El sabor del Sí, siempre al Dente

El fin del verano nos acaricia levemente, el juego del tiempo comienza, la caída de hojas anuncia el otoño y, por estos lares, dicen los maños, que del bikini al abrigo, esa etapa de chaquetillas son de apariencias más que necesarias. En medio del cambio, hoy, sinestesia empieza a sentir un sabor de estabilidad en la ciudad, cierto disfrute especial y sensaciones variopintas que se atrapan con gusto. No me olvido del pendiente del último post, empezaremos por ahí y, luego, ya veremos.

Read Article

Sensación Efecto Levadura, gozo mundano

Levantarme temprano un domingo, sentir el fresco de la mañana, el silencio de la ciudad, desayunar y sentarme con ganas para escribir; grata sensación. Vivo cerca del Pilar, visualizo las torres mientras la música de los pajarillos me acompaña, es una gozada. Poco a poco, estamos volviendo a retomar planes, visitas a restaurantes, viajes, quedadas en grupo… A la hora de viajar, echo de menos estar en Madrid, tenía mucha más facilidad para cualquier destino (creo que esto va a limitar un poco mis salidas a media/larga distancia, pero aprovecharé para conocer los lugares cercanos, desconozco Aragón y me consta que es todo un espectáculo en todos los sentidos) ¡Habrá que ponerse a ello! Como siempre, inicio con un poco de esto que yo llamo gastrosofía… Desde pequeña, me invento palabras y sonaba raro, ahora está incluso de moda. Hoy voy a hacer un mix propio de una curiosa del Hecho Gastronómico, variado, salpimentado con reflexiones de auto conocimiento ¿Cómo te suena esto? ¿Apetecible? Pues dale, allá vamos.

Read Article

Melancolía y Sabor ¿Hay tema aquí?

El sábado se inició con una mañana con plan a medias, quedada para desayunar y, luego, lo que diera de sí la mañana. Tocó cierzo en Zaragoza y este día de verano se sentía casi otoñal con la diferencia de la vestimenta veraniega. Al mediodía, el cielo se tornó a gris, avecinaba tormenta. Por un momento, la luz y el entorno no parecían estivales. Otoño, sobre todo noviembre, creo que es un mes donde la melancolía suela acariciar muchas vidas. Entonces, ante este cambio busco del tiempo, recordé una frase de la escritora británica Amelia Barr que afirmó que “todos los cambios están más o menos teñidos con la melancolía porque lo que dejamos atrás es parte de nosotros mismos”. Personalmente, en mi caso, cuando me salpica la melancolía, la creatividad se dispara. Por lo visto, están relacionados y hay estudios que confirman que el estado de melancolía estimula la creatividad.

Partiendo de aquí, como soy un poco enreda, pues me apetece liarme y buscar algunas sinergias entre este estado de ánimo y el mundo de los sabores culinarios ¿Qué conexiones podemos encontrar? ¿Cómo expresar la melancolía con un plato? ¿Cómo armonizar un sabor melancólico?

Read Article

BatiBurrillo Gastro-Experimental

Llega el domingo, toca post y, con ligero repaso mental, lo único que me viene a la mente es una mezcla dispersa de sensaciones sin orden, tan solo anexadas por la curiosidad gastronómica inmune que arrastro desde que tengo uso de razón. Podría decirse popurrí, pero me gusta la palabra BatiBurrillo; desconocía que, además de su significado de mezcla, hace alusión a un guiso tradicional de Paraguay, siempre se aprende algo oye.

Read Article

Sabrosa Formación, Apta para todos

Otro domingo más, caen como rosquillas, a un paso de julio y el tiempo no se aclara, chaparrón un día y al otro también. Hoy amaneció nublado en Zaragoza, el sol está queriendo salir, saluda sutilmente a ratos, y parece que las nubes hoy no van a romper a llorar, pero, a saber… ¡En tiempos revueltos nunca se sabe!

