Autenticidad Contemporánea

Inicié el domingo poniendo a prueba una de esas recetas del rollo, rápida y saludable con solo tres ingredientes que hoy en día son ya virales en las redes, a mí me saltan por todas partes, pero claro, los algoritmos ya me conocen. Mi desayuno fue una tortita japonesa a base de harina, huevo y leche vegetal, que acompañé con queso fresco y mermelada de albaricoque. Estaba buena, pero no salió lo gordita que debería porque dejé la clara a punto de nieve y el toque era más cerca del merengue (con varillas eléctricas quedará perfecto). Me gustan los domingos porque es uno de los días donde mi agenda suele estar en blando y me dejo llevar por completo, si no busco plan ni surge, pues hago esa rutina de los domingos pero descolocada. Escribir no estaba previsto hoy, no lo sentía como tal, pero decidí ir a conocer un obrador que tenía pendiente y las ganas afluyeron.

Pastelería Nava, la autenticidad de un clásico

Lo tenía pendiente desde mi búsqueda selectiva de turrones artesanos en Zaragoza, ahí en mi interminable lista del bloc de notas; cuando me apetece comprar algo dulce, le echo un vistazo a la listita y hoy centré el tiro en la Pastelería Nava. Vi en su web que tenían muchísima variedad, pasteles, bollería, saladitos, pastas… Me dije, iré a por algo para merendar y verás la indecisión ante las rayos dulces asaltando mi vista frente al mostrador, jajajaja… Había cola y eso me permitió tener tiempo para decidir.

Pedí el cuerno. Pintaba rico rico, eso sí, no sé porque le llaman “cuerno” es un rectángulo relleno de crema y cubierto de chocolate negro crujiente. He de decir que pensé que la masa era tipo bollería u hojaldre, pero es pasta choux y, aunque el bollito en sí está buenísimo, la pasta choux no es de las que más me entusiasma (este tipo de masas o te gusta mucho o no te gusta). El dulce es bastante grande, perfectamente para compartir o tomar en 2 o 3 veces y su precio es de 1,40 €.

Tenía todo una pinta increíble, las palmeras, los croissants de chocolate,     las pastas y hojaldres y, según vi, los precios son muy competitivos, más ahora donde todo ha subido notablemente.

Como peculiaridad y curiosidad, me llamó la atención que me cobraron y yo decía pero si no me ha dado nada y al darme el cambio, me dice la chica “ahora te traen el cuerno, lo están rellenando”. Sí, todo aquello que lleva rellenos (crema, choco, nata…), te lo montan al momento de pedirlos; de hecho, un hombre estaba comprando milhojas y le preguntaron con qué relleno. El mostrador está repleto de dulces, uno por variedad, cumpliendo al dente con su función, mostrar lo que hay y cuando pides, te traen las unidades que quieras del obrador. Magnífico.

La pastelería Nava abrió sus puertas en el año 1980 en el barrio San José, en la calle Privilegio de la Unión 37 y, según vi, su solera y su autenticidad junto con su calidad le otorgan el mejor marketing para tener su clientela fija y seguir ganando seguidores.

Flor De Lis, sabores locales actualizados

El restaurante se encuentra en pleno centro de Zaragoza, en la calle Don Jaime I, 34 y forma parte del Grupo Vaquer. Su oferta gastronómica se define como “cocina aragonesa contemporánea” apostando por los productos de la tierra y de proximidad expuestos a la libertad creativa del cocinero Rubén Martín.

El local es acogedor, con una decoración moderna y divertida; el servicio muy atento y profesional. La carta, para mí, está perfecta en cuanto su oferta, hay variedad en su justa medida y ello hace que te apetezca probar todo pero que no te vuelvas loco a la hora de pedir. Las raciones están pensadas para compartir, así que, si te gusta, con dos o tres veces que vayas, te dará para probar todos los platos.

Llama la atención la vajilla, cada plato con un diseño diferente by José Piñero, reconocido diseñador de las vajillas de cocineros como David Muñoz o Ferrán Adriá.

Probamos el canelón de pollo al chilindrón con ligera bechamel al Azafrán; el arroz de Borrajas con mejillones y el lingote de Ternasco con salsa demi-glace de moscatel y trufa. Todos los platos correctos, de esos que al primer bocado, salivas e inicias una relación de lentitud y disfrute queriendo que no se termine, jejeje… Aunque me gustó todo, si tuviera que elegir uno, el Ternasco sin duda, me requeteflipó.

Llegó el turno de los postres y he de decir que, yo particularmente no tenía ganas de dulce en aquel momento; pidieron la torrija de brioche con helado de guirlache y peta zetas de chocolate  y la tarta de queso fluida con espuma de miel. No sé si era porque yo no tenía apetencias o, según mi parecer, los postres bajan la expectación, no sorprenden, sí en nombre pero no en escena. La tarta de queso me pareció muy contundente y pesada, demasiado intensa (no se corresponde con su anuncio de fluida); la presentación en tarrito es muy chula, pero el contenido pasó desapercibido.

En cuanto a la torrija, lo mismo, algo insípida sin nada de protagonismo, eso sí, el helado de guirlache con peta zetas alienta a las mil maravillas, agrada su experiencia con el intenso sabor a anís y los estallidos esporádicos de los peta zetas.

El café mejorable, si no me equivoco es torrefacto y, en un sitio así, la verdad, sería ideal terminar la velada con un buen café natural y que te explicaran el origen. Esto ya es otro tema, pero aún queda mucho en este sentido y servir un buen café  puede dar un plus de excelencia al finalizar la experiencia en un restaurante.

Este almuerzo fue especial, se juntó una buena mesa con una compañía fabulosa, ya que la disfruté junto a dos grandes profesionales, Hugo López, cocinero y Pedro de Diego, sumiller y gran profesional de la restauración y el mundo del vino. Comer con ellos es un aprendizaje, además de una aventura.

5 comments

  1. Fantástica descripción de vuestra experiencia en Flor de Lis.
    Gusto de leerte!! Besete

    1. Gracias 😊 fantástico verte por aquí

      Besin

  2. Buenos días de lunes amiga, ten buen comienzo de semana y espero que repitas esa visita sin plan a la capital de reino y me tengas en tu itinerario, feliz comienzo de semana

  3. No sabía que Zaragoza tiene tantas cosas, ahora me toca visitar. Muchas gracias Raquel por compartir!

    1. Claro Fahad ¡Tienes que venir jeje! Hay muchos sitios molones y auténticos en Zaragoza. Grazie. Un abrazo

Responder a Fahad Cancelar la respuesta