Rompiendo el Hielo “de vuelta a lo sinestesia”

Partir de cero, sea de lo que sea, reconectar tras la desconexión o volver a la rutina van anticipados de un suspiro de reflexión unido a cierta pereza. Para romper el hielo, nada mejor que empezar, comprando un billete, haciendo los tuppers de la semana o poniéndose frente a un folio en blanco. Al hilo de los tuppers, será posible… Aún estoy como un pato mareado cuando me dispongo a cocinar para la semana ¡Apetencias cero patatero! Tendré que pillar el ritmo porque con ganas soy mucho más efectiva y todo me sale más rico. Cocinar sin ganas es, en mi caso, una pérdida de tiempo… En realidad “las ganas” podríamos decir que causan ese efecto en todo a lo que acompañen, ya que vamos a hacer algo, hagámoslo disfrutando y con ganas –sí, no siempre las circunstancias ni el contexto son los más adecuados.- Y todo este rollo ¿Para qué? Para volver a retomar las sinestesias domingueras; aunque falte algo de inspiración, no quiero perder el hábito, quiero reenganchar ya que confío que, desde ahora, habrá muchas aventuras que contar o eso espero.

Escapada a Setúbal

Este año, mis vacaciones han sido poco movidas, prácticamente, las he pasado en mi pueblo, Barcarrota. Un verano sin ver el mar me provoca cierta angustia, me encanta la playa y, aunque sea poquito, me gusta sentir la brisa y caminar por la orilla. Había que darse el capricho y Sétubal está a tan solo 2.30 hrs de mi pueblo. Había estado en dos ocasiones pero de pasada y no lo recordaba (madre mía, qué memoria). Un finde dio  para lo justito pero me permitió enamorarme de la ciudad y quedarme con las ganas de volver; Setúbal y sus alrededores junto a sus playas paradisiacas, conforman un gran conjunto de oportunidades y experiencias para disfrutar. Es un gran patrimonio cultural y un destino muy completo para hacer un viaje de 360º. Si vas, te recomiendo la lectura de algunos blogs de viajes que muestran una guía de los imprescindibles y todas las posibilidades que ofrece, tan solo tienes que googlear un poco para hacerte una idea.

Paradas gustosas y curioseo foodie

Antes de ir, estuve echando un vistazo a los restaurantes recomendados y los platos típicos de la localidad, lleva unos cuantos anotados. Entre ellos, O Tavira y, casi de casualidad, fui el primero que taché en la lista. Está ubicado en el 510 de la avenida Luisa Todi y su vidilla se siente desde el minuto uno. Pedimos Bacalao O Tavira y Chocos fritos –los chocos fritos son el plato más popular y presente en todas las cartas-. Madre mía como estaba el bacalao, espectacular; rebozado, sobre pan frito, sofrito de verduras y batata asada con mucho cilantro. Ambas raciones grandecitas, en Portugal, las raciones suelen ser hermosas. Pedimos vino verde “Muralhas de Moncao”.

Has de saber que, en Portugal, en cuanto te sientas te traen el pan y una tabla de mantequillas, patés y quesos (si lo tomas te lo cobran, si no lo tocas, no; creo que es difícil no tocarlo). En esta ocasión, tuvieron el detalle de poner un aperitivo “ensalada de pulpo y olivas”. El pan estaba muy bueno, acostumbran a poner dos tipos, de trigo y de broa (maíz).

Tasca da Avenida

También está en la misma avenida Luisa Todi, en el número 578. Tasca do Avenida es un lugar más chic, más moderno y con poquitas mesas. Estábamos paseando y nos acercamos a ver si había mesa para cenar; muy amablemente me indicaron que no pero que me pasara sobre las 9 por si acaso. Así hicimos y al preguntar, me dijo “eres una chica con suerte, acaba de salir una mesa”.

Pedimos pulpo a la brasa y gambas al curry con arroz. Ambos platos deliciosos. En esta ocasión pedimos sangría de vino moscatel; observé que la pedía todo el mundo y había que integrarse ¡Un acierto! De postre, había leído sobre su mousse de chocolate y su original presentación.