Mientras el tiempo se aclara, mi mente indaga destinos de viajes, ya hay ganas, recuerda las aventuras vividas, se echa de menos viajar, pero viajar en plena desconexión, con tiempo suficiente para conocer el país, adentrarse en la cultura… Esos tour no siempre son posibles, la rutina laboral y otros quehaceres son frenos evidentes y los días de vacaciones son los que son. Ya llegará algún viaje de aquellos (de larga estancia). Por ahora, a disfrutar de los cortos en tiempo y de las experiencias que nos inundan cada día. En mi caso, ya sabes, suelen estar ligadas a la formación en Hostelería y Turismo ¡Buena cosa oye!

Traspiés de Aperitivo Reflexivo

Antes de contarte un par de experiencias que podrás realizar, bien en Aragón u en otros sitios cercanos a tu localidad (con ofertas similares), quiero mencionar la facilidad que todos tenemos para tener una experiencia agradable, ya sea, solo/a, o en compañía. En mi caso, disfruto cocinando los fines de semana, poniendo a prueba recetas que veo en instagram (fáciles, sanas y deliciosas); es una barbaridad la cantidad de ideas que se dan cita en la red, hay para todos los gustos ¡Admiro a los influencers real food que preparan delicias en cero coma y, lo mejor, hasta con uno o tres ingredientes!

Pero también, haciendo de un paseo una experiencia; por ejemplo, el domingo pasado, me fui dando un paseo a la pastelería Lalmolda (Pº de Fernando el Católico, 40), con mi mochila y mi tuppers de cerezas, sin prisas, con pausa para tomarme mi picoteo donde apeteciera. Más feliz que un ocho que vine con mis dulces adquisiciones ¡Madre mía cómo está la bollería de este sitio! Los xuxos y las brevas son para flipar, deliciosa la crema pastelera y, los croissants, no se quedan atrás, son distintos a otros, masa más contundente y compacta. Por cierto, hoy, probé a hacer la crema pastelera receta exprés, al microondas, y sale perfecta. También hice galletas tipo digestive y me salieron ricas, pero me pasé un poquito con la levadura y, quizás, un poco más dulce, estarían mejor. En mi caso, con pequeñas cosas soy como una niña con zapatos nuevos. ¿A ti te pasa lo mismo?

Mis galletitas versión digestive, seguiré mejorando pero para ser las primeras no han quedado nada mal.

Experiencia Deseo Expresso by El tostadero

Hace dos años tuve la suerte de viajar a Brasil (lo conté aquí), a la zona de Mina Gerais, junto a Josiana Bernardes de IdCoffeeLab (Especializada en Café de Especialidad y con formación en Tecnología de Alimentos, Nutrición, Marketing y Distribución Comercial) ¡Qué gran aventura! 10 días de cafetal en cafetal estando de sol a sol con los mejores productores de la zona. Un viaje de ensueño y aprendizaje. Asimismo, hace días, fuimos invitados a vivir la “experiencia sabor café y más” que ofrece el Tostadero en su Deseo Espresso Coffee Center (C/ León XIII, 33) en Zaragoza.

La empresa el Tostadero lleva desde 1917 tostando y vendiendo café, buscando siempre la calidad de producto y formando a sus equipos y clientes para que el servicio del café sea correcto, desde el origen a la taza. En este espacio, tienda y centro de formación, te invitan a sentir el café desde su proceso de recolección; con pequeñas pinceladas te adentran en el mundo del café y, si aún no fuiste curioso, te crean las ganas para seguir indagando con la creatividad que el producto ofrece. Hicimos una cata de café para diferenciar la variedad robusta de la arábica. Preparamos un expreso y experimentamos un poquito del maravilloso mundo del café y su técnica del Latte Art.

