Vivencias con Aliño Expectante

En estos días raros, tristes debido a la situación de batallas incomprensibles  y que causan tremenda impotencia, que ni siquiera voy a citar, con las noticias ya tenemos suficiente, la incertidumbre pesa y, casi cuesta pararse a fantasear con experiencias y más transmitirlas con alegría. La vida sigue, afortunadamente, para muchos, con sus efectos por el contexto y, como tal, en mi caso, contaré mis cositas del buen disfrute testando.

Autenticidad a Primera Vista

Gracias a una grata conversación comprando café en Café&Té, marché un día con varias recomendaciones en mi bloc de notas, entre ellas, la panadería La Magdalena. Según me dijo la mujer, hacen el mejor pan de Zaragoza y, calidad-precio, no tienen competencia. Además, me dijo que sus roscones están entre los más cotizados. Cómo no, hice visita, pero muy exprés, anotado para regresar con más tiempo y dejarme llevar por las tentaciones que tienen. Dejaré unas primeras impresiones.

El local, apenas un mostrador donde caben las personas (2 ó 3) a las que estén despachando, no está en una zona muy transitada. Como dicen aquí, has de ir de propio. Eso sí, no te preocupes porque su larga cola te avisa cuando te adentras en la calle Heroísmo. Ya pasé varias veces por ahí y no hay momento sin cola. El día que fui solo compré un croissant, no llevaba apenas efectivo y, no sé por qué, intuí que no se podría pagar con tarjeta. Leyendo reseñas de google, asimismo es.

Me llamó la atención su dinámica, cuentan con variedad de panes y bollería a la vista (no sabes qué pedir, todo tiene una pinta tremenda, te puedes sentir algo perdido/a como yo jajaja…), pero es un constante “bandejas saliendo del obrador”. El croissant hermoso y buenísimo (0,75€ unidad); recomiendan sus tortas de cabello de ángel, sus magdalenas con AOVE del Bajo Aragón y, en general, todo, absolutamente todo. Marché diciendo, volveré y me surtiré de varias cosas, pensando “vaya qué sitio más auténtico, como los pequeños negocios de los pueblos, esa es la sensación que fue latiendo, aparte de mi soñolienta cara ya que me encantan estos descubrimientos”.  Desde luego, cuando repita, pasaré por la tienda del café para dar las gracias por la maravillosa recomendación.

17 punto 10 o El Pancetas, restaurante bar

Un almuerzo improvisado con Víctor García Vilar, cocinero y con un gusto que podríamos definir entre dandy, experimentado y preciso en cuanto al comer se refiere. Víctor es un gran cocinero y le conocí en el 2008 cuando ambos hacíamos un stage en el Restaurante Arzak ¡Cómo mola mantener estas amistades! Pasaba por Zaragoza y fuimos a comer, le habían sugerido el Pancetas (yo tengo varios en mi lista y no me percaté, pero, luego, he visto que este también lo tenía anotado). Me llamó la atención el nombre y tenía buena crítica; también pregunté a mis amistades locales y me dijeron que era normalito. No sé por qué, pero me daba a mí que nos podía sorprender.

La atención desde el primer momento (al hacer la reserva) muy adecuada y, ya en el escenario, continuó. La panceta aquí es como un obligado, pero creímos que una ración para dos personas iba a ser demasiado, así que la obviamos. Nos lanzamos con unas croquetas de aperitivo “de gallina”, nos obsequiaron con las de jalapeños y queso cheddar; deliciosas, lo tenían todo, crujientes, llenas de sabor y cremosas, además nada aceitosas y de buen tamaño.

Continuamos con los ravioles de boletus, quizás fue este el plato más conquistador, por su elegancia en la presentación, su delicada elaboración y su finura en el sabor a la vez que equilibrado.  Es de estos bocados, que, al probarlo, no quieres que se termine, se disfruta de manera ralentizada. Además, tuvieron el detalle de presentarlo individualmente.

Por último, tomamos las carrilleras. Destacar la presentación y recomendación para comerlas, ni más ni menos que a modo de tacos sobre hoja de lechuga y ensalada de patata y mahonesa especiada con mostaza. La verdad, nos gustó mucho.

Seguramente también, en cuanto a sabor, estaría en línea del ravioli, pero mi paladar ya estaba más rezagado al ser el último bocado –he de decir que soy una disfrutona de las croquetas, pero me llenan muchísimo, jejeje, así que, prácticamente, con las croquetas y el ravioli estaba más que satisfecha-.

Indagando ahora, he descubierto, que el pancetas cambió recientemente su nombre, añadiendo “17 punto10” para aludir al nivel de experiencia que ofrecen restando el primer pensamiento que pueda aparecer al oír “el pancetas”, ya que no es un tapeo rudo, todo lo contrario.

Sorprendida ante el detalle de los platos y las cuidadas elaboraciones en un local sencillo y austero. Sin duda, un buen sitio para disfrutar de platos redondos, con una excelente calidad-precio. Por cierto, otro sitio al que ir de propio, poque está más que escondido, justamente en la calle Ram de Viu, 1,3.

Como curiosidad, ni la Magdalena ni El Pancetas tienen perfil en Instagram.

 

11 comments

  1. Pues has logrado transmitir alegría e ilusión por probar los sitios y disfrutar experiencias 🙌🙌🙌
    El croissant es 7,5 o 75?

    1. Gracias Jesús, leíste antes de rectificar, es 0, 75 😀🤪 muy bien de precio, de ser lo otro, ay madreeee uno y no más jaja

      1. Así se ve que lo leemos entero 😍

        1. Jeje muy bien, así me gusta. Mil gracias

  2. Buen domingo amiga.
    No conozco Zaragoza, un verdadero pecado, cuando leo tus recorridos me entran unas ganas tremendas de conocer esas tierras y disfrutar de sus manjares, pronto si Dios quiere haré una escapada

    Un salido

    1. Aquí te espero ☺️🥂
      Un abrazo

  3. Muy buena idea, sencilla y coloquial para esa panadería La Magdalena, con sus productos que parecen sencillos pero hay un arduo trabajo detrás para mantener la clientela que tienen, pues si a toda hora hay cola, es por la calidad y la relación con el precio. Felicidades para ellos y enhorabuena por trasmitir tus impresiones, que siempre nos dan ideas de todo lo que se puede hacer con poco.
    Y alegrías en tiempos revueltos, siempre son bienvenidas. Gracias Raquel.

    1. Hola Jesús,

      Muchas gracias por la lectura y por tu feedback. Me alegra que te sean de utilidad mis impresiones ☺️

      Un abrazo

      Raquel

  4. Hola Raquel, yo también tengo pendiente el poder venir a Zaragoza y voy tomando nota de tus disfrutes , jejje !!!
    Que pinta » los raviolis», me ha gustado muchísimo la presentación, ya que para poder catarlos, lo dejaré a la espera un poquitín más .
    Cuídate,

    1. Claro Eli, vendrás y disfrutarás de la ciudad y sus ricas tapas 😜

  5. Eso seguro, un abrazo, hasta pronto!!!

Deja un comentario