Bar el LAmbuzo, Tapas Cádiz MAdrid, Tapas MAdrid, Sinestesia Gastronómica

Un Guiño lambuzo y Coqueto

Hace 6 años (madre mía… pues si no me he enteraoooo) que salí escopetada de Madrid, me ahogaba en la ciudad, necesitaba un cambio sí o sí. Por mi forma de ser, sabía que, o provocaba la ruptura o seguiría amoldada a una rutina “insana” y que me estaba quemando/apagando poco a poco. Lo dejé todo, compré un billete y empecé a volar. La experiencia te hace ver cómo no es el lugar, no son las personas, eres tú, sólo tú quien puede hacer que aproveches los días, que los disfrutes. Ahora, vivo en Madrid y disfruto la ciudad como no lo hice años atrás. Ver otras culturas, sufrir pérdidas que humedecen mis ojos cada vez que las recuerdo y el caminar, eso que llaman madurez, son dosis de motivación para VIVIR sin más ¡Ojo con esto! No quiero decir que vivo en una burbuja de felicidad; todos tenemos días mejores, días peores, somos una montaña rusa de emociones y eso no hay quien lo cambie, pero, sí, se pueden tunear un poquito los días no tan buenos o esos palos que trastocan, inevitables.

Vamos al lío sinestesia que te pierdes en los laureles mentales

Madrid Mola, vaya que si mola, tienes de todo cuanto quieras, cualquier plan es factible en esta ciudad. Si quieres lío, al lío, si quieres relajarte, te marcas un plan relax o te quedas en casita y listo. Normalmente, los fines de semana, me gusta probar nuevos sitios, ir tachando esos pendientes, poco a poco –ya sabes, si me lees, que la saturación no va conmigo-. Siempre me gusta decir “vamos a tomar un vinito” y, de ahí, lo que surja. Sé que cuando salgo, salgo y, si estoy bien, me pierdo en el ambiente y no veo hora de recogida.

Read Article

20180118_200226

Parchís Sinestésico ¡El rol de jugar con éxito!

Hola, me llamo Raquel ¿Puedo acoplarme? A veces es tan fácil, a veces tan difícil. Supongo que alguna vez has estado solo/a en un sitio, anhelando compañía, si no, seguro que has tenido la duda de dar ese primer paso, lanzar la pregunta. ¿Eres de los que se lanza o de los que se acobija?

Te contaré un secreto antes de la partida del día. Yo era de las que se acobijaba, sentada en primera línea de clase, roja como un tomate al salir al frente, pero, queriendo salir, dar el paso. Lo he contado varias veces “compré un billete sin pensarlo dos veces y ese click hizo girar mi ruleta con otros aires, otros puntos de mira”. Salí entonces de la cueva, empecé a pillar las oportunidades a tiempo, a no andarme con rodeos, mareos de cabeza que no llevan a ninguna parte. ¿Por qué este goteo inicial? Sencillo. Los tres últimos findes que he pasado “geniales” son dados gracias a este cambio de línea. Los resumiré –hoy, 2, para que no me digas pesada-, con sus pases principales, con la única intención de que entres en alguna ocasión o los recrees a tu modo, con quien quieras y donde quieras.

Read Article

20180115_205544

Campanilla entre aromas, sueños y nubarrones

Párate un momento, deja la mente en blanco “si puedes”, obsérvate tú, observa a tu alrededor, reflexiona. Ahora te pregunto ¿Cómo lo llevas? Piensa en el Slow Food, en la Fast Food y ponte en situación.

Antes de continuar con esta pequeña aventura en la que estás a punto de involucrarte, quiero decirte que sí, que Sinestesia anda más reflexiva de lo habitual, pero, ojo, no le pasa nada, solo que avanza, que mira las cosas con otra madurez y que, ante todo, necesita también respirar y comentar otros temas intrínsecos a la Buena Mesa ¡Anda, acompáñame, esto se hace muy aburrido si no es compartido!

La Calidad, burbuja subjetiva, incomprendida

La palabra calidad abarca mucho, viene “a veces” cargada de subjetividad, otras, atropellada por las expectativas previas; pero, es atributo TOP, eso no está reñido. Tras varios eventos sociales de mucha calidad “repercusión, exclusividad” presenciados últimamente, tuve una sensación momentánea que desencadenó todo este tiritintrantran que me traigo; disfrutas, claro que sí, pero al mismo tiempo piensas, “el caretismo”, dícese, según yo, ese postureo lanzado para dar imagen de felicidad y bienestar que muchos se plantan al entrar en escena ¡Qué poco me gusta!

La calidad de los encuentros la percibimos en función de las personas con las que los compartes; da igual la categoría del evento, si las personas son de tu agrado, transmiten buen rollo, la experiencia será fabulosa, memorable. Si no, te puedes sentir como un pato en un lago de cisnes. Slow Food VS Fast Food –sigo dándole vueltas a esto, pero vendrá en el siguiente capítulo, va en relación-. Dicho esto, voy a repasar algunas vivencias contigo, si gustas y te cae la oportunidad, podrás vivirlas en persona y ya me contarás.