Para finalizar, Luis Ibáñez, nos elaboró un cóctel que estaba de vicio, con dos tipos de ron, café, jugo de melocotón y nata ¡Buenísimo! Versión copa danone al estilo tostadero «aroma café&ron». Muy agradecidos con el equipo del Tostadero, Andrea, Luis y Tomás ¡Nos hicieron sentir especiales! Breve formación apta para cualquier persona, eso sí, mejor si te gusta y eres consumidor de café. Se hace muy amena y divertida ¡Recomendable!

Tierra de Cubas, enoturismo en Cariñena

Creer en las señales puede ser algo simbólico, con apego para algunos y cero importancia para otros, yo soy fiel practicante y no de humos, mis vivencias son la garantía, jajaja… La primera copa de vino para celebrar que ya tenía piso en Zaragoza vino de manos de un tinto, El Particular, recomendado por mi amiga Eva y que tomamos en Bodegas Almau ¡Cómo me gustó este vino!

Recientemente, me remiten un correo de una Bodega que nos invitaba a ver sus instalaciones “Tierra de Cubas”. Me pareció muy interesante lo que ofrecían y decidimos organizar una visita para vivirlo en directo. La Bodega, que pertenece al Grupo San Valero, se ubica en la región de Cariñena (Denominación de Origen Protegida más antigua de Aragón y Segunda en España). Como peculiaridad, Cariñena, es la única región del mundo que da su nombre a una variedad de uva “la Cariñena”.

Su vino Blanco Verde Macabeo ha sido premiado como el mejor vino blanco ecológico de España.

Al llegar, puedes sentir la paz y el relax que ofrece el paisaje. Lydia López, coordinadora de tours y eventos en la bodega, nos recibió cálidamente y nos brindó una visita muy amena, recorrido por todas las instalaciones al compás de la explicación de los vinos y la historia de la bodega. Y, he aquí mi sorpresa y que desconocía: son los elaboradores del vino El Particular. Esta línea de vinos es homenaje a los orígenes de la bodega, cuando los viticultores elaboraban el vino para su consumo privado.

El entorno es magnífico para hacer enoturismo, disfrutar del paisaje y la gastronomía. La Bodega cuenta con un hotel de 4 estrellas formado por 5 habitaciones suites y cuenta con una gran sala para celebración de eventos. Además, organizan catas especiales y justo el próximo 26 de junio tienen en calendario «cata dulce de Vino y Chocolate»; no dudes en solicitar información.

Tras finalizar la visita, terminamos con una cata de tres vinos y su tapa en armonía. Exquisito maridaje que fue el broche perfecto para la experiencia vivida.

Ambas experiencias las disfruté en compañía de mis compañeros de Hostelería y Turismo MasterD, otro gran lujo, trabajar con un gran equipo cada día y tener la suerte de disfrutar de estas vivencias con grandes personas y grandes profesionales ¡Todo suma, todo cuenta!

La frustración ¿Sabor amargo o ácido?

Cumplir años siempre es buen motivo para sonreír y, con plan o sin plan, un brindis nunca está de más. Soy géminis, recién estreno nuevo número, pasé del 7 que tanto me gusta, jejeje… En mi cumple 2021, experimenté el sabor de la frustración ¡Anda qué! ¿Y eso pues? Venga, vamos a contar un poquito de la historieta, mientras comento algunos nuevos sitios para tomar nota.

Resulta que suelo ser muy de “la ley de Murphy” y mi plan sin plan del 5 de junio se vio afectado por el ambiente COVID en el que estamos; sí, inicié el sábado esperando la cita para hacer el test. Estuve mal con el estómago desde el jueves y hay muchos casos que empezaron así, así que prueba que me cayó. Afortunadamente, a las 13.30 hrs, sentí relax y aunque “no tan movidito” pude disfrutar del día de cumple. Además, tenía visita por primera vez en mi nuevo hogar, manda narices con Murphy.