Lo pedimos y, la verdad, es que siendo algo sencillo es toda una experiencia: mousse de chocolate que presentan junto a una lima, pimienta rosa y sal, para que el comensal vaya degustando con los tres ingredientes al momento. Si una pega le puedo poner al sitio es que tardaron bastante en servir.

Regalos Golosos ante el desayuno y la merienda

La repostería portuguesa tiene fama, es muy variada y deliciosa y sus Pasteles de Belém (esas cazuelitas de crema que tanto nos gustan) han dado la vuelta al mundo. Siempre que visito un sitio me gusta probar sus dulces típico; indago y callejeo en busca de las pastelerías más tradicionales. Encontré el Pan de Dios en Delicia Latina (Av. Descobertas, 31) junto a unas trenzas de bollería hojaldrada con choco y crema a las que no me resistí. El Pan de Dios es un bollo de coco y crema que se solía tomar el día de los santos, hoy se consume durante todo el año. Esto lo pillé take away para desayunar en el apartamentito que habíamos alquilado.

Paseando nos topamos con O melhor croissant da mina rua y la pinta de los croissants no pasó desapercibida, un lugar solo de croissants, tanto dulces como salados y con un croissant especial al mes.

Lo registramos y el último día pasamos a desayunar. Están impresionantes, son de masa brioche. Podrás degustarlo solo o con el relleno que gustes, por ejemplo, tienen uno de requesón, nueces y calabaza que suena de vicio.

Mercado do Livramento

Es visita obligada, es un majar continuado de puestos de fruta, verdura, pescados, carnes, pan, pasteles, hay de todo; es el  mejor mercado cubierto de Portugal. Compramos un pan de broa (Maíz) de 2 kilos. Es un pan que tiene textura de bizcocho; si no lo has probado, yo compré el que venden en Mercadona y, la verdad, es que está muy rico.

Podría seguir contando algunos detalles más, pero el grueso gastronómico del viaje ya te lo he contado y, para ser post de vuelta, ya ha arraigado lo suficiente. Espero que puedas visitar Setúbal ¡Te gustará!

4 comments

  1. Hola amiga, bienvenida de nuevo a esta tu ventana del mundo, que compartes con tus seguidoras, ansiosas de saber de ti y tus vivencias, buen comienzo de año lectivo amiga, para mi septiembre desde niña era un comienzo del nuevo año, tras el paro obligado y deseado de unas vacaciones merecidas, bienvenida de nuevo

    1. Hola Rabea,

      Igualmente, me alegra verte siempre por aquí. Buena vuelta para ti también. Seguimos.

      Un abrazo

      Raquel

  2. Hola Raquel, me ha hecho gracia lo que has comentado de:
    «Has de saber que, en Portugal, en cuanto te sientas te traen el pan y una tabla de mantequillas, patés y quesos (si lo tomas te lo cobran, si no lo tocas, no; creo que es difícil no tocarlo)».. que peligroo !!!
    Que hambre me ha entrado con todas tus fotos, una pinta estupenda todo.
    Comparto contigo en lo que has dicho, que para poder cocinar bien, tienes que estar con ganas!!!
    Me ha sucedido en algunas ocasiones no estar al 100% y las cosas no salen igual, habrá que ir adaptándonos poco a poco !!
    Por cierto un destino muy bonito, las aguas de sus playas tremendas y lo que me ha encantado es el mercado, que bonito, me quedaría de todo.
    Un abrazo muy fuerte !

    1. Hola Eli,

      Jeje ¿No sabías eso? A mí me gustaba ir de peque a Elbas, el pueblo más cercano portugués que linda con Badajoz, a comer allí por las mantequillas y patés del inicio y, porque además, mis papis me llevaban a comprar los mismos mini patés al súper. Lo que no sabía era que se pagaban siempre y mucho menos que si no los tocas, no los pagas (eso lo supe recientemente).

      Exacto, cocinar sin ganas se nota luego, hasta en algo sencillo, cuando hacemos las cosas motivados y con ganas, siempre sabe y se ve mejor.

      Un abrazo y seguimos, mil gracias por tu tiempo y por seguirme.

Responder a raquel Cancelar la respuesta