Read Article

Boda Barcarrota, las catalinas, sinestesia gastronómica, gastrosofia - copia

Año Nuevo, Vida Nueva ¿En serio?

Venga venga, Sinestesia ¡Espabila que la cuesta de enero está aquí y cuando te des cuenta, llega San Valentín, el Carnaval y tú sin escribir! Soy de esas que si empieza algo nunca lo deja a medias, o avanza o se finiquita, aunque a veces haya pecado de alargar cosas que no tenían sentido alguno, por la costumbre, por la inseguridad o la esperanza en ese “quizás funcione”. Anyway, lo que sí es cierto, es que con sus más y sus menos, he disfrutado/ aprendido del proceso. No te voy a mentir, tengo una torrija encima considerable después de Navidades, no por lo laboral que me subí al Ferrari de momento ¡Prueba superada! Sino por otras cosas de la vida, daños colaterales e iniciativas que te nublan por momentos. Fuera de envergaduras, mi frase es ¡Año Nuevo, Casa Nueva! Quienes me seguís ya lo sabéis, jejeje…

Antes de comenzar, te diré que no vas a encontrar en este primer post ninguna recomendación de sitios, no por nada, sino porque sencillamente mis últimas andanzas del 2017 son ya parte un flashback un tanto lejano. Voy a reflexionar y punto: si quieres, reflexionas conmigo, si no, ya nos vemos en los bares o en los próximos escritos ¡Tú decides!

Read Article

20171216_212216

Aires efervescentes, Destinos cruzados

Siempre decimos “un cambio de aires viene bien”, es cierto; a veces, lo provocas, otras, se te planta y te arrastra, sí o sí, no hay opción ni elección. Pero, sea cual sea el origen, el primer cambio es el que nosotros mismos hacemos, desde el interior, con nosotros mismos. Una sueña un modo de vida, marcado por “las reglas”, las costumbres, lo que todo el mundo hace, ese modelo a seguir que parece venir con una hoja de instrucciones.

En mi caso, no me preguntes por qué, pero siempre supe que yo optaría por otra vía, ni mejor ni peor, diferente. Salí de la burbuja hace unos años, de la zona de confort, empecé a caminar libre, a ver las cosas desde otro prisma; lo más difícil es aprender a conocerte a ti mismo y, cuando caes en ello, cuando puedes tomarte una copa de vermut sola, sin wifi, sin tv y no sentirte sola, sonríes y dices “ou yeah, no me lo creo”. ¿Qué quieres decir señorita sinestésica? ¿Estás de resaca post menú Navidad? ¿Qué me cuentas hoy?

Pues verás, hoy traigo una reflexión personal apta para todos nosotros a modo de consejo u ofrenda navideña. Te propongo, o mejor dicho, te invito a que observes y sientas con tolerancia: aplíquese esto a cualquier momento, ya sea en lo personal o en lo profesional. Este vaivén mental viene marcado por mis últimas experiencias y se incrementa en estas fechas, porque veo que mucha gente “se queja, no se siente feliz” justamente por ver que su vida no era cómo la había pensado, siente fracaso por no pertenecer a ese círculo que nos han inculcado ¿Por qué?

Realmente piensas que siempre vas a estar en la burbuja de la Felicidad… ¿En serio? Chica, chico, empieza a ser tolerante contigo mismo, con tu entorno: no podemos evitar tener altibajos, somos seres humanos con sentimientos cocinados por casualidades ajenas del entorno o como quieras llamarlo.

Lo que sí puedes es “estar a gusto”, ser feliz con lo que tienes ahora, con lo que eres y lo que puedes llegar a ser. Ahora que te he dejado tocado/a… ¡Venga, te cuento dos ejemplos donde este tema se cocina en segundo plano!

Read Article

Bendita Locura, croissant madrid, desayunos Madrid, Sinestesia gastronómica, desayunar barrio salamanca

Cóctel de Sinergias “de aquí y de allá”

No lo puedo evitar “soy camaleónica, soy géminis, de origen, y sinestésica por capricho”. Ya me conoces un poquito, aunque cuando te topes conmigo, si aún no lo has hecho, podrás llevarte otras impresiones. Me gusta charlar, me gusta el silencio contemplado, el cambio y la rutina.

Esta semana lleva un cambio implícito que no sé si funcionará o no, pero con mi fiel creencia en el “todo pasa por algo”, lo volví a hacer “volví a actuar por impulso guiándome de la intuición”. No te voy a contar cómo fue el comienzo, porque es otra sana locura de las mías. Últimamente, estoy haciendo cosas que jamás hubiera pensado, luego, honestamente, lo pienso y me río, jajaja… En fin, que no sé porque te empiezo contando mis cosas, si te importarán un pimiento, pero como empiezo a teclear y me dejo llevar, pues chica/o lo siento.