Read Article

Casualidad o Destino “Érase un pincho…”

Salir de tapas ya es un reclamo popular, una insignia española conocida y practicada en todo el mundo, vayas donde vayas, la tapa siempre tiene lugar y siempre hay hueco para una tapa. El pincho de tortilla, la ensaladilla rusa, las croquetas o la tapa de paella son el padre nuestro de las barras de la Nación. Los bares con menús diarios, y típico en los pueblos, acostumbran a poner la tapa del guiso del día ¡Cuántas veces, de la tapa, a pónme un plato de esto!

El País Vasco alzó la pasarela con su gala de pintxos y, hoy en día, en muchos rincones de España se replican barras repletas de tapas y pinchos; es una tendencia que sigue en plena efervescencia, se adapta, evoluciona. En Zaragoza, hay muy buena oferta para deleitar al paladar en rondas de tapas. Pasé por un clásico y, cómo no, deja huella en esta sección.

Read Article

El Ingrediente Mágico de tu despensa

Finde radiante, algo de viento por Zaragoza, pero cielo despejado y solazo, cómo no, no quedé con mi amiga Eva (si no, quizás hubiéramos tenido que tirar del paraguas). Se avecinan viajes laborales y semana movidita –similar a las que solía tener antes de estos tiempos raros-, así que lo mejor es recargar pilas con un finde de no pensar y hacer lo a una le plazca ¡Qué bien sienta, jeje! Inesperadamente, hoy, me perdí andando creyéndome en el campo por momentos, ruta de caminata a un pie de casa.

Mientras me adentro en las turbulencias que del non stop, voy a comentar algunas historietas al estilo de sinestesia, dejando, si cabe, alguna idea al paso.

Read Article

El reverso de los días, punto de hebra neutro

En Zaragoza son amigos del viento, cierzo le apodan y es que son muchos los días que se presenta, aunque a veces solo saluda levemente. Yo aún estoy acostumbrándome, hay veces que pienso que solo le falta hablar, intenso, denso, se hace ruido rutinario, como el sonido de los coches en el centro de Madrid. Al final, a todo nos adaptamos. La lluvia es menos frecuente salvo que quede con mi amiga Eva, al final, doña aguas la voy a llamar, jaja… Desde mi llegada a la ciudad, cada encuentro con ella, no falla, día de lluvia y ya puede hacer mucho que no llueve o anticipar un día soleado… Así, hoy, domingo, habíamos quedado para desayunar y el reverso del día dispuso la quedada. De desayunos vintage y clásicos va la cosa, pero esto es solo el salvamantel.

Read Article

¿Aventuras a Bocados o Bocados de Aventura?

Acabo de tener un pensamiento, “yo en Londres más feliz que una perdiz” ¿Y eso? Me dije; reflexioné e hice un breve análisis de pros y contras de aquel entonces –no todo era color de rosa-. Sobre esta partida, anotando nuevas gastro-experiencias comenzamos.

En Londres, año 2014, trabajando en una tienda de ropa, viviendo con una pareja (él inglés, ella coreana), casi no tenía días de descanso, en una rutina que me estaba consumiendo con ese sin parar, pero no me daba cuenta “estaba contenta, aprendía cada día, mi inglés mejoraba”. Cada día lo vivía como un capítulo de una historia, la experiencia en sí la viví así, como si fuera una película que sabía que tenía un fin –sabía que regresaría a España, que esto era un paréntesis en mi trayectoria-.  Hoy, tuve otro pensamiento ¿No deberíamos vivir así todos los días?

Siempre lo digo, los días no son buenos ni malos (sí, salvo circunstancias ajenas a nosotros y que nos llegan), nosotros hacemos que, al caer el sol, nuestro día haya sido gratificante. Este finde se dio de otra manera a como mi mente lo había pensado, pero me siento muy contenta de cómo lo he vivido, sin grandes cosas, pero con cosas hechas. Un día menos para estar más integrada en la ciudad, un día menos para sociabilizar en actividades externas que me gustan y ya se echan de menos. Tras esta pequeña introducción, paso a comentar algunas cositas del comer.

Read Article