Sensación Efecto Levadura, gozo mundano

Levantarme temprano un domingo, sentir el fresco de la mañana, el silencio de la ciudad, desayunar y sentarme con ganas para escribir; grata sensación. Vivo cerca del Pilar, visualizo las torres mientras la música de los pajarillos me acompaña, es una gozada. Poco a poco, estamos volviendo a retomar planes, visitas a restaurantes, viajes, quedadas en grupo… A la hora de viajar, echo de menos estar en Madrid, tenía mucha más facilidad para cualquier destino (creo que esto va a limitar un poco mis salidas a media/larga distancia, pero aprovecharé para conocer los lugares cercanos, desconozco Aragón y me consta que es todo un espectáculo en todos los sentidos) ¡Habrá que ponerse a ello! Como siempre, inicio con un poco de esto que yo llamo gastrosofía… Desde pequeña, me invento palabras y sonaba raro, ahora está incluso de moda. Hoy voy a hacer un mix propio de una curiosa del Hecho Gastronómico, variado, salpimentado con reflexiones de auto conocimiento ¿Cómo te suena esto? ¿Apetecible? Pues dale, allá vamos. Buscando el Medio Oriente, Perdida en China Town

En la tienda Halal cercana a mi casa, encuentro algunos panes árabes, pero no hay pan pita. En mis compras domingueras por la latina en Madrid, tenía mi rincón favorito para adquirir todas estas variedades. Leí que en otra tiendecita de productos árabes del barrio Delicias, lo tenían. Caminé 45 minutos para llegar allí, tachín-tachan, permanentemente cerrado. Sigo en la búsqueda. Otro de los pendientes, era visitar supermercados chinos en Zaragoza. A mi regreso, casualmente, me topé con uno hiper molón, Supermercado SHUNFENG (C/ Escosur, 38). Tenía de todo, similar a los que solía visitar en la calle del General Margallo de Madrid (Barrio Tetúan).

Surtido de mi compra en el súper chino, a falta del tofu frito, probando, probando. Todo 6,70 €.

Allí me perdí un rato, todo me sonaba a chino jajaja… Compré algunas cositas nuevas para probar, pastas, tofu frito y un bollito de leche que me llamó la atención. Hoy desayuné el bollito con peanut butter, choco crujiente 72% y pelín de queso batido 0% (menuda mezcla eh, pues me flipa); de sabor y textura, es como los bollitos de leche, solo cambia la forma.

El tofu frito me ha gustado mucho; le pregunté al chico que cómo podía tomarlo y me dijo que en ensaladas, sopas, guisos, en lo que quisiera pero siempre dándole un toque en sartén o microondas. Viene al vacío y si se abre dura cinco días en la nevera, pero me aconsejo que si no lo iba a consumir de golpe, lo congelara; así hice.

Clásicos entre Clásicos, a golpe de Vermut

De vez en cuando, la ruta del vermut se me hace apetecible; personalmente, soy de tomar un vermut, dos como mucho, me empalaga bastante. Siguiendo las indicaciones de mi Tour-Guide favorita en Zaragoza, la gran Eva Pardos, salimos a vermutear a hora punta, las 12 hrs. A Eva le gusta mostrarme su ciudad, me cuenta la historia de cada rincón mientras callejeamos y llegamos al destino. Pretendía que probara la mítica tapa de Casa Juanico, “Jamón con Chorreras”, esto era perfecto para un vermut. El bar es mini mini, ubicado en el nº 21 de la Plaza Santa Cruz y abierto desde 1929.

Se puede apreciar el no chorreo a simple vista ¿el queso no funde? Algún misterio habrá.

El vermut que tienen es Casa Valdepablo, elaborado en Calatayud, no lo conocía y es fabuloso. Al probar los huevos, Eva puso cara rara… ¡Uhm algo ha cambiado aquí, creo que han cambiado de dueños o algo, todo está algo diferente a como lo recordaba! Eso comentó. Nos quedamos con la intriga. La verdad, mi cara al probar los famosos huevos fue de “Ni fú ni fa”; me imaginaba chorreras al partir el huevo (eso pasaba según Eva), percibí sequedad y falta de jugosidad. Esta receta es un clásico de la casa que consiste en una tapa de huevo duro envuelta en jamón york con queso y rebozados. A priori, pensé que quizás llevarían una salsa tipo bechamel en el interior, pero, tras indagar, no es así; el chorreo se debe al queso fundido. Es un bocado fácil de elaborar, la receta aquí (yo incluso le pondría un poco de pepinillo en el interior para un crunchy y un poco de mahonesa de mostaza ¿Podría quedar bien, no?).

Tras esto, continuamos hacía otro imprescindible si de vermut se trata, Antigua Casa Paricio (en el 188 de la calle del Coso). Vaya, está al lado de la tienda Halal, al ladito de mi casa y, hasta ahora, siempre decía, qué garito, me recordaba al bar de pueblo donde van los abuelitos a tomar la copa y echar las cartas. Pues es algo parecido y es digno de visita. Aquí, vermut de grifo y aperitivo a base de encurtidos y conservas.

