El sabor del Sí, siempre al Dente

El fin del verano nos acaricia levemente, el juego del tiempo comienza, la caída de hojas anuncia el otoño y, por estos lares, dicen los maños, que del bikini al abrigo, esa etapa de chaquetillas son de apariencias más que necesarias. En medio del cambio, hoy, sinestesia empieza a sentir un sabor de estabilidad en la ciudad, cierto disfrute especial y sensaciones variopintas que se atrapan con gusto. No me olvido del pendiente del último post, empezaremos por ahí y, luego, ya veremos.

Pati Patu, el coqueto rincón de Patricia Blasco

Instagram es una locura continúa de novedades e imágenes tentadoras; para los curiosos amantes de la gastronomía, un continuo de pendientes a la lista jejeje… Aquí una que lo puede verificar. Así, llegó a mí la tentación de Pati Patu; vi sus stories y enseguida lo registré. Tanto ver y oír sobre los cinnamon rolls “rollitos de canela” y, a pesar de haber vivido en América y Londres, no había tenido la ocasión de probarlos aún. Vi que los tenían en Pati Patu y dije “esta es la mía”. Me dispuse a ir el sábado pasado, a eso de las 12 del mediodía; vaya, no quedaba ni uno… Pregunté si los tendrían el domingo y me comentaron que mejor los dejara encargados porque hacen poquitas unidades de cada cosa y, normalmente, trabajan bajo pedidos. Feliz volví al día siguiente a por ellos; compré 2, los preparan en cajitas de cartón individuales.

El olor les hace irresistibles y, su pinta, más de lo mismo. Están muy ricos, esponjosos y cremosos. Metí la pata porque los guardé en la nevera para disfrutarlos en el desayuno; ello hace que endurezcan un poco. El truco para tomarlos en su totalidad de deleite “unos segundos al micro”.

He de decir que el mostrador de este local de la calle Jorge Cocci, 23 es fabuloso, con variedad de dulces y platos salados, muchas opciones veganas. La atención, maravillosa.

Historias entre Galleta y Galleta

Ay, me costó eh, pero dije “no más” y adiós a las digestive en mi cesta de la compra. Tras tener constancia de que “galletas saludables en supermercados no iba a encontrar y de que sí o sí quería tenerlas en mi despensa”, me dispuse a hacer galletas ¡Quién me lo iba a decir! Ya sabéis, las de avena son geniales y súper fáciles. Este finde volví a hacerlas; ya las hago sin receta, a ojo y, para mi sorpresa, me salen de vicio jejeje. Pero, oh sí, encontré la alternativa para no encender el horno cada finde; el surtido de galletas de la tienda ecológica Amaranto (C/ San Vicente de Paúl, 16).

Las compré para probarlas y pensé que iban a estar insípidas, son sin azúcar; ya les di fin y, he de decir, que están bien buenas, las rosquillas de anís, las de choco y almendras y las de naranja, son, de momento, las que más me han gustado. Pendiente aún las que elaboran en ecomonegros, de hecho, este obrador aún está sin tachar en mi lista, caerá. Si aún no has hecho tus propias galletas, te animo a probar experiencia.

Siguiendo esta línea y las sugerencias de los influencers en instagram, me he lanzado a probar también la versión heatlhy de los huesitos, qué ganas le tenía. Receta sencilla: pan tipo wasa (yo usé el de centeno del mercadona), crema de cacahuetes y chocolate negro. Versioné un poco y le di uso al plátano pocho que tenía, junto con un poco de queso batido. Se monta a modo de milhojas con la crema al medio y, al final, se recubren con chocolate negro (añadí pizca de sal maldon). Los pones sobre papel de horno y a la nevera. Además, también los hice con coco rallado para tener un mix. Están ricos ricos y tardas 5 minutos en elaborarlos. También se pueden hacer con las galletas de barquillo de los helados y, de relleno, ir variando según gustos.

De lo dulce al Aperitivo onda relax

Antes de marchar de vacaciones, recibí un paquetito desde Lays Gourmet, la nueva salsa de aperitivo que han sacado al mercado en colaboración con la chef Elena Erzak. El detalle en cuestión llegó vestido con los colores corporativos de lays gourmet, negro y dorado, en una caja elegante, junto con la salsa y un platito negro y dorado. Lo tenía en mente y me decía, pero cuándo vas a probar la salsa, jaja… Pues no llegaba el día no.

Hoy, domingo especial, gracias a una clase de yoga al aire libre en el parque grande que disfruté muchísimo. Me apunté a esta sesión sin saber más de lo que en la citación se decía, sonaba tan apetecible que no me lo pensé. Solo se necesitaba ir con ganas y con buena energía, dije “pues he aquí, reúno los requisitos”. Fui sin expectativas pero con una sonrisa; salí con entusiasmo y, si hubiera llevado expectativas, las hubiera superado con creces. Una clase sensacional, donde trabajamos el cuerpo, la mente y las sensaciones. Además, los que quisimos quedarnos, nos sumamos a tomar algo y conversar.

Ha sido magnífico, un recargo de pilas, gente distinta con algo en común “ganas de compartir y de sentir la vida”. Volví a casa, largo paseo, nada listo para almorzar ¡Ay, la salsa! Hoy es tu día. Tomé unas cuantas espinacas, añadí unas patatas, freí un huevo que nublé con tope de cheddar y salsa by Elena Arzak. Ya en el plato, toque de queso feta y pimienta.

Pero qué cosa más buena, jejeje… La salsa es de mejillones, con guindilla y alga nori. Creo que se puede encontrar en el corte inglés. No obstante, yo solía hacer una salsa a la que llamé mejillonesa y que puede suplantar a esta perfectamente: mahonesa con mejillones en salsa de vieira, toque de limón, comino y, al final, pepinillos muy cortaditos. Sobre unas bravas, un huevo, con pasta, arroz o nachos, dale a la batidora y date el gustazo ¡Te gustará!

Con esto, entre dulces y saladitos, me despido. Continuará…

6 comments

  1. Olé, fin de semana de inspiración.
    Doy fe de las galletas de avena, pero que fantástico que nos des des ideas y recetas nuevas.
    Genial por eses mañana de yoga, pilas cargadas.
    Besos.

    1. Gracias Mercedes,

      Un domingo podemos desayunar y apuntarnos al yoga jeje

      Besico

  2. Firme sí Raquel! Enhorabuena por tu blog. Tienes una pasión muy bonita.

    Cuando no tienes expectativas los resultados siempre sorprenden!

    Vaya que si sorprenden… No sabía que era tan ignorante culinario!

    1. Un placer verte por aquí Juan Carlos, me alegra que te haya gustado.

      Ya sabes, a indagar a lo sinestésico jeje

      Un abrazo

      Raquel

  3. Hola Raquel,
    Me gusta esa energía que plasmas haciendo las cosas y la clase de yoga que lujo, son momentos maravillosos en los que se conecta uno mismo y con los demás.
    El rollo de las galletitas, es genial y tus recursos para elaboraciones de platos son fantásticos, me ha gustado mucho : espinacas, añadí unas patatas, freí un huevo que nublé con tope de cheddar y salsa by Elena Arzak .
    Nada que me compraré esa salsa seguro ,, jaja !! Un abrazo

    1. Gracias Eli, de verdad.

      Te animo a probar la mejillonesa también, con papas, huevo, pasta… Muy rica. Ya me contarás 😋

      Un abrazo

Deja un comentario