda de alimentos ecológicos a granel. Es de los sitios que entras y, aunque no tengas que comprar nada, estoy segura que sales con algo. Frutos secos, harinas, cafés, té, especias, panes de levadura madre y pasteles artesanos, vitaminas, hortalizas, productos frescos… Un espacio pequeño, pero muy repleto y muy bien organizado y presentado. Iba buscando Jalea Natural Fresca y Proteína de Guisantes (encontré ambas cosas); también compré jengibre deshidratado y sal negra. Me encantó esta tienda y estoy segura que volveré.

Compras cómodamente, sirviéndote tú mismo y a tu rollo, pero, si necesitas consultar, te atienden divinamente y esto es un plus que, a mí, desde luego, me engancha. Un sitio de calidad para nutrirte de cositas curiosas y saludables a un precio más que justo. Me recordó mucho a la tienda que tienen mis amigos en Chile, La Nacional Granel, viaje un poquito hasta allí con esta experiencia.

En fin, como todo, cada uno se detiene ante unas cosas, gustos y preferencias, pero es, simplemente genial, el poder ser destellado por algo y poder sentir la experiencia que ofrece. Es todo un proceso, jajaja. Primero te capta con su pinta de delicia, te genera esa espera hasta que lo pruebas y, finalmente, te deleita (aquí puede ser que te contente o que te ponga de mala leche, jejeje.. hay veces que pinta muy bien y luego na de na…). En asuntos del comer, también importa el equilibrio entre lo que se ve y lo que se es realmente.

Me despido esperando que tú también te hayas deleitado con cosas ricas, sanas, haciendo deporte o lo que hayas decidido hacer este fin de semana ¡Hasta la próxima!

4 comments

  1. Cuidarse con una alimentación sana y a la vez hacer deporte,es muy sano

    1. Gracias Gema, sí, eso es y no es fácil a veces, con las prisas, las apetencias… Pero hay que intentar tener una rutina saludable.

      Muchas gracias por pasarte. Un abrazo y feliz semana.

      Raquel

  2. Hola guapísima, llegó un poco tarde, pero esto de vivir sin estrés, me hace olvidar muchos momentos.
    Veo que ya vas conociendo muchos lugares de la ciudad.
    Cuando recuerde nombres te paso nombres, de los rincones que yo he estado. Adoro Zaragoza, he mirado incluso para irme a vivir allí, me encanta su gente, y me siento como en casa. Mil besos preciosa. No te olvido!!

    1. Hola Margot,

      Mejor tarde que nunca jeje 😂 me gusta saber que me lees y que sigues en tu know how happy flower.

      Gracias. Un abrazo

Deja un comentario