Rutinas en Escabeche o Maridadas

5 de junio, un regalo más de la vida, todo un día para festejar y disfrutarlo a tope. Podía ser un día cualquiera y de hecho lo es, solo que, en mi caso, celebro que hace 39 años que estoy haciendo de las mías en mi diario particular.  No tengo pensado hacer nada extraordinario, será un día más de mi rutina dominguera, pero más que contenta con ello. Hay años en los que, de repente, apetece hacer un fiestón o un viaje, otros que prefiero pasarlo tranquilita, geniales en ambos casos. Pasarlo tranquilita no quiere decir que no vaya a brindar por ello, de hecho, lo vengo haciendo desde el viernes. En este post, pasaré a rescatar las sensaciones de toparme con Don Calamar Bravo, para terminar haciendo un halago a mis brindis anticipados.

Calamar Bravo, un clásico en Zaragoza

Desde que vine por primera vez, mencionaron “tienes que probar el bocata de calamares de El Calamar Bravo (C/Cinco de marzo, 14) con mucha salsa, una bomba, pero muy rico”. Han tenido que pasar 6 años para que, un día, tras una función esperpéntica, probara este clásico. Puedes ir con expectativas, nunca defrauda. Es un bocadillo chorreras, de pan blandito y con mucha miga, repleto de calamares y a rebosar de salsa (una mahonesa con salsa picante). Ponerse perdida no es nada raro, has de controlar el enfoque al cogerlo, jajaja… Es gloria bendita como dicen muchos y, la verdad, es que está muy bueno. Eso sí, para mí, muy picante no estaba, incluso un poquito más lo hubiera agradecido. Lo que sí me quedó claro es que es para tomarlo muy de vez en cuando y que, a la próxima, preferiré compartir bocata y ración de papas; al menos para mí, resulta muy pesado. También es cierto que está tan bueno que resulta un vicio para comer lento.

El local está regentado por Joaquín Navarro Berna y forma parte de la tercera generación de este negocio familiar que abrió sus puertas en 1967, teniendo el bocata de calamares como plato estrella.

Fuendetodos, refugio acogedor conocido en todo el mundo

La figura de Goya ha hecho que Fuendetodos sea una localidad turística y de renombre internacional, por ser el pueblo donde nació el pintor. No obstante, a pesar de lo que se pensaba, hoy día es sabido que el pintor nació allí de casualidad y solo estuvo aquí durante su primer mes de vida. Está a 44 km de Zaragoza y nada más llegar, su tranquilidad y estilo te trasporta como a otra época. Todas las casas son de piedra y solo alberga un colmado que tiene absolutamente de todo (productos frescos, de limpieza, bebidas… y muy buenos embutidos y quesos de la zona).

Una mañana da para mucho en Fuendetodos. Recomendable visitar los neveros  a primera hora, hay varios y eran usados para almacenar la nieve del invierno para convertirla en hielo. Luego, parada obligada es la casa natal de Goya y el Museo del Grabado, en el que se exponen las cuatro series de grabados del artista: Caprichos, Desastres, Tauromaquia y Disparates.

También estuvimos en La Sala Zuloaga, un edificio inaugurado en 1996 y destinado a sala de exposiciones temporales especializadas en arte gráfico.

Estuve en Fuendetodos junto a mis compañeros de la Escuela de Hostelería y Turismo MasterD. A lo largo del año, cada cuatrimestre, solemos hacer una acción cultural en grupo para compartir ocio y desconectar de nuestro día a día laboral. Me gustan las sorpresas, ya sean más grandes o más pequeñitas y, esta ocasión, mi cómplice y yo, nos sacamos de la chistera una barbacoa en Villa Mariluz. El plan que todos llevaban era tomar unos bocatas, pero nada mejor que una barbacoa en este entorno y, cómo no, con Ternasco, longaniza y morcilla de Aragón. Todo comprado en la tiendecita del pueblo.

Mi primera barbacoa en la región y no pudo ser en mejor compañía y en mejor sitio, en Villa Mariluz, casa familiar de uno de nuestros compañeros, nos acogieron de maravilla. Me recordó a mis encuentros familiares cuando de pequeña pasábamos los domingos en el campo, comiendo todos juntos en una mesa grande y alargada con mantel de cuadros. Gracias a todos por compartir esta vivencia y por hacer los días gratamente sabrosos.

El vino, para quienes optamos a él, fue “Celebreties, Merlot 2018” de la bodega Tierra de Cubas (Grupo San Valero), DO Cariñena. Muy contenta con mi brindis anticipado, un brindis que continuaré esta semana “me esperan encuentros muy apetecibles”.

¿Entiendes ahora el título tan raro que puse? Rutinas en escabeche o maridadas. Es como estoy viviendo mi rutina de cumpleaños, con su sabor especial, contundente, como un rico escabeche y que perdura como los buenos maridados. Y, quizás, mañana, tenga algo nuevo que contar, todo un día por delante para dejarse llevar. Felicidades a mí misma y feliz día a todos.

2 comments

  1. Muchas felicidades mi peque, te deseo lo mejor, mucha felicidad y ganas de seguir navegando por la vida con enormes aventuras,

    Feliz día amiga

  2. Muchísimas felicidades, un brindis adelantado con lo más característico de Zaragoza, calamar bravo, Fuendetodos y sobre todo la mejor compañía.
    Muchos besos, a seguir cumpliendo.

Deja un comentario