Tres ingredientes al uso del éxito

Este capítulo versa o parte de mi última visita a la ciudad condal. Mencionaré las estancias “a la mesa”, destacando sobre todo la suerte de toparme con historias que han terminado con recuerdos de aroma.

Obrador versátil: Lot Roasters

Ubicado en el número 43 de la calle Bailén, Lot Roasters es un espacio que llama a su paso, gran puerta de madera y ventanal. El interior es diáfano, en el centro pequeña barra con máquina para preparar café y exposición de pastas. Al fondo, el obrador y la bodega de cacao. En la entrada, las tostadoras. Úrsula y Cristian son los fundadores y directores del espacio; nos explicaron su filosofía de trabajo y su enfoque en la producción que realizan. En Lot Roasters solo encontrarás café y chocolate con origen Perú. El café proviene de la región de Cajamarca, al noroeste de Perú, cerca del Amazonas.

Lot Roasters es obrador, tostador, tienda y centro de formación. Llevan 2 años en acción y, tras el éxito de sus productos, hace 4 meses que abrieron en la calle Bailén. Una historia apasionante de un cocinero que pasó a asesor gastronómico en Perú y que se ha especializado en el cacao, ofreciendo un producto único y toda una experiencia en su espacio y a través de su oferta. Probamos el haba del cacao, chocolate sin atemperar y atemperado. Además, nos hizo un jugo de la pulpa del cacao, buenísimo, fresco y con sabor a frutas exóticas (lichis) y un cold brew de cacao, ambos, novedades para mí.

A destacar la pasión que ponen Úrsula y Cristian, se nota que están encantados con su día a día y con su labor, velando por la máxima calidad de sus elaboraciones siguiendo el know how del Bean to bar.

Vinagres Forvm, odisea revolucionaría

Gracias a las conexiones, conocí hace años los Vinagres Forvm que elaboran en Bodegas Cellers Avgvstvs Forvm y, al probarlos, cambié la concepción del uso del vinagre. Recientemente, por fin, asistí a una Master Class impartida por Albert Roca, director comercial de la Bodega y 6ª generación en este negocio familar, en el centro MasterD Barcelona. Una clase de altura donde Albert nos contó el origen y el proceso de elaboración de sus vinos y vinagres. Su objetivo es cambiar las aplicaciones y uso de los vinagres y son más conocidos en todo el mundo por sus vinagres que por sus vinos.

Por 13 años consecutivos, estos vinagres han estado presentes en el menú de la cena de los Premios Nobel, los chefs más prestigiosos lo usan en sus elaboraciones y viajan dando formación en las mejores escuelas del mundo. Honestamente, no pestañeé en toda la charla, me encantó como Albert nos transmitió su filosofía de trabajo y su exigencia continua por innovar y ofrecer la máxima calidad.

Cuentan con 4 variedades de vinagres: Chardonnay, Merlot, Cabernet Sauvignon y Flavivs Reserva. Para dar soluciones prácticas de su uso y mostrar toda su versatilidad culinaria han elaborado una infografía donde muestran las distintas armonías con toda su gama de vinagres en base a sus características organolépticas. Cómo no, ante estos productos, no hay límites, la imaginación entra en juego y tú pones las reglas.

Tras la cata, probamos 4 tapas elaboradas por el chef Jordi Guillén, 2 dulces (pera en almíbar y macarons) y dos saladas. Me quedé prendada con el macaron, impresionante.

Sinceramente, de aplauso, lo que hacen, cómo lo hacen y cómo lo cuentan.

Tras  estos dos puntos de encuentro con productos de calidad extra, paso a resumir otras gastro experiencias que pude disfrutar.

Tastem, la cocina de Aleix Reig

Mi compañera Nuria reservó en Tastem para la pausa comida. El tiempo laboral se nos echó encima y tuvimos menos tiempo del deseado. Pedimos raciones a compartir para aligerar: buñuelos negros de bacalao con alioli (crujientes, ligeros, delicioso), humus con crudités y pan pita y los huevos rotos a su estilo con jamón ibérico y extra de foie. Nos sorprendió la puesta en escena de los huevos así como su presentación; minimalista y con el foie laminado en el momento (como cuando te sirven la pasta con trufa). La verdad, el sabor fue extra brutal.

Me quedé con ganas de probar los arroces y el canelón de pato y bechamel trufada. Por cierto, el menú diario está muy bien. Si estás por la zona, un sitio para tener en cuenta, tanto para un tapeo como para una comida más pausada.  Lo encontrarás en Calle de Provença, 88.