Tasca, con olor a antiguo, conserva las barricas con grifo de antaño, los muebles… Se respira toque vintage pero del bueno. Pedimos vermut, anchoas (le ponen un poco de vinagre al servirlas) y banderillas. Una parada para tener en cuenta, pareja a la que puedes hacer en Bodegas Casas en Madrid.

Vermut y tapas clásicas, buen hábito que, en buena compañía, se hace imprescindible.

He de decir que disfruto mucho con todo esto, investigando, probando, ideando nuevas recetas. Esto, junto con el viajar y hacer deporte son un buen kit de vitaminas para sentirte viva; aficiones y bienestar. Al hilo de esto o de esa gastrosofía que me gusta colar por aquí ¿Un buen producto, solo o acompañado? Depende, ¿Verdad? Un buen vino por ejemplo, se puede disfrutar solo, pero también puede tener el compañero perfecto en versión bocado. Si solo está bueno, encontrando esa tapa perfecta, el disfrute será mayor. En las personas es lo mismo, eso pienso yo… Estar sola y bien es lo mejor que te puede pasar; si se logra esto y cae algún maridaje propicio, la garantía de bienestar está garantizada, si no, la copa de vino, lenta y con gusto es sinónimo de placer sin excusas.

Tras el vermut, mi energía de buen gozo se refleja en mi cara, jajaja ¡Volví feliz como una perdíz!

Marcho a por mis Cinnamon Roll, encargados en PatiPatu, jiji, esto junto a las pasta de Amaranto, en mi próxima cita ¡No te me despistes! ¡Nos seguimos reenganchando!

Un paseo es un lujo que puedes sentir especial, solo tienes que quererlo y ponerlo en práctica. Atardecer por Zaragoza, un día cualquiera.

8 comments

  1. Buenos días.

    Ya echábamos de menos esta vivencia dominguera de gustos y sabores que siempre nos acercas, un abrazo y buen comienzo

    Gracias

    1. Gracias Rabea, aquí seguiremos cada domingo siempre que el plan lo permita.

      Un abrazo y feliz domingo

      Raquel

  2. Olé…. Raquel toda una sinestesia gastronómica, mejor que muchos de la propia tierra, gracias por acercarnos a clásicos como casa Juanico, gracias por orientarnos en nuevos sabores gastronómicos. Fantástico que inventes palabras estás en la onda. Muy guapa en la foto, se nota que estás bien por dentro y fuera.. feliz domingo.

    1. Hola compi, Merche.

      Zaragoza tiene mucho que ofrecer, intentaré exprimir mis momentos y callejear con gusto. Espero que me acompañes en alguna caminata con vino incluido jiji

      Un abrazo

      Raquel

  3. Raquel, jejje me encantan tus mezclas,, a mí me pasa también , intento probar y mezclar sabores !!! Es genial..
    Mucha razón con » Estar sola y bien es lo mejor que te puede pasar ,, algún maridaje propicio, la garantía de bienestar está garantizada «, totalmente cierto.
    La verdad , haces transportarme a tus vivencias y me gusta leerlas, muy interesantes.
    Me alegro que disfrutaras de todos estos momentos, la verdad son los mejores. Hasta pronto!

    1. Gracias Eli, Me alegra que seas otra mezcladora jeje y que te gusten mis lecturas. Un placer 😁 espero poder compartir contigo una gastro charla cuando vuelva por BCN o si tú vienes por Zaragoza.

      Un abrazico

  4. Hola preciosa! Me has recordado un de unos cuantos viajes que hice a Zaragoza, de ciceróne tenía a mi amigo Javier, que hace un mes falleció. Cosas de la vida, lo recuerdo cada día.
    También visité de su mano Casa Juanico, y comi jamón con chorreras, estaba caliente, y lo disfrute.
    Si el queso está frío, porque lleva tiempo hecho, no chorrea. Esto es un fallo, que personalmente me molesta mucho, y lo hago saber a quien me pone algún bocado que el queso sea fundido, y no lo esté. Menuda soy yo. Jajaja. Hay que trabajar bien.
    Me alegra leerte.
    Siempre que voy a Zaragoza voy al Hotel Las Torres, no es el que más me guste ( he estado en todos) pero si que es el mejor lugar peatonal.
    Me alegra saber que vives cerca de ahí.
    Me conozco muy bien las tiendas de Calle Alfonso. Y alrededores.
    Feliz lunes preciosa!!

    1. Hola Margot, que me alegra leerte por aquí. Sí, supe lo de Javier, qué penica. Me hubiera gustado conocerle y tomar algo con vosotros. Ojalá puedas venir un día y caminemos juntas por la ciudad. Un abrazo grande. Gracias por seguirme la pista.

      Raquel

Responder a Mercedes (Merche) Cancelar la respuesta