Los encuentros y su marcapasos en 3 indicios

Los encuentros son curiosos ¿Eh? Pueden ser programados, modificados, espontáneos o por sorpresa. Sea cual sea su partida, tras ellos, experiencias compartidas. Voy a contarte mis últimos encuentros que, casualmente, son variopintos y aúnan las 3 categorías de origen. Antes de contarte, anota esta frase “La carretera algún día, lleva a un pueblo llamado Nunca” (Ramón Dios, experto en Gastrocoaching).

Read Article

Medias Puri, Sinestesia Gastronómica

Gastronestesia, pasión inyectada a pulso y con gotero

La anestesia te libera del dolor, la sinestesia te confunde, la gastronomía te alimenta y te divierte ¿Por qué este juego de palabras independientes? No lo sé, últimamente me cuesta conciliar el sueño, me resulta difícil hacer que mi mente descanse, estoy entre la sinestesia y la anestesia emocional ¿Qué carajos es esto chiquilla? ¿Cómo lo vas a enredar con la gastronomía? Sigue leyendo y lo descubrirás ¡Mi mente vuela, mis manos se dejan guiar!

Sigo sumando experiencias, a unas les sigo la pista y al final las cazo –instagram tiene parte de culpa, mis largos paseos de curiosa también- otras la capto al vuelo; muchas veces me sorprendo, muchas me lamento, pero esto es así y hasta que no se prueba, no se sabe.

Antes de contarte las últimas gastro-experiencias sentidas, quiero que tengas en cuenta al tiempo, al momento, a cómo te pille el cuerpo; todo influye, pero, lo que está claro, es que el tiempo es sabio y todo va llegando, todo va sumando. Ante esto, ¿Cómo haces, vives a cuenta gotas o te lanzas a la piscina? Hay oportunidades que las pillas a tiempo o se evaporan, luego vienen los lamentos y los “y sí, y sí…” ¡Leches, menos pensar, más actuar!

Read Article

20171027_214820

Sabrosura en Verso, Ebullición en Curso

Impactos, intuiciones, instantes que determinan y condimentan resultados. Dudamos con cierta frecuencia, barajamos distintas hipótesis ante las situaciones que se nos van presentando. Evidentemente, las personas indecisas tendrán más dificultad, necesitarán consultar y ser aconsejados/as. La incertidumbre es muy puñetera pero tiene un punto picante que mola ¿No te parece?

A santo de qué inicias el texto así, jajaja… Pues ni idea, hoy solo sé que saldré a bailar, hay planazo y estoy súper ilusionada con zamparlo a tope, con tacones y a lo loco. Eso sí, no sin antes dejar mis recomendaciones sinestésicas. Vamos allá.

Read Article

Recetags, Raquel Contador, Recetags, encuentroentreamigos, buyer, trapa, sinestesia gastronómica

Sensibilidad cruzada, Salpimentada

¿Por qué nos ponemos barreras? A veces es más fácil de lo que parece, a veces solo hay que dejarse llevar, a veces es la suerte de cada uno.

Ya me conoces un poquito, tanto si te cruzaste conmigo como si no, si me lees, puedes captar entre líneas parte de mi esencia. Si llevas tiempo siguiéndome la pista, te habrás dado cuenta de cierta evolución, en la forma de escribir, en la #gastrosofía aplicada que cada vez es más protagonista de mis escritos. Me gusta escribir libremente, sin pautas, sin guión.

Antes de comenzar con la sesión de hoy, haré una reflexión; si tengo que hacer una receta al pie de la letra no me sale, si me la invento se sale, jeje… Pues no sé por qué, al escribir, me pasa lo mismo. Por ello, en este post hablaré de un encuentro que viví hace dos semanas, a mi manera, sin participar en las reglas del juego. Y dirás ¿Y el título? Al final, te dejaré una pista.

Read Article

20171010_142100

Masticando Emociones entre la realidad y la ficción

¿Cuál es la línea entre el deseo y la ilusión? ¿Qué hay de ficticio en la realidad?

Siempre he sido una persona reflexiva y creo que demasiado sensible “entre lo emocional y la empatía con una intuición para estar alerta”. Siento algo de locura en mis pensamientos, ojo, en el buen sentido, jejeje… Me gusta crear historias, no me gusta la monotonía pero sí “una sana rutina”, quiero quedar paralizada ante una mirada sin ser buscada, solo encontrada. Lo que viene a continuación, puede ser realidad, puede ser ficción… Según lectura, apta para todos y camaleónica ante los ojos que la visionen ¡Buen provecho!

Como te habrás dado cuenta, este post va a teñirse de sensaciones más que nunca, acompañado cómo no de un aderezo gastronómico propio de Sinestesia Gastronómica. ¿Por qué? Porque este es mi espacio, porque me dejo llevar por el sexto sentido y porque escribo lo que siento; además, si me estás leyendo “algo te interesa”. Allá vamos.

Read Article