Sushi He VI, buffet japonés

En la calle del Comte d’Urgell, 174, se encuentra este japonés con oferta de comida asiática variada, tanto a la carta como tipo buffet. Al igual que muchos restaurantes del estilo, inmensa oferta donde todo suena apetecible y donde te descentras a la hora de elegir, jejeje… Al final, pedimos ramen de ternera, makis de langostinos en tempura y niguiris de salmón flambeados. La verdad, todo muy rico, aunque el ramen eran más un bowl de noodles que un auténtico ramen. Suele estar casi siempre al 50% en carta reservando por el tenedor.

Collonut, una taberna para ir de propio

Mi prima Cris hizo quedada en un sitio al que suele ir para tomar vermut. Una taberna cojonuda como su propio nombre indica «Collonut«. Utilizo la expresión fetiche aragonesa “ir de propio”, porque este sitio es para ir y darle al disfrute a base de unas tapas de calidad y unos buenos tragos. Local desenfadado con estilo y acogedor. Carta no excesivamente amplia pero muy completa en cuanto a la oferta y su cometido.

Cuentan con tablas de quesos y embutidos de proveedores de proximidad, buena tortilla, bikinis variados, conservas, guisos y croquetas, entre alguna otra sugerencia y cositas de temporada fuera de carta. Es ideal para compartir; nosotros pedimos tortilla, croquetas de calamares y de espinacas-piñones, rabo de toro y filet mignon en salsa de champiñones, cómo no, no faltó el pan con tomate.

Todo riquísimo “pa mojar pan”. Lo único que la tortilla estaba muy fría, hubiera ganado si la hubieran puesto templada. De postre pedimos la tarta de Queso Stilton (rey de los quesos ingleses, en su versión blue), cremosa, muy sabrosa y contundente; y el bikini de chocolate, sal y aceite (a mí, particularmente, no me dijo nada este bocado).

Es de los sitios que sales diciendo “volveré”. Buenos vinos y buenas tapas con un servicio al ritmo y personal muy atento y agradable.

Por último, comentar que, cómo no, no pude evitar googlear la zona donde me ubiqué para buscar sitios para desayunar. Quería un buen café y filtré por “café de especialidad”. Fui a The Coffee House, un pequeño café más orientado al take away, pero con algunos asientos para hacer parada. Nada más entrar, me encantó la simpatía del chico tras la barra… ¿Qué tal, como estás? Con una sonrisa que se ve en los ojos. Tuve suerte y estaba libre la mesita del fondo. Vi que toda la gente pedía café y croissant, me dio envidia, así que pedí lo mismo jejeje…

La verdad, estuvo bien rico (aunque soy de tomar el café muy caliente y estaba templado). Cuando estaba sentada, frente a mí una pizarra donde ponía Café + Croissant (2€), + croissant york/queso (3€). Quizás por eso todo el mundo pedía lo mismo, jeje… Sea por lo que fuera, acerté y es un lugar ideal para iniciar la mañana, calidad-precio está genial.

¿Recuerdas el título? Tres ingredientes al uso del éxito.

Personalización, diferenciación y calidad. Cuando estos tres factores se ponen en marcha, el éxito raras veces no llega. Marcar la diferencia, ofrecer autenticidad, personalidad, dando calidad de producto y servicio… son cuestiones que todos deberíamos tener en cuenta, son aplicables en toda jornada, todo acto.

4 comments

  1. Cada vez experiencias más exquisitas y por qué no originales, cata de vinagres seguro que no pestañear, yo tampoco lo hubiera hecho, interesante jornada. De eso se trata.. de tratar, valga la redundancia, de forma humana… poniendo corazón en las cosas, salen con alma.
    Gracias

    1. Gracias Merche,
      Así es, el buen hacer se nota y cuando se hace con ganas, se nota. Son cosas que el sexto sentido capta como un maravilloso plus.

      Un abrazo

  2. Hola Raquel !!!
    La verdad que «Lot Roasters», no se puede dejar de ir, me lo anoto !!!
    Dos placeres exquisitos.
    El tema de los Vinagres Forvm, la Master Class que impartió todo un éxito, pude asistir también y me dejó muy sorprendida y fascinada por su producto con los vinagres; los aromas, sabores que desprendían.
    Respecto a los lugares que frecuentas en tus disfrutes gastronómicos, siempre tienen una pinta estupenda, cual mejor.
    Un abrazo y hasta pronto Raquel!

    1. Gracias Eli

      Ya me contarás si pasas por alguno. Un placer compartir buenas vivencias.

      Un abrazo

      Raquel

Deja un